Game of Thrones está aquí de regreso, después de 595 días de no verlo ya estamos aquí en el tramo final, que aún es algo complicado de decir, porque está la sensación de que son muchas cosas. Y por supuesto que en esta ocasión especial, haremos una reseña como debe ser: Así es, en esta tarea no estaré sola reseñando la serie, porque tendré una co-reseñadora, que es una persona bien especial, es la primera de su nombre, reina de los cines y las primeras reseñas y khalessi del área de cine, ¡Erika!

Con las palabras de Khalessi:  

Con la querida Kobato, mi Mano del Rey en esta reseña, conversamos mucho sobre este capítulo, sobre lo mucho que esperamos este momento y lo muy ansiosas que estábamos. Y bueno no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, bien lo sabe el Banco de Hierro, y aquí estamos para comentarles nuestra impresiones del principio del fin.

El primero de los 6 episodios de la última temporada de Game of Thrones fue un episodio de reencuentros esperados y otros que podrían definir el decorrer de la guerra que se avecina, un episodio donde la tensa calma pronto dará paso al caos.

La imponente imagen del ejército de Daenerys Targaryen llegando a Invernalia, cabalgado junto a Jon Snow, mientras los dragones sobrevuelan con la música de La Llegada del Rey nos transportan directamente a la primera temporada. Recordemos que todo comenzó así, un rey y su comitiva llegando a Invernalia. Jon y Daenerys se ven muy cercanos y confiados, se nota que hay una conexión más allá de la simple política o de la carne, algo que puede hacer muy difícil lo que va a venir después.

Aún así, esta conexión tan especial nos lleva a una de mis escenas favoritas del capítulo, y que puede suscitar polémica ya que leí por ahí que a algunos no les gustó, pero para mi fue “manjar” puro: Jon y Daenerys volando en los dragones, Dany en Drogón como siempre y Jon en Rhaegal, el dragón que justamente fue nombrado así por el hermano de Daenerys: Rhaegar, quien es el padre de Jon, un dato muy importante y muy decidor de la naturaleza Targaryen de Jon (o Aegon) quien nació casi para montar ese dragón.

Una escena emocionante fue ver la reivindicación de Theon Greyjoy para salvar a su hermana Yara de las manos de Euron Greyjoy. Fue reencuentro en que Yara le muestra a su hermano que sí resintió que la dejara cautiva de su tío, pero también en que le agradeció el nuevo gesto de salvarla. Theon ha sido un personaje de una evolución dolorosa, pero real y verlo sacar la valentía que lleva en él es muy emocionante.

Hay cosas que aún tenemos que ir viendo capítulo a capítulo. La reunión que tuvo Sansa con Tyrion (nuestra amiga le gusta reunirse con la gente mirando el patio del castillo desde arriba ¿no? Recordemos que Sansa y Tyrion fueron marido y mujer y la pregunta es si esto tendrá alguna repercusión en la relación entre ellos y en la relación entre Sansa y la que podría llegar a ser su cuñada: Daenerys, de quien, como sabemos, Tyrion es la Mano del Rey.

Me gustó mucho la reacción de Jon a la revelación de Sam cuando le cuenta que su verdadero origen. Fue desgarrador verlo entender que su tío, el que él creyó su padre, le mintió toda la vida, pero después Sam le dice que fue para protegerlo ¿qué pasará ahora que Aegon ya está consciente de su propia naturaleza, de su origen y de que es el verdadero heredero del Trono de Hierro? Recordemos que él ha doblado la rodilla ante Daenerys, que ha jurado lealtad ¿se comportará como hasta ahora dejando de lado los títulos para centrarse en la batalla? ¿Qué pensará Daenerys ahora que hay alguien que tiene mayor derecho que ella al trono? En algún momento del capítulo, Tyrion sugiere a Varys que tal vez podrían reinar juntos unidos en matrimonio ¿será esto posible?

 

La mirada de la mano de la Reina (pero en el norte):

Grandes preguntas que nos estás dejando Erika, pero, continuemos hablando del episodio,  sin duda el capítulo no se va con momentos muertos, porque apenas vemos aparecer a ese niño nos sentimos como ese niño, pero comencemos diciendo que la pareja de reyes que llegan son mejores que Bobby B y Cersei, eran Jon Snow y Daenerys Targaryen. Pero este niño los mira con avidez y admiración, como todos nosotros seguramente lo hicimos: fueron 595 días sin verlos y necesitamos saber qué pasó.

Es un viaje especial para Daenerys, desde siempre a cada lugar que va, es querida, temida y respetada y en esta ocasión, Jon algo le advirtió, pero los norteños… no se la iban a dejar fácil. No les gustan los extranjeros, por lo tanto resulta interesante de contrastar en las reacciones de Grey Worm y Missandei, porque ellos crecieron en medio de la esclavitud en otro continente. Para ellos esto es nuevo.

Pero bastó que aparecieran los dragones para que el pueblo se callara. Aunque una cosa son el pueblo y lo segundo la familia de Jon y sí… como sospechaba, la reunión es tan incómoda como se esperaba y de inmediato saltan las diferencias entre Sansa, la Dama de Winterfell y Daenerys Targaryen en donde Sansa expone un problema interesante: la comida, porque ella guardó algo para el ejército, aunque desconocía que fuera a agrandarse tanto.

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, continuando con Sansa, ella realmente es el personaje más inteligente en la habitación quien sabe de quien reírse, en este caso de Tyrion cuando cree que Cersei realmente los iba a ayudar.

Como dijo mi compañera, el capítulo estuvo marcado por encuentros y reencuentros, el primero es uno que esperamos por mucho tiempo que era el de Arya y Jon, hermanos que compartían ese sentimiento de sentirse ajenos en su casa, de no encajar y es un reencuentro dulce, hermoso en que se nota el cariño genuino entre los dos. Paralelamente tuvo se reencontró con El Perro (que fue una reunión algo tensa) y con Gendry, quien insiste en llamarla Milady y no por su nombre, es un lindo intercambio y se nota que hay mucho que decirse. El tema es ¿hay tiempo para eso?

Por supuesto hablemos de la escena del vuelo de los dragones, algo que sin duda tanto lectores del libro como los que no han soñado por ver por mucho tiempo, y es épico, realmente satisfactorio. Sin embargo pese a la armonía entre Dany y Jon, como Varys menciona, esto no va a durar mucho tiempo.

Es hora de las revelaciones y honestamente pensé que esto iba a tomar más tiempo, pero, no es el caso. Uno de los momentos más tensos fue el encuentro entre Sam y Daenerys en que ella fue directo al grano y le dice que tuvo que ejecutar a su padre y su hermano. La reacción de Sam parte el alma, es más que sabido que el buen Sam no guardaba cariño por su padre pero si por Dickon. Animado por Bran, el ahora heredero de la casa Tarly le dice a Jon una revelación que ha esperado por 7 temporadas y 5 libros que Jon sepa algo: su padre realmente era el príncipe heredero Rhaegar Targaryen y su madre Lyanna Stark, lo que hace que Sansa, Arya y Bran, sus primos.

La reacción de Jon lo dice todo. Todo lo que creyó, quien creía ser, era una mentira. Pero creo que logra entender que Ned lo dio todo para protegerlo, aún si en el futuro le costaba incluso la vida. La pregunta queda ahora de cómo Jon/Aegon dará los pasos a continuación ¿Será capaz de abrazar su legado Targaryen? ¿Será un Stark? ¿O hará lo que hizo Theon que es ser un Greyjoy y un Stark y ser un Stark y Targaryen? Será interesante ver las interacciones de Jon con Daenerys, Sansa, Bran y Arya ahora que sus lazos familiares van a cambiar para siempre.

Hay muchas quejas acerca del comportamiento de Bran Stark/El cuervo de tres ojos ha tenido en este episodio: de que básicamente se ha quedado ahí, en su silla sin hacer nada. Pero de hecho ha tenido una participación crucial. Porque es él quien mueve los hilos, se queda esperando a la llegada Jaime Lannister, y esperó el momento indicado para instar a Sam a que le dijera a Jon, lo que da a pensar de que, al parecer, sabía que era todo lo que iba a pasar, justo después de un momento shockeante para el joven Tarly después de su encuentro con Daenerys. Ha estado tirando los hilos de toda una situación política, desde la tranquilidad de su silla. Así siempre lo ha hecho BloodRaven quien fuera su antecesor, y él movía los hilos desde la comodidad de un árbol.

Finalmente también cerramos con un gran momento importante: la llegada de Jaime Lannister (con muy malas noticias) pero reencontrándose con una de sus mayores vergüenzas: Bran Stark, quien, como mencioné, lo espera como si fuese un buen amigo, con una mirada llena de compasión, quizá para agradecerle, no en vano, Bran estaba destinado a irse a King’s Landing y por Jaime no fue. Pero no es lo que piensa Jaime, quien ha intentado mostrarse como un hombre mejor: el remordimiento lo vemos en sus ojos. ¿Qué decirle a un chico que posiblemente no recuerda nada de lo ocurrido?

 

Y así cerramos nuestra reseña el día de hoy. ¿Tienen algo que agregar o que quieran conversar? ¡Los esperamos en comentarios! Y hasta la próxima reseña.

 

Valar Morghulis.

Comenta con Nosotros