Estamos a pocos días de comenzar una nueva temporada de Game of Thrones y quiero poder hablar de uno de los personajes que causa más división en lo que es el fandom de la serie/libro y que, casualmente es mi personaje favorito de toda la saga porque ya sea en la serie o en los libros, ella tiene uno de los desarrollos más importantes de la historia y lamentablemente, hasta hoy es un personaje sumamente subestimado. Así que le haré un homenaje y diré porque ella es un gran personaje.

En esta ocasión, no tendré spoilers. Solo será un repaso a su personaje y quizá, con eso en cuenta podamos inferir lo que puede pasarle a futuro.

 

Pequeña paloma: porcelana

Sansa Stark fue la primera hija mujer del señor Ned Stark. Se dice que cuando ella nació, fue tal la felicidad de su padre que hizo sonar las campanas durante todo el día. La historia nos la presenta siendo una joven de 11 años, (12 años en la serie) y no se puede negar que todos a esa edad éramos jóvenes y bastante idealistas acerca del mundo que nos toca vivir. Al nacer ella en una familia de gran riqueza, vivió con muchos lujos y privilegios, aunque eso no quiere decir que haya sido todo sencillo. pero tenía claro que le deparaba el destino: casarse con algún bien partido que sus padres consideraran conveniente políticamente hablando sin importar si lo conocía o no y sacar el mayor beneficio posible. Eso fue lo que les pasó a sus padres, sin embargo, ellos terminaron llevándose bien y enamorándose. Pero Catelyn, su madre, al principio estaba comprometida con Brandon Stark, y posteriormente Ned, un hombre al que no conocía.

A diferencia de Arya, ella no buscaba pelearse con este sistema, y a lo mejor que podía aspirar era que quien le tocara casarse, fuera bueno y atractivo y la tratara como las canciones que ella solía cantar. Sumado a eso, ella soñaba con estar lejos de su casa, ser más Tully que Stark. Por lo tanto cuando anunciaron su compromiso con el príncipe Joffrey estaba más que satisfecha: no era un hijo de un lord, era un príncipe, la trataba bien y era atractivo. Con todo eso, no podía esperar a irse a King’s Landing, hablar con las damas de la corte, pasar tiempo con su prometido, después de todo, siempre se le dijo que ella no tendría control sobre su destino y que tendría que adaptarse a la situación. La Sansa a la que conocemos estaba más que dispuesta a cumplir ese sueño. Pero bien sabemos que ese dulce sueño pronto se volvió una pesadilla.

En menos de lo que pensaba se encontraba de rodillas rogando por la vida de su padre y forzada a ver cómo lo mataban frente a sus ojos, mandando cartas a su madre y hermano para que se rindieran y en las manos de personas viles y crueles como Meñique, Cersei o Joffrey quien la golpeaba a vista y paciencia de todos y rasgaba sus ropas solo para divertirse, sin amigos, a miles de kilómetros de casa y sin saber con seguridad acerca del paradero de su familia.

Recordemos que ella fue criada para solo aceptar lo que le ponían por delante e intentar sacar lo mejor de eso, no pelear de vuelta. Aún así puedo entender el porqué se tiene esta posición de división con ella. Lo más escuchado es que ella es una muchacha llorona y pasiva, no del tipo de personaje potente que uno apoyaría como Arya o Daenerys. Y ojo, lo entiendo, pero, es que de eso se trata, esa es la persona a la que criaron, quien ella pensaba que tenía que ser. El sistema la moldeó así, el patriarcado la moldeó así y también con eso se formaron los prejuicios hacia ella, pero, aunque ustedes no lo crean, eso, no es todo lo que Sansa es.

Oh no, ella es mucho más que eso, porque, aún en los momentos bajos uno puede cambiar.

Cautiva entre leones: Marfil

Porque aún en el peor de los cautiverios, ella de a poco va aprendiendo, con pequeñas cosas a participar de un juego que nunca quiso jugar. Cambia, aprende y crece y ¿saben? Lo hace todo ella sola. A diferencia de otros personajes que no cambian mucho de lo que eran en un principio, o otros personajes que cambian pero que su cambio es más mágico como el hecho de que Bran es alguien que sabe todo y Arya es una ninja asesina y que lleva rostros en su bolso.

El cambio de Sansa va de a poco con pequeñas cosas, como el hecho de salvar a Ser Dontos de Joffrey quien más adelante se la llevaría de King’s Landing. También empieza a ser una pieza valiosa como aliada para los Tyrell, y cuando finalmente se va a Nido de Águilas utiliza a Robin para saber que él la protegería y no confiar solo en Meñique. Y es capaz de manipular la situación frente a los lords del Valle para proteger su identidad, comienza a usar las estrategias en que tuvo a los maestros más cuestionables para sobrevivir como Meñique, que, dicho sea de paso, el mismo George RR Martin dice que tiene el mismo ingenio que él.  Ella misma diría después:

“Aprendo lento, lo sé, pero aprendo.”

Los horrores que Sansa sufre son aún peores: ve como Meñique asesina a su tía, es forzada a casarse con dos hombres por los que no sentía absolutamente nada, y con el segundo que abusa sexualmente de ella y constantemente se burla de ella y la aprisiona en su propia casa.

Y aún así, estando en su punto más bajo, viviendo todos esos horrores, quien la libera de ese sufrimiento es ella misma. Sí, es la misma Sansa quien saca el candado que la mantenía presa, es Sansa quien libera a Theon de la manipulación psicológica en que lo tenía Ramsay, y saltan y huyen lejos para ser salvados por Brienne. Es ahí cuando ella toma control de su destino y en adelante solo va ganando más fuerza.

La Loba de Winterfell: Acero

Es Sansa quien insta a Jon a recuperar Winterfell, lo único que él quería era irse lejos con ella, es Sansa quien sentencia a dos de las personas que le han hecho tanto daño a ella y su familia, y tiene un papel clave en el asesinato de Joffrey. Es ella misma quien se ha elevado desde ser un peón político a la Dama de Winterfell. Y en la temporada 7, tiene la compleja tarea de asegurarse de que Winterfell tenga los recursos suficientes para la guerra que se aproxima, sin mencionar que Sansa, quien no ha tenido ningún evento místico o mágico en su historia, creyó en las palabras de Jon acerca de la guerra del amanecer. No hubo necesidad de que fuera más allá del muro a ver algo, simplemente sabía que su hermano/primo no mentía.

Sin ella, posiblemente Winterfell no estaría preparada para lo que se avecina, además de lidiar constantemente con las quejas de los Lords del Norte. Son ese tipo de cosas las que la han convertido en una de las líderes más efectivas que tiene Westeros hasta ahora.

Es mucha la gente que la ha atacado, diciendo que dado que aprendió de Meñique, también posee ansias de poder, y realmente no es así: si bien ella está de Dama de Winterfell ahora, no tuvo ningún problema en dejar ese título y entregárselo a Bran a lo que él respondió que no puede porque él ya no es propiamente Bran Stark sino otra entidad. Lo que ha movido a Sansa en estas temporadas ha sido sus ansias de reencontrarse con su familia. Por otro lado, con Jon, un hermano al que no conoció en su momento, gracias a su madre. Catelyn no quería a Jon Snow, y Sansa tomaba partido por su madre. Y aún así ella se mantiene leal a su hermano, ambos confían el uno en el otro, no me cabe duda de que ambos se contaron los horrores que cada uno vivió, él siendo asesinado por sus hermanos, y Sansa todas las vicisitudes que vivió. Eso se nota en las reacciones de Jon con personas como Theon o el mismo Meñique.

Y ¿saben la mejor parte? Es que Sansa se mantiene como una buena persona, que aún siendo más realista, quiere creer, que es una líder de naturaleza bondadosa que lo que más le importa es estar con su familia pese a vivir todos los horrores ella se puso de pie y cambió y evolucionó.

De víctima pasiva a líder proactiva, ¿qué le depara el futuro a Sansa?

Es mucho lo que se puede especular al respecto. Uno de los aspectos más interesantes es la gran reunión que se va a llevar a cabo en Winterfell. Personalmente me interesa mucho ver cómo será su reunión con Tyrion Lannister, quien fuera su marido (aún lo es en los libros) y una de las pocas personas que la trató bien en su dolorosa estadía en King’s Landing y que siempre la admiró bastante. No olvidemos que es Tyrion quien dijo “Lady Stark, puede ser que sobreviva a nosotros” que se cumplió a cabalidad. Por supuesto, no es un hombre perfecto, pero comparando con seres como Joffrey o Ramsay, Tyrion es un buen hombre.

Sin embargo el verdadero reto para Sansa será el gobierno. Sobre todo en el ámbito de la logística, y lidiando con los Lords del Norte que, les aseguro, NO VAN A ESTAR CONTENTOS con la idea de que llegue una Targaryen a Winterfell. Fueron bien específicos al respecto, y sin duda la idea de que Jon se arrodilló no va a ayudar mucho. Por lo tanto, la prueba de fuego para el conocimiento diplomático de Sansa será ese momento de reencuentro.

¿Se llevará bien Sansa con Daenerys? Probablemente sí, y la reconocerá como reina, en el caso de que sea lo más beneficioso para el Norte. Sin embargo eso no quita que puede que hayan ciertas tensiones al respecto.

Y eso que estoy dejando de lado el tema de la identidad de Jon, que sin duda será un foco de conflicto respecto a cómo los Stark que quedan se sienten respecto a eso. Pero a lo que quiero llegar es que, conociendo a Jon, no se sentirá digno de ser el Lord de Winterfell y es ahí cuando Sansa sería la mejor opción.

En algún punto tiene que llegar el Ejército de los muertos, y a pesar de que Sansa no creo que esté presente en la pelea, también hay un dato interesante: Jon dejó la orden de que todos, TODOS fueran entrenados, por lo tanto no sería raro que Sansa pidiera a Brienne que la entrenara aunque fuera de forma muy rudimentaria, y esto se refuerza con la siguiente foto, en que vemos a Sansa usando una armadura.

Ojo, no creo que vaya a pelear a no ser que realmente sea necesario.

¿Irá a sobrevivir?

Eso espero. Ella ha vivido demasiados horrores para muchas vidas, y las ha vivido sola. Y debería sobrevivir, porque es de las personas que tomará un papel fundamental en reconstruir Westeros. Pero hay pequeñas claves en que nos dan pistas de que sobreviva: el nombre de su loba huarga era justamente Dama, por lo tanto, quizá ese es su destino, algo más positivo. 

Y así como su destino es convertirse en Dama, o una figura de poder, también siento que con el tiempo se ha vuelto más Stark que todos sus hermanos. Sí, Arya y Bran están vivos también, pero han cambiado y son menos Stark que antes, ni tampoco tienen ganas de gobernar, pero sin embargo, ella ha ido adquiriendo el acero para perdurar y mantenerse en pie pese al horror, y ser un símbolo de esperanza para los norteños y posteriormente, para todo Westeros.

 

 

 

 

 

Comenta con Nosotros