Bienvenidos sean queridos freakys nuevamente a #LosOtrosJugadores, sección en que veremos a algunos otros actores de este juego, camino al final, y, aunque ya no están, han influenciado los eventos de la serie/libro. En esta ocasión, hablaremos de, posiblemente el personaje más controversial y que se ha nombrado constantemente en la serie.

 

Uno de los personajes más controvertidos y polémicos de toda la serie, que fue quien terminó desencadenando todos los eventos, es a quienes conocen como El último Dragón, quien pese tener grandes planes para Westeros, en un solo momento terminó ofendiendo a 4 de las más nobles casas del continente, arriesgando a su esposa Elia, sus hijos, la dinastía de los Targaryen y la paz de Westeros cuando decidió irse con Lyanna. ¿Qué fue lo que pasó por su cabeza en ese momento? ¿Tenía claras las consecuencias de sus actos y lo que estaba en juego? Pues bien, a través de este articulo, intentaremos entender quien fue y si es posible dar respuesta a estas preguntas.

Él es Rhaegar Targaryen.

Un poco de historia

Rhaegar Targaryen nació en la familia real de Aerys (a quien la historia lo conocería como el Rey Loco) y su hermana Rhaella Targaryen, y fue el único hijo -hasta ese momento- que sobrevivió, ya que, la reina Rhaella desgraciadamente quedó embarazada muchas veces de su marido pero, sus hijos no sobrevivían para contarlo, más allá de algunas semanas. Desgraciadamente no es un personaje que alcanzamos a conocer, sino a través de las menciones de otros personajes (ya sea en los libros o en la serie) sobre todo de Ser Barristan Selmy. De acuerdo a lo que contaba, a Rhaegar se le conocía como un muchacho agradable, callado, obediente y muy virtuoso, que era amado por su pueblo, y disfrutaba más de tocar el arpa que salir a tener batallas o torneos como otros caballeros o Lords. Desde muy temprana edad, se sentía mucho más atraído por una buena lectura que por tomar una espada. hasta que en un momento dado, leyó algo que cambiaría su vida para siempre, que era el famoso mito del Azor Ahai.

Como todo Targaryen, suelen ser muy creyentes de todas las profecías, ya que son algo que los mueve bastante. No en vano, lo que hizo que los Targaryen decidieran abandonar Valyria antes de la tragedia fue que Daenys la soñadora dijo que esto sucedería, para esta familia entonces los sueños proféticos, es algo ya común. Con todos estos antecedentes, el joven príncipe, creyó aún más en que él era el elegido para llevar a cabo esta leyenda, cuando descubre que una bruja del bosque (La fantasma de Alto Corazón) había mencionado que este héroe que salvaría al mundo nacería del linaje de Aerys y Rhaella (es más, a causa de esa profecía ellos se casaron para comenzar). Es ahí cuando se dice que tomó una decisión y fue a donde el maestro de armas real, Ser Willem Darry y le dijo:

“Requeriré de una espada y un escudo. parece que debo ser un guerrero”

Pese a todo lo que Ser Barristan Selmy le cuenta a Daenerys en su momento, también logra agregar:

“La verdad es que nadie conocía a fondo a Rhaegar. Había una melancolía en él, un presentimiento de fatalidad”

El sentimiento de fatalidad del príncipe

Rhaegar nació en lo que se conoció como SummerHall (Refugio Estival). Este lugar era una propiedad de la familia Targaryen hacia el sur, y ahí es cuando su bisabuelo Aegon V Targaryen hizo una gran junta familiar para celebrar la inminente llegada del nuevo príncipe heredero celebrando un ritual para traer de regreso a los dragones. Esto, debido a que ya era notorio el desgaste de la dinastía Targaryen, y a través de las muchas guerras que tuvieron (como la Danza de Dragones, o el mismo pueblo que los mató) hizo que estos se fueran extinguiendo de a poco.

Pero el ritual salió mal, y terminó matando al Rey Aegon y a parte de su familia, y paralelo a ese desastre, y entre las llamas, nació el príncipe Rhaegar, en duelo y se dice que esa sombra lo atormentó hasta el final de sus días. Ya más adulto, le gustaba visitar las ruinas de Refugio Estival solo con su arpa y cuando regresaba siempre traía nuevas canciones, de tal belleza que las mujeres lloraban al escucharlo.

Pero al encontrar esta profecía tuvo un propósito, y comenzó a intercambiar correspondencia con su tío bisabuelo, el maestre de la Guardia Nocturna Aemon Targaryen y llegaron a la conclusión de que él debía ser este héroe debido a las circunstancias en las que nació. Y con esta creencia se entrenó sin descanso para ser el héroe de su continente. Pero este sueño tendría un sabor más amargo con el golpe a la realidad política en la que se estaba viviendo.

El torneo y el complot

Rhaegar, a diferencia de lo que muchas piensan, era completamente consciente de su contexto. La realidad era que Westeros estaba ad portas de una desgracia. Aerys II, tenía al reino pendiendo de un hilo, se sentía rodeado de enemigos a quienes veía hasta en las sombras rondando por los pasillos de la Fortaleza Roja. Tendía a tener un trato sumamente violento con su hermana/esposa Rhaella, quemar viva a cualquier persona que lo contradijera y “juzgaba” a las personas en un juicio de fuego que por supuesto, solo él ganaba. Su mano del rey en ese tiempo, Tywin Lannister ya cansado de sus constantes desaires, (como el rechazar a Cersei para que se casara con el príncipe o aceptar a Jaime en la guardia real) decidió retirarse de la corte, entonces la paranoia del rey se trasladó a su hijo aunque, en favor del rey, Rhaegar si estaba complotando en su contra, y solo necesitaba una oportunidad para reunir a las grandes casas para comenzar el cambio.

Y esa oportunidad llegó con el gran torneo de Harrenhal que era organizado por Lord Walter Whent por el cumpleaños de su hija. Lo sospechoso radicaba en que se sabía que estaba lleno de deudas, y no fue hasta recibir la visita de su hermano Oswell Whent, que era un miembro de la Guardia Real. Pero no era uno cualquiera, sino que era un amigo y confidente muy cercano del príncipe. Se cree, que fue el mismo Rhaegar quien le dio unos “días de vacaciones” para que regresara a su casa, pasara tiempo con su hermano y, de paso, le animara a realizar este torneo. Corre el rumor que ese torneo fue financiado en su totalidad por el príncipe heredero.

Siempre habían torneos en las tierras de Westeros, pero ninguno era como este: porque simplemente era la ocasión perfecta: todas las grandes casas, con sus respectivos líderes estarían presentes y había la posibilidad de crear  una especie de Gran Consejo informal para discutir qué hacer con la locura de su padre, quizá con una abdicación forzada y una regencia. ¿Y qué mejor que juntar a todos estos líderes con una ocasión especial, y en este caso, un buen torneo? Nada podría levantar sospechas, ¿verdad? No debía ser en King’s Landing, porque sabía que su padre podía llegar, por eso Harrenhal era perfecto. Y pese a que el propósito del torneo era mostrar a Rhaegar como un buen gobernante para Westeros, y quizá en su mente, poder salvar la dinastía Targaryen que cada vez era más impopular.

Estaba todo dispuesto, pero inesperadamente el rey Aerys apareció, informado sin duda por los “pajaritos” de Lord Varys. Y todas las potenciales alianzas murieron en ese mismo momento. La única señal de desafío fue el misterioso caballero del árbol sonriente y el Rey aprovechó de mandar a Rhaegar a buscarlo para tener tiempo y alejar a sus nuevos aliados del príncipe.

Aún así, Rhaegar tuvo algo de éxito con el torneo, ganó (siendo el único torneo que ganó en su vida) porque se vio como una buena opción, a diferencia del Rey, que lo veían como una gran amenaza.

Aún así las sonrisas murieron al momento que Rhaegar le entregó la corona de la reina del amor y la belleza a Lyanna Stark, y como especifiqué, no creo que haya sido por que se enamoró de ella, sino por admiración de que fue la única persona que hizo lo correcto. Ahí es cuando se notó la influencia del rey.

Rhaegar no era tonto. Sabía en todo momento lo que estaba haciendo y sus consecuencias, pero lo hizo de todas maneras. Y aún cuando el torneo no fue como él esperaba se mantenía firme con lo que él quería. El cambio iba a venir de todas maneras, eso es lo que recuerda cuando su príncipe le dijo:

“Cuando termine la batalla, quiero convocar un concilio. Se realizarán cambios. Quería hacerlo hace mucho tiempo, pero… Bueno, de poco sirve hablar de caminos no emprendidos. Hablaremos cuando regrese.”

 

El último vuelo del dragón

Pasó poco más de un año cuando, en compañía de sus guardias reales más leales Oswell Whent y Arthur Dayne (también llamado La espada del amanecer), Rhaegar “secuestró” a Lyanna y se la llevó a una torre en Dorne que llamó “la Torre de la Alegría” y otro más para volver a un reino que se ardía. con un hijo en camino, y dos ya en calidad de rehenes en King’s Landing y aún así peleó, noble, valientemente con el nombre de Lyanna en sus labios. Y así, de esta manera, el último dragón moría, cayendo al agua en el Tridente.

Los actos tuvieron consecuencias, pero es que, aparte de querer salvar a Westeros de las garras de su padre, tenía un propósito más importante entre manos: salvarlos de un apocalípsis y conquistar el amanecer, como hace 300 años lo hicieran sus antepasados.

 

¿Cómo? Se podrán preguntar. Bueno… eso es algo que veremos la próxima semana cuando develemos quien es, el Azor Ahai.

 

Por ahora me despido queridos freakys. La espera ya llegó a su final, y hoy, nos reencontraremos con nuestra amada serie.

 

Valar Morghulis, todos los hombres debemos morir.

Valar Dohaeris, todos los hombres debemos servir.

 

 

Comenta con Nosotros