AnnabelleSINOPSIS: John Form ha encontrado el regalo perfecto para su esposa embarazada, Mía: una hermosa y rara muñeca vestida de blanco perfecto. Pero el deleite de Mía con Annabelle no dura mucho tiempo. En una horrible noche su casa es invadida por los miembros de una secta satánica, que atacan violentamente a la pareja. Los hombres de la secta han conjurado una entidad malévola que permanecerá en Annabelle.

RESEÑA: Llega a nuestros cines nacionales la que ha sido llamada el spin-off de la exitosa cinta de terror El Conjuro: Annabelle. La vimos y te contamos todo, sin spoillers, aquí en tu Canal Favorito.

Uno de los grandes aciertos de El Conjuro, entre otros varios, fue la introducción de la muñeca Annabelle, en sus cortas pero importantes apariciones el director James Wan manejó, sin exageraciones, el misterio y el miedo que la rodea. Como bien sabemos, la muñeca Annabelle, al igual que la historia de la familia en El Conjuro, están basados en hechos reales, más puntualmente en las investigaciones de Lorraine y Ed Warren. Por tanto, tras el éxito comercial y en la crítica de El Conjuro, era casi natural que se decidiera contarnos más sobre esta misteriosa y malvada muñeca, que dicho sea de paso en la realidad parece mucho más juguete que la que nos presentan en las películas (pero claramente no menos malvada).

Era difícil, eso sí, emular el impacto que tuvo el Conjuro con un spin-off, por muy bien logrado que este fuera como es el caso, pero realmente una película de estas características pudo ser un desastre, sobre todo por los antecedentes cinematográficos de su director John R. Leonetti (Mortal Kombat Annihilation, El Efecto Mariposa 2) que lo hacen acreedor de alguna de las peores segundas partes jamás realizadas. Por lo tanto,  se agradece haber podido disfrutar de una cinta bien hecha y bien manejada, más allá de que muchos digan que su predecesora pueda ser superior. Y sí, tienen razón. Sin embargo, y hay que aclarar esto, no es que Annabelle sea de menor calidad, las actuaciones siguen siendo buenas, los momentos de tensión siguen manejándose bien, y la historia, una vez más, está bien contada, es simplemente que no es posible replicar el impacto de la primera parte, porque nadie puede cambiar una primera impresión. Esta alta expectativa tal vez pueda jugarle en contra, sin embargo, en mi caso particular, disfruté plenamente de ambas cintas que nos devuelven al cine de terror más clásico, alejándonos del manoseado recurso de la cámara en mano que pobló, y de qué manera, las cintas de terror de comienzos de siglo XXI.

Annabelle siempre será comparada con El Conjuro, una de las mejores cintas de terror de los últimos tiempos, de eso todos debemos estar de acuerdo, no hay duda, pero más allá de eso, Annabelle como película de terror es bastante efectiva, su director John R. Leonetti tiene un excelente manejo de la composición fotográfica y del movimiento de cámara con encuadres que mantienen al espectador tenso, y era de esperar ya que más que como director Leonetti ha destacado como director de fotografía, incluso trabajando con James Wan en varias de sus películas incluyendo El Conjuro. Leonetti, contra todo pronóstico, nos presenta una cinta más sencilla, tanto en guión, demasiado estructurado a mi parecer, como en recursos, con menos actores y menos locaciones, lo cual podría decirse que es uno de sus grandes aciertos, muchas veces menos es más. Si El Conjuro no existiera y tuviéramos que medir Annabelle con las cintas de terror que están llegando a cartelera últimamente podríamos decir sin temor a equivocarnos que está muy por encima del promedio, sus errores, que no son demasiados, recaen más en la estructura del guión, bien hecho pero demasiado coherente, que en cualquier otra cosa, y por supuesto, siempre le jugará en contra las expectativas altísimas que dejaron El Conjuro.

No obstante lo anterior, recomiendo no dejar pasar la oportunidad de disfrutar Annabelle, se encontrarán con un trabajo bien hecho y podrán revivir el pánico que produce esta muñeca malvada. Y cuando vean esta cinta, piensen que a pesar de lo increíble que parezca, esta muñeca es real y se encuentra en el Museo de lo Oculto de los Warren donde un cura la bendice dos veces al mes, y que su historia esté inspirada en uno de los episodios paranormales más impactantes de la historia.

En resumen, una cinta con buenas actuaciones, aún cuando sus principales actores, Anabelle Wallis y Ward Horton, sean prácticamente desconocidos, un gran manejo de la composición fotográfica y de los encuadres, un guión sencillo y demasiado estructurado, pero que destaca muy por sobre el promedio de sus compañeras de género. Pero como siempre, son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Buena.

Erika Moreno I.

 

Comentarios