“Las reglas del juego cambiaron para siempre”

El siguiente análisis incluye spoilers moderados y comprende los números 01 a 06 de Ongoing.

Vamos a comenzar este camino diciendo que, si bien toda esta historia es parte de la misma continuidad que las anteriores, aquí hay cosas que no son lo mismo, de forma parecida a lo que ocurrió en All hail Megatron. Poro para eso tenemos los apartados de abajo.

Otra vez han pasado dos años, en los cuales las cosas no han estado bien en la tierra. Después de la batalla, la humanidad ha reconstruido su mundo parte por parte, y los transformes, bots o cons, no tienen lugar en este nuevo orden.

Es en este contexto que Optimus tiene a los suyos trabajando de incógnitos, según él para poder estar al tanto de cualquier con que pueda causar destrozos; pero cuando Prowl es capturado en medio de un operativo de Skywatch para capturar a Breakdown, las cosas se salen de control en la base.

Skywatch, dirigida por Spike, ha mejorado un sistema de inmovilización de transformers, que bloquea todos los sistemas y confina al afectado al modo alterno. También han desarrollado corazas armadura y refinado sus técnicas para poder capturar a todos los aliens que puedan. Es esto lo que hace que Hot rod pierda los estribos y acuse a Optimus de estar anclado a la tierra, de quedarse a la espera de un nuevo potencial peligro que le proporcione un nuevo objetivo. Ante estas fuertes recriminaciones, el líder accede a enviar una misión para rescatar a Prowl.

Las cosas salen horriblemente mal, ya que el matemático fue usado como una carnada; los humanos creían que podrían suprimir los modos robot de los transformers, y al ver en el acto que eso no funciona, entran en pánico y usan armas de las más poderosas, matando a lronhide.

Como sabemos, lronhide no es cualquier personaje: entrenó a Orion, y ha estado al lado de Optimus como su brazo derecho y confidente desde el inicio de la guerra, por lo que su muerte devasta al líder y le hace ver que Hot rod tiene razón, por lo que no se le ocurre nada mejor que abdicar e ir a entregarse a los humanos como una especie de ofrenda de paz.

Por supuesto que su ida deja las cosas ardiendo en la base. Hot rod decide irse, y tras decir encendidas palabras en contra de la idea de pelear contra el fantasma de Megatron, convence a un grupo de abandonar la base con él.

Así las cosas, se va con Prowl, Red alert, Mirage, Silverstreak y Jetfire, esperando que Omega lo ayude a abandonar la órbita del planeta. Cosa que no ocurre, ya que el guardián elige quedarse a la espera del líder; es en ese momento que un grupo de cons liderados por Swindle aparecen en el lugar, aunque con intenciones distintas a lo que significa provocar un enfrentamiento.

Mientras, en la base autobot deciden hacer una votación para escoger un sucesor de Optimus y el elegido es nada menos que Bee; el pobre no tiene tiempo de terminar de sorprenderse de esta elección democrática, cuando Ultramagnus aparece a bordo de una nave exageradamente llamativa, para pedir explicaciones.

Spike, por su parte, se entrevista con Optimus e intenta razonar con él, pero el bot se muestra depresivo y no atiende razones, comportándose como la ofrenda de paz en que se auto convirtió. Sin otras alternativas de momento y deseando tener algo importante que demostrar como líder de Skywatch, opta por enviar a terreno a una unidad armada, asumiendo que algunos seguidores del camión pueden estar buscándolo, desprevenidos. Así ocurre, cuando un segundo grupo de escindidos formado por Beachcomber, Hoist, Blurr y Tracks es atacado por el equipo de búsqueda, resultando en el escape de Blurr y la captura de los demás.

De vuelta en los alrededores de Omega, Swindle dice que ellos también quieren salir del planeta; que para ellos los bandos ya no existen porque la guerra terminó, y que están dispuestos a ayudar. Con pocas opciones y no demasiadas, ideas, Hot rod accede a unir fuerzas, por lo que Motormaster, Dead end, Tankor Scrapper, Thundercracker, Dragstrip, Onslaught y Hightower quedan como parte del grupo, enfocados en construir un puente de lanzamiento. También consiguen “permiso” para ir en busca de Breakdown y reintegrarlo luego de su captura.

Las cosas explotan cuando Ultramagnus los encuentra e intenta detener a Swindle por cargos que violan el acuerdo de Tyrest, entre los ene se encuentran robo de armas y trafico de tecnología; Hot rod elige defender al con, lo que provoca que el azul regrese con Bee y compañía, supuestamente para detener lo que él considera una revuelta. Es aquí donde Swindle revela que sus verdaderos planes eran utilizar la tecnología para su propio beneficio, lo que deriva en la aparición de un nuevo combiner: Menasor.

Spike se entera del desastre a punto de explotar y convence a Optimus de regresar a la batalla. Y por un momento, todos parecen unidos bajo un objetivo común, hasta que la pelea termina y las diferencias surgen otra vez. Mientras Swindle y algunos otros escapan, Ultramagnus insiste en aplicar las estrictas normas legales del acuerdo de Tyrest, lo que termina de colmar la paciencia de Bee, quien asume por primera vez su cargo y lo pone en su lugar, indicando que a menos que recuperen la matrix y esta elija un sucesor, él estará a cargo y según como están las cosas en la tierra, habrá que adaptarse.

Por desgracia, Hot rod no opina lo mismo, y en acto de total egoísmo, roba la nave de Ultramagnus y se va del planeta; por otro lado, el autoflagelado Optimus se devuelve a custodia, dejando todo el peso en Bee, quien decide dialogar con Spike.

El líder de Skywatch les ofrece un acuerdo de colaboración para que se beneficien mutuamente, y aunque no es el mejor de los escenarios, el amarillo acepta, sin saber los planes que Witwicky tiene escondidos.

¿Y qué pasa con los cons?

Por un lado, Thundercracker se ha escindido del grupo en medio de la batalla contra Menasor, ayudando a Bee. Si bien él se sigue considerando un decepticon, desde el desastre de Manhattan ha mantenido su punto de vista sobre el error de Megatron y los suyos de subestimar a los humanos, y de creer que destruir es lo mismo que conquistar. Por otra parte, hay un gran número de escindidos que vagan por el planeta, sin destino y ansiosos de energon.

En el apartado creativo tenemos a Mike Costa en el argumento, con arte de Don Figueroa, color de J. Brown y letra de nuestro querido Chris Mowry.

En el apartado técnico es necesario hablar de los cambios que esta nueva generación incorpora a los personajes. Si bien algunos son bastante consecuentes como Prowl, otros son un cambio del cielo a la tierra, como el extremadamente complejo Jetfire o el propio Hot rod. También está el “estilo Don Figueroa” que vimos antes en la épica Stormbringer; él hace diseños que son rotundamente suyos, muy mecha, con placas, muchas piezas, cables, válvulas y demás, y que lucen imponentes en cada viñeta, a lo que se agrega un estilo bastante humanizado de caras, en el sentido de profundizar detalles mecánicos como los ópticos o las pequeñas conexiones que permiten la articulación de dedos o mandíbulas.

Figuras

Nada por el lado de las oficiales, aunque las terceras compañías sí han dedicado algo de atención a estos complejos diseños. El más destacable es el Optimus de las empresas Generation toys y Toyworld.

Si te gustó esta nota, no olvides comentar, evaluar y compartir, para que más personas puedan acceder a este contenido, y si tienes preguntas, hazlas con toda libertad, para poder contestarlas en un próximo análisis.

Nos leemos en pocos días en el siguiente análisis: Bumblebee & Spotlight Megatron

 

 

 

 

 

 

Comenta con Nosotros