¿Qué harías si perdieras a tus tres mejores amigos en un accidente?

¿Qué harías si pudieras volver a estar con ellos por última vez?

Carver Briggs es un adolescente con una vida normal, no tiene mucha comunicación con sus padres pero sí con su hermana mayor, además de tener 3 mejores amigos inseparables. Carver, Eli, Blake y Mars lo hacían todo juntos, se entendían a la perfección, eran de esos amigos que uno desea tener por siempre pero el destino les tenía una sorpresa y luego de que Carver les mandara un mensaje al celular mientras ellos iban conduciendo camino a buscarlo tuvieron un desafortunado accidente, llevándose la vida de los 3 instantáneamente. La vida se le fue abajo, ya nada tenía sentido sin ellos y para peor el padre de uno de sus amigos decide presentar cargos para que lo culpabilicen ante la ley. ¿Algo más podría ir peor?

Las cosas se complicaban cada vez más hasta que la abuela de Blake le propone hacer una despedida en honor a su nieto, haciendo las cosas que le gustaría haber hecho si supiera que era su último día, situación compleja y dura pero esta es una puerta para que Carver logre encontrar un camino que lo ayude y pueda disfrutar a sus amigos una última vez.

Comencé leyendo este libro sin ninguna esperanza de encontrar algo nuevo, se veía muy juvenil y que la historia comenzara con el accidente no me convencía mucho pero debo decir que fue una grata sorpresa, sí está enfocado en los lectores más jóvenes pero una historia así le podría llegar a cualquiera que haya perdido a algún ser querido. Tiene casi 400 páginas pero que se pasan volando, la manera en que el autor te va proponiendo problemáticas se convierte en algo adictivo, hay momentos en que necesitas descubrir cómo termina todo y ya no puedes parar.

La temática se vuelve muy dura cuando logras empatizar con Carver, con todo lo que tiene que pasar, el desastre que tiene en su cabeza y en su corazón. La muerte nunca es algo fácil de abordar ni de superar y se vuelve peor si llega en partida triple, siento que el autor (Jeff Zentner) lo hizo de una manera muy parecida a la realidad, supongo que de alguna experiencia propia debe venir porque los tiempos de superación fueron largos, los de agonía terribles y le agregó ataques de pánico al personaje, estoy segura que la mayoría pasaría por lo mismo sobre todo cuando pasas el día entero culpándote sin lograr encontrar ningún buen futuro.

Destaco enormemente la forma de transmitir los sentimientos que se utilizan en la narrativa porque el dolor sí que lo sentí fuerte, al nivel de llegar a llorar un capítulo completo y en algunas otras partes, después de conocer más de las víctimas del accidente te das cuenta que el inicio del libro es doloroso y no como lo leíste la primera vez.

Yo perdí a alguien muy importante hace muy poco y hubieron frases que de verdad agradeces, muy sabias y con un contenido que te queda dando vueltas como esta: “Deseas haberlos vivido más y que te hubieran marcado de forma más indeleble, no a pesar de su cotidianidad, sino precisamente por ella. Porque no estás preparado para que la historia termine. Pero solo lo descubres cuando es demasiado tarde.”

En fin, fue una gran sorpresa, una lectura liviana pero con muchos sentimientos en sus palabras, totalmente recomendada para los lectores más jóvenes o para aquellos que buscan leer alguna experiencia cercana que los ayude con su situación.

4 de 5 estrellas.

Comenta con Nosotros