ST1

La ciencia ficción es un género que poco a poco ha ido perdiendo terreno ante la fantasía, para una amante de la ciencia ficción como yo eso ha sido doloroso. Algunos estudiosos han querido analizar las causas que han ido disminuyendo la influencia de este género tanto en la literatura como en el cine. Últimamente la vemos mezclándose con otros géneros para sobrevivir y esto debe ser debido a que sentimos que el futuro está aquí y nada nos sorprende.
En este terreno baldío y desolador trabajos como Misión Rescate, tanto el libro como la película protagonizada por Matt Damon, son, no sólo una esperanza, sino que redefinen y modernizan el género.
En este contexto hay una saga que se ha mantenido viva y vigente por medio siglo, una saga nacida en la época de oro del género como un exponente duro y magníficamente bien armado: Star Trek o como lo llamamos por mucho tiempo el mítico Viaje a las Estrellas. Esta historia en su época original le dio textura y realidad a la ciencia ficción, nos mostró que podíamos ver una serie que se apegaba a la ciencia lo más posible, sino que encarnaba de manera magistral el espíritu del género de ser una puerta al futuro. Esta era una historia congruente y consistente con la realidad, incluso estando ambientada 400 años en el futuro, demostraba que el comportamiento humano se mantendría inalterable y sus personajes tendrían las mismas preocupaciones y aficiones que en nuestros días. Otro de los aspectos interesantes que trajo aparejado era el concepto multiracial y de igualdad de género de su tripulación, un concepto de vanguardia en los años 60 cuando se estrenó por primera vez, bajo la premisa que tales prejuicios no existirían en el siglo XXIII cuando está ambientada.

ST2

La Serie Original

Nacida en 1966, la serie original que tuvo tres temporadas, seguía los pasos de James T. Kirk (William Shatner), capitán de la Nave Enterprise, y su tripulación en una misión de exploración del universo en busca de nuevas civilizaciones. La serie, ambientada en el siglo XXIII, y se basó, de acuerdo a su creador Gene Roddenberry, fanático de la ciencia ficción, en los westerns de su época, pero además reconoció influencias de los cuentos Space Beagle y Marathon y la película Forbidden Planet de 1956.
La serie, estrenada en septiembre de 1966, no fue un éxito inmediato y estuvo a punto de ser cancelada al final de su primera temporada. Con tres temporadas a su haber y un nivel de audiencia bajo, la serie fue cancelada en 1969 y es a partir de ahí que poco a poco va transformándose en una serie de culto, convirtiéndose en la serie con más spin-off de la historia.
Un hecho interesante es que el primer protagonista de la serie, quien aparece en el episodio piloto o episodio 0, como se le llama, era Christopher Pike. Este episodio, grabado en 1964, fue rechazado.
En 1973 se decide la continuación de la serie original con una serie animada, después del repunte que había tomado la historia después de su cancelación. Esta vez las aventuras eran animadas. Con un total de 22 capítulos y 2 temporadas, al comienzo fue concebida como una serie que mostraría los jóvenes cadetes, incluyendo a un joven Spock. Esto fue rechazado por su creador a quien ni con una suma millonaria de dinero pudieron sacar. Contaba con las voces originales.
En 1978, un año antes del estreno de la primera película de Star Trek, Roddenberry había concebido una nueva serie de televisión que seguía las aventuras del Enterprise, cinco años después de lo que se contaba en la serie original, sin embargo, durante el proceso el proyecto fue cancelado con trece episodios escritos y un piloto grabado.
Pero lo que parecía el final solo se convirtió en el comienzo de un nuevo camino para esta historia. El éxito arrollador de cintas como Star Wars (1977) y Encuentros Cercanos del Tercer Tipo (1977) llevaron el piloto de esta malograda serie a convertirse en Star Trek I: La Película.

ST3

Salto a la Pantalla Grande
El salto al cine de la franquicia no estuvo ajeno a los inconvenientes, por un lado sus efectos especiales pasaron por varias manos antes de llegar a puerto y, aunque la taquilla no le fue esquiva, no se consideró el gran éxito que todos auguraban. De todas formas, fue nominada a tres Premios de la Academia y de esta historia, el mismísimo Gene Roddenberry sacó la que sería la primera novela de Star Trek, un tesoro ya que es la única escrita por su puño y letra.
Tras el éxito de su primera parte, Roddenberry se vio forzado a escribir una segunda parte, este sería el inicio de la aventura de la que es considerada la mejor película de Star Trek: La Ira de Khan. Estrenada el 4 de junio de 1982, presentaba una de las primeras secuencias CGI de la historia. La Ira de Khan aunque no fue el éxito comercial de su predecesora, se considera mucho más rentable debido a que su coste de producción fue mucho menor donde su utilizaron viejas maquetas y miniaturas y además la ya mencionada secuencia digital, todo porque el presupuesto de esta era bastante acotado.
Luego de la Ira de Khan le siguieron dos secuelas dirigidas por el mismísimo Leonard Nimoy, quien interpretara al Señor Spock: Star Trek: En Busca de Spock (1984) y Star Trek: Misión Tierra (1986), ambas con considerable recaudación y nominaciones a los Premios de la Academia. En 1989 se estrena Star Trek: La Última Frontera, dirigida por William Shatner, quien representaba al Capitán Kirk, una secuela que no obtuvo ni buenas críticas ni buena recaudación, y luego en 1991 se estrena la última película protagonizada por el reparto original, una cinta que cierra el círculo y da paso a una nueva generación y viene a conmemorar los 25 años de la saga: Star Trek: Aquel País Desconocido. Lamentablemente, poco antes del estreno, el creador y padre de Star Trek, Gene Roddenberry murió sin ver el cierre del ciclo nacido de su creación. Esta, además de una buena recepción del público y la crítica, recibió el premio Saturn como Mejor Película de Ciencia Ficción, única película de la saga en lograrlo. Aquel País Desconocido no solo viene a cerrar la historia de Star Trek, esta primera tripulación, la más querida e importante, sino que es un reflejo de los tiempos en que fue concebida. El Muro de Berlín caía, el futuro multiracial comenzaba a forjarse, un mundo más conectado y global, el mundo que el propio Roddenberry había imaginado, ese mundo que él no logró ver más que en su máxima obra; la ciencia ficción como espejo del futuro.

ST4

La Nueva Generación
21 años después del primer episodio, se estrena el 28 de septiembre de 1987, Star Trek: La Nueva Generación, llevando nuevamente esta saga al formato serie televisiva. Esta vez la historia iría más allá de las 3 temporadas que alcanzó a estar al aire la Serie Original. Con 178 episodios que finalizarían en 1994. Ganadora de 18 Premios Emmy, incluyendo Mejor Serie de Drama, La Nueva Generación nos presentaba al Capitán Jean-Luc Picard (Patrick Stewart) un personaje muy distinto al típico héroe de ciencia ficción. Picard era un capitán mucho más filosófico y metafísico, así también lo era la trama de la serie que planteaba además del viaje interestelar, el viaje en el tiempo. Nuevos conceptos se adherían a la trama, así como la ciencia real se iba haciendo más y más importante en sus guiones.
Luego de Nueva Generación vinieron Star Trek: Espacio Profundo, Star Trek: Voyager y Star Trek: Enterprise que mantuvieron la saga en televisión sin interrupción hasta 2005, además de 4 películas: Star Trek: La Próxima Generación (1994), Star Trek: Primer Contacto (1996), Star Trek: Insurrección (1998) y Star Trek: Némesis (2002).
El estreno de Némesis fue muy decepcionante. La recaudación fue la menor de todas las películas de Star Trek, muchos comentan que salió a competir con gigantes como El Señor de los Anillos: Las Dos Torres, Harry Potter y la Cámara Secreta y Star Wars Episodio II El Ataque de los Clones y que esto le habría jugado muy en contra, pero aquí ya comienza a verse el decaimiento del género de ciencia ficción como tal ante el género fantástico, incluso cintas como Star Wars que sobreviven sin problemas en nuestros días es por su mezcla de géneros, Star Wars mezcla la ciencia ficción y la fantasía y eso la ha mantenido en boga en la cruda batalla contra la Fantasía. Pero Star Trek parecía estar perdiendo la batalla.
En la televisión a Star Trek no le estaba yendo mucho mejor. En 2005 el canal decide cancelar la serie Star Trek Enterprise debido a sus bajos ratings, pero permitieron que se completara la cuarta temporada. El último capítulo se transmitió en mayo de 2005 poniendo fin a una historia ininterrumpida de éxitos. El último bastión de la ciencia ficción pura acababa de caer y un camino de incertidumbre se abría en el género.

ST5

Los Reboot
El concepto de “precuela” no era desconocido en el mundo Star Trek. Ya el creador Gene Roddenberry había señalado en convenciones de ciencia ficción que tenia planes para realizar una de la serie. En la década de los 80, con la cuarta y quinta película de Star Trek se desarrolló el concepto. Pero no fue hasta 2005 cuando Gail Bernman, presidente de la cadena, convenció a los ejecutivos que era hora de retomar la saga como correspondía y para ello contrató al equipo que trabajó en Misión Imposible. Esta vez de la mano del conocido productor, escritor y director JJ Abrams (Lost, Cloverfield), Star Trek volvería a sus inicios, volvería a contar las historias de los amados James Kirk y Spock y la tripulación original. El mismo Abrams declaró que en su visión las otras historias de Star Trek solo eran desviaciones de una trama que siempre debió estar centrada en los originales.
¿Pero cómo llevar al cine a tan magnánimos personajes sin alterar lo que todos los fanáticos amaban, pero dándole frescura a una saga que parecía ya muerta? La idea de reboot/secuela era la indicada, ya que no solo creaba una tangente espacio-tiempo dejando la Serie Original sin alteraciones, sino que seguía con las exploraciones dimensionales que la serie había estado desarrollando años antes.
Un nuevo cast, una nueva atmósfera, con mejores efectos especiales, y muchas más aventuras, siguiendo la idea de la Serie Original y distanciándose de La Nueva Generación que era mucho más contemplativa y metafísica, hicieron de este proyecto la inyección de vida que la saga estaba necesitando.
Star Trek: Un Nuevo Comienzo se estrenó el 7 de abril de 2009, después de mucho tiempo de trabajo que mantuvieron el proyecto en secreto, convirtiéndose en el mejor estreno de la saga de todos los tiempos y adjudicándose el récord en formato IMAX que ostentaba Batman El Caballero de la Noche. Además se adjudicó 4 nominaciones a los Premios de la Academia y 1 Óscar al Mejor Maquillaje.
Star Trek volvía al ruedo.
En mayo de 2013 se estrenaba Star Trek: En las Oscuridad, la segunda parte de esta nueva saga, una vez más los récords de taquilla fueron superados. Esta vez nos encontramos en una especie de Ira de Khan del universo paralelo creado por JJ Abrams, la interpretación de Khan realizada por Benedict Cumberbatch, personaje que anteriormente estuvo en manos de Ricardo Montalbán, estuvo plenamente alabada y la cinta, que era la contraparte de una de las cintas más queridas y respetadas de la saga: La Ira de Khan, fue recibida con mucho entusiasmo por los fans. No era fácil, pero se logró.
La era de Star Trek suma y sigue. Estamos muy cerca del esperado estreno de la tercera película de la nueva saga: Star Trek: Sin Límites, esta vez de la mano de Justin Lin con un guión de Doug Young y Simon Pegg, recordemos que Pegg es el actor que interpreta a Scotty, siguiendo la tradición de Nimoy y Shatner quienes dirigieron películas de Star Trek en el pasado y que también eran parte del reparto.
El estreno de Sin Limites se vio enlutado con la temprana muerte de Anton Yelchin, joven actor que interpretaba a Pavel Checov en esta nueva Star Trek, cuyo trabajo veremos de manera póstuma con el estreno de Sin Límites.
Por 50 años Star Trek ha mantenido un difícil sitial, ha sabido envejecer con estilo y transformarse y reinventarse con los años y las épocas, convirtiéndose en un espejo de nuestros anhelos y sueños del futuro: lo que somos y queremos ser como seres humanos, representando esa búsqueda incansable de nuestra raza por conocer y descubrir, sin importar las limitaciones. Star Trek le dio paso a un mundo multirracial sin prejuicios de género, un sueño que parecía imposible en los años de su gestación en plena Guerra Fría. Fue un reflejo de la apertura a otras culturas muy diferentes y una muestra de un mundo globalizado al alcance de nuestras manos. su historia es el triunfo de un género que se ha visto disminuido, pero que hoy más que nunca nos puede ayudar a ver un futuro auspicioso de unidad y descubrimiento. Los fans del género de ciencia ficción le estamos agradecidos a Star Trek por mantenerse vigente por tantos años demostrando que esta historia recién comienza y que el Espacio es la Última Frontera…

Comentarios