“Cybertron es escenario de una guerra política”

El siguiente análisis incluye spoilers moderados y comprende los números 01 al 04 de Robots in disguise.

La historia

Comenzamos con la ambientación apropiada: los bots ganaron la guerra y Cybertron fue revivido por el poder de la matrix. Megatron está presumiblemente muerto, Optimus se fue, y la Lost light voló en una gigantesca explosión, lo que deja a Bee haciéndose cargo de todo.

Bien, de todo no, ya que Metalhawk se ha puesto a sí mismo el título de representante de los recién llegados, y Prowl tuvo la brillante idea de poner chips inhibidores en los cons para tenerlos como refuerzos de orden.

El rechazo natural del planeta hacia cualquier cosa es una amenaza constante, los extranjeros odian a los cibertronianos, los cons se comportan agresivamente y Metalhawk aprovecha cualquier oportunidad para echar leña al fuego; todo explota cuando Horribull se sale de control por maltratar a un extranjero y Bee se ve obligado a detonar su chip inhibidor, lo que en teoría lo mata. Lo que el atribulado amarillo no sabe es que los cons han hackeado el sistema de los chips y fueron ellos los que mataron a su colega, para aumentar la tensión y tener todo listo en el momento preciso ¿Para qué? Según Ratbat, para asesinar a Bee en la ceremonia de despedida de la Lost light y apropiarse de todo en el caos consecuente.

Starscream, quien había estado a la espera, considera que el plan de Ratbat es pésimo y además le dará poder, por lo que se le ocurre “entregarse” a los bots y decirle a Prowl lo que está sucediendo: El policía envía a Arcee a tenderle una trampa al improvisado líder ‘con, lo que desencadena la muerte del murciélago, y la irrupción de Screamer en público, sugiriendo de forma humilde que se forme una coalición entre bots, cons y extranjeros, lo que provoca un inesperado buen recibimiento por parte de los recién llegados.

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, una extraña explosión de energía mata a un grupo de extranjeros y bots, sin que haya una explicación clara para ese extraño suceso; mientras los conflictos gubernamentales siguen, Wheeljack descubre que hay una razón orgánica para que esa explosión tenga lugar: originalmente, Cybertron tenía dos lunas, las que funcionaban en simbiosis con el planeta. Pues bien, una de ellas fue destruida en la guerra, y no reapareció por sí sola al revivir el planeta, lo que significa que el cuerpo celeste ha estado preparado para enviar pulsos de energía en esa dirección. Después de un segundo pulso que se lleva por delante a uno de los nuevos aerialbots y a otros más, Wheeljack consigue detener los eventos con una serie de misiles, pero el resultado en general no es bueno: Silverbolt se harta de la mala dirección que están llevando los acontecimientos, la nueva alianza y la nueva dirección, por lo que abandona junto a los suyos la ciudad.

Como término a este terrible inicio, Bombshell asesina a un aerialbot, y con uno de artilugios electrónicos controla a Sunstorm y Dirge, desatando un caos en el sector de desperdicios; con la ayuda de Arcee y poniendo en peligro a Blurr, el policía consigue dar alcance a el insecto, lo liquida y con él a los constructicons. Por sorpresa es Blurr quien le dice unas cuantas verdades al policial, mientras Bee se queda mirando.

Este catastrófico inicio pone en primera plana todos los elementos que van a explotar más adelante; como anuncié, esto es un thriller político, que es delicioso para leer porque no estamos hablando de quien pega el golpe más fuerte, sino de alianzas y traiciones. No me malentiendan, yo siempre amo una historia de acción, pero luego de ver cómo funcionaba el senado en Megatron origin o en la trilogía acy, me siento me interesado por ver cómo es que este juego de ajedrez funcionará a futuro.

No voy a ocultar mi desprecio hacia Metalhawk y mi odio hacia Prowl; en el caso del primero, porque representa lo peor de un pacifista: estar dispuesto a creer que tiene la razón en todo. Él y los suyos se fueron del planeta a cualquier parte y volvieron cuando fue conveniente ¿Es mala la guerra? Por supuesto, pero él y sus aliados no ofrecieron una alternativa mejor, solo dejaron que el conflicto estallara hicieron oídos sordos a todo por millones de años. Prowl es un caso aporte, y es que este maniático ha estado manipulando información y a sus camaradas solo para preservar lo que él considera orden; él mismo dijo que no le gustaba la guerra y que odiaba a los neutrales por haberse ido, pero ¿Qué ha hecho? Dejar para más tarde a Garrus 9 luego del ataque de Overlord, enviar una misión suicida a rescatar Aequitas cuando fue conveniente, tratar de adueñarse del control en la Tierra en la trilogía ation, insinuar que lronhide podría haber traicionado al grupo en All hail Megatron, ocultarle información a Optimus, programar el sistema pretender para tener en Kup alguien a quien manejar, enviar a Arcee a asesinar a Ratbat y manipular los acontecimientos para socavar el liderazgo de Bee, y eso solo por decir algo. Nada de eso habla sobre conseguir la paz, sino sobre llegar a un fin sacrificando a los suyos tanto como a los enemigos, y eso no puede estar bien.

Arce es un personaje complejo de entender; sabemos que viene de un camino de dolor y venganza, pero ahora que Jihaxus no está y ella cumplió con su “misión” de dar aviso acerca de la amenaza del universo muerto, no pertenece a ninguna parte; se mantiene en las sombras y está trabajando para Prowl haciendo su trabajo sucio, pero ¿Para adónde va?

Con respecto al ritmo y apartado visual, hay una concordancia con respecto a lo que está pasando; este planeta no es brillante ni cromado, hay muchas sombras y tonos oscuros, así como aspectos desgastados y derruidos alrededor. Esto funciona muy bien para evidenciar el estado general de las cosas; por otra parte, la fisonomía de los robots en general es un poco más mecánica, y aunque en ciertas escenas cruje un poco por las caras, de todos modos da la sensación apropiada para los personajes.

Los personajes

Estaré viendo entre cuatro y cinco personajes por revisión, ya que son muchos.

Bee es nuestro clásico amarillo, pero en versión amarga y sobrepasada; no puedo culparlo, ya que él cargó con un peso que Optimus no pudo y Rod no quiso enfrentar; su cojera es una suerte de reflejo físico del estrés, lo que es muy acertado.

Metalhawk es líder de los neutrales y alguien incapaz de ver la vida en colores: todo es blanco y negro; es capaz de confiar en un ‘con “arrepentido” antes de en un bot desconfiado, porque para él ambos bandos tienen la misma cantidad de culpa en la guerra y eso en su razonamiento significa que puede cambiar el futuro solo abandonando todo. Esta versión idealista le impide ver las traiciones y manipulaciones.

Dirge es alguien que está por su cuenta tras los eventos de la serie anterior; fue abandonado por los cons y obviamente atacado por los bots. Pudo formar una amistad con Barrel roll pero no funcionó.

Wheeljack está cansado de la guerra y los problemas, pero no parece haber perdido su genio a la hora de estudiar y analizar; algo de su rechazo hacia Bee se vio en el inicio de Ongoing, pero ahora ya está más declarado.

Ratbat es un esbirro de Soundwave, pero en realidad fue un senador en la época de oro de Cybertron; el azul fue parte del sistema corrupto que causó todo el descalabro en el planeta y traidor a esa élite. Fue convertido por la fuerza en quien es ahora, esperando todo este tiempo para intentar hacerse con el poder.

Team creativo

Argumento:     John Barber

Arte:                Andrew Griffith

Color:              Josh Perez

Letra:              Shawn Lee

Apartado técnico

Lo que expliqué de la luna faltante tiene sentido puesto que Cybertron es un planeta tecno orgánico, es decir es una máquina pero de todos modos está vivo, lo que explica que siga enviando pulsos de energía para sostener una de sus lunas.

El bastón de Bee es un apoyo Físico, pero ha sido modificado para dar descargas eléctricas suficientes para atontar a un robot.

Figuras

Bee está inspirado en su apariencia de la sub línea WFC, aunque es curioso que esto sea más fuerte en el modo alterno, ya que el robot tiene más semejanzas con el legend de la línea Thrilling. Metalhawk, en tanto, tuvo una versión en un set exclusivo, aunque se parece más a la figura original que a lo visto en esta serie.

Por otro lado, Starscream es casi idéntico a su símil de WFC, y hay un caso curioso con Wheeljack, quien en modo robot es casi un calco al classics pero su alt mode es cibertroniano.

  

También tengo que aclarar que cometí un error en la revisión anterior: dije que los cambios de modo fueron obra de Ratchet, cuando en realidad son de Wheeljack.

No olvides compartir, dar Me gusta y comentar tus impresiones, sugerencias y dudas en este post, estaré respondiendo tan pronto pueda.

Nos leemos en pocos días en el siguiente análisis: More than meets the eye 02

 

Comenta con Nosotros