“Existen periodos en la historia que dejan cicatrices en
las sociedades y momentos en la vida que nos transforman.”
Alfonso Cuarón

 

Título original: Roma
Año: 2018
País: México
Dirección: Alfonso Cuarón
Guion: Alfonso Cuarón
Fotografía: Alfonso Cuarón, Galo Olivares (B&W)
Reparto: Yalitza Aparicio, Marina de Tavira, Marco Graf, Diego Cortina Autrey, Carlos Peralta,Daniela Demesa, Nancy García García, Verónica García, Latin Lover, Enoc Leaño,Clementina Guadarrama, Andy Cortés, Fernando Grediaga, Jorge Antonio Guerrero
Productora: Coproducción México-Estados Unidos; Participant Media / Esperanto Filmoj. Distribuida por Netflix
Género: Drama | Años 70. Familia
Sinopsis: Cleo (Yalitza Aparicio) es la joven sirvienta de una familia que vive en la Colonia Roma, barrio de clase media-alta de Ciudad de México. En esta carta de amor a las mujeres que lo criaron, Cuarón se inspira en su propia infancia para pintar un retrato realista y emotivo de los conflictos domésticos y las jerarquías sociales durante la agitación política de la década de los 70.

Recuerdo que con la primera noticia que di de Roma hace un tiempo decía que, Cuarón después de lograr el óscar, ¿que podía hacer? ¿Seguir con un proyecto nuevo hollywoodense? ¿Descansar un tiempo? ¿Volver a su país? ¿Pasear con sus amigos Willy of the Bull y Alejandro?

La respuesta fue la tercera, pero no a descansar sino que a construir algo nuevo, algo personal, tomó la decisión de sentarse a escribir un guión y dirigir algo que sale desde sus entrañas. y a medida que uno lo ve, eso se nota. Se ve personal en su fotografía, en lo íntimo que se siente todo, pero a la vez también se siente sumamente universal. No es necesario que hayas nacido en México para entender que se siente. Porque lo que hace Cuarón es mostrar una historia personal acerca de las mujeres que lo construyeron con un gran contexto histórico aparte.

Para aclararles rápidamente queridos freakys: en 1971,  solo han pasado 3 años desde que la Ciudad de México conoció la tragedia, en que miles de vidas de estudiantes se perdieron en lo que se llama la matanza de Tlatelolco, y hacia 1971, las cosas no han cambiado mucho pese a que fueron muchos líderes estudiantiles (exiliados en Chile) que habían dejado regresar a su patria,  aún así, el terror sigue. Por otro lado, se produce un flujo de migración del campo a los centros urbanos en busca de mejores oportunidades de surgimiento económico. Esto, en el marco de la etapa en la economía mexicana conocida como “La docena trágica” que fue una etapa de doce años de crisis económica.

Con todo ese miedo de que algo podría pasar es que se desarrolla la historia de Cleo, una empleada doméstica que está a cargo de cuidar a 4 niños, hijos de una familia de clase media (que es un concepto más discutible) que vive en la colonia Roma, y cuyo día a día se desarrolla en esta casa en que es ella quien está más presente en la vida de estos niños, juega con ellos, les canta, los consciente, y de a poco se convierte en su confidente a tal punto que la relación individual que ella posee con ellos se llega a sentir muy genuina y te hace tomar consciencia de cómo funciona ahora el mundo en que muchos de nosotros quizá no hemos llegado a compartir tanto con nuestros padres gracias al costo de la vida.

La película si bien le da una voz a una presencia silenciosa en la forma de Cleo, también se toma en serio lo que es un problema que permanece no solo en México, sino que en el mundo: la diferencia entre clases sociales. Porque lo que se muestra ahí es que, por mucho que Cleo sea otra madre para los niños, es una persona que hace un servicio a esa casa. Se hace cargo de algo que desgraciadamente aún existe: la enorme deuda de desigualdad social, racial y de género con el México campesino e indígena, y no solo en México, prácticamente en todo el mundo. Lo dice el mismo Cuarón en una entrevista reciente:

“Probablemente fue mi propia culpa sobre la dinámica social, la dinámica de clases, la dinámica racial”, dice. “Yo era un chico blanco, de clase media y mexicano que vivía en esta burbuja. No tenía conciencia. Tenía lo que tus padres te dicen – que tienes que ser amable con la gente que es menos privilegiada que tú y todo eso – pero estás en tu universo de la infancia”.

Paralelamente también se nos presenta la historia de Sofía, la madre de esta familia que sufre también los embates de la vida porque sueña con que su armonía matrimonial y familiar se mantenga y el miedo crece ante un futuro desconocido al no saber qué va a pasar mañana, pero sabe que lo que tiene son sus hijos, por otro lado Cleo sueña entre la ropa limpia que se cuelga a donde da el sol, una vida plena con su enamorado pero de alguna manera no todo se ve tan bien, y a la vez ambas saben bien, que todo va a derrumbarse.

Porque al igual que con el imperio de Roma, aquí también se muestran caídas, la caída de la confianza, la caída de la seguridad, todos esos son unos embates emocionales demasiado potentes, porque todos los personajes de alguna manera esa capa de inocencia se les cae, y de alguna manera es Cleo quien los logra salvar y mantener a salvo, a la vez que los niños son los que le dan ese sentido a su vida, y hay escenas que de verdad te parten el corazón por lo bellas, pero plagadas de melancolía a través del blanco y negro de su imagen.

Pero lo hermoso de todo esto, es que ambas mujeres, aún así no sucumben. Ellas no bajaron los brazos y siguieron adelante. Porque pese a la caída, lo importante es cómo ambas se levantan. Y les podría decir más queridos freakys para que la vieran, pero prefiero no hacerlo porque quiero que la descubran por ustedes mismos y se deleiten con el film.

Alfonso Cuarón en una entrevista con Variety, mencionó que con esta película buscaba entender y poner las piezas de este rompecabezas en orden. Y la pieza fundamental en este rompecabezas es Liboria “Libo” Rodríguez, la mujer que lo construyó y crió desde que tenía 9 meses y que llegó desde el lejano pueblo de Tepelmeme del estado de Oaxaca. Y  admite, que a medida que creció comenzó a darse cuenta que Libo también era algo más que su guardiana y protectora, que era una mujer más con sueños y necesidades y es por eso que esta película se vuelve tan necesaria de ver, porque reconstruir una vida para verla es una cosa pero, reconstruir una vida de una persona a la que amas, es mucho más complicado de lo que parece. Sobre todo porque, fue Libo quien llevó al joven Alfonso a algo que marcaría un antes y después en su vida: el cine.

Pero nuevamente ahí Libo estuvo presente, una vez más. Porque acompañó a Alfonso en este proceso, haciendo visitas al set y contemplando cómo su vida se reconstruía ante sus ojos. Y a pesar del dolor que podían dar algunas escenas, sabía que era necesario tener ese dolor, porque al recordar es cuando uno se siente más humano, y después de ese llanto, viene el consuelo, y un calorcito en el pecho que es una nueva alegría para vivir.

Libo comenta que Alfonso le prometió que algún día la llevaría a viajar por el mundo y es lo que hemos visto en todas las premiaciones. Y se vuelve conmovedor el que ellos pese al tiempo, la relación se mantenga viva, y que se le rinda este homenaje a una mujer que lo crió y hizo quien es él hoy.

“Me siento muy orgullosa de que la película pueda producir estas reacciones y toque el corazón de todos”, dice con lágrimas en los ojos. “Si pudiera ser como una paloma mensajera de la paz que va por todas partes, ese sería mi sueño, porque eso es lo que siento dentro de mí. Me gustaría hacer algo por todos en el mundo entero”.

Y lo hiciste Libo.

ROMA, es un mazazo emocional, te encanta, te impacta, te conmueve, te da y quita una inocencia, te envuelve con su melancolía, te hace sentir una calidez muy grande porque nos recuerda algo importante que debemos tener claro, sobre todo en el contexto histórico en el que vivimos: al final familia es quienes uno siente que lo son. 

Gracias ROMA, gracias Cuarón, gracias Libo.

 

 

También queridos freakys creo que es importante que sepan que hoy,  17 de Diciembre a las 7:30 PM (hora de México o sea 22:30 hora de Chile) estaremos celebrando que las memorias de Alfonso Cuarón se hayan convertido en parte también de nuestras memorias. Para ello, se estará transmitiendo en vivo una conversación con el director a través de este enlace.

Comenta con Nosotros