Cuando se conquista el óscar a mejor director y el de mejor película uno siempre tiende a preguntarse: “¿Cuál es el siguiente paso?” Porque una cosa es seguro, después de los premios, las posibilidades de tener más de un proyecto son más que seguras, y la siguiente pregunta sería: ¿seguir en un proyecto hollywoodense? ¿Volver a tu tierra y seguir ahí?

Y en este caso con el director Alfonso Cuarón, es volver a hacer una película en su tierra natal después de 18 años del estreno de Y tu mamá también, escribir un guión y dirigir algo que sale desde sus entrañas. Y esa película que se va a estrenar es Roma.

Lo que más llama la atención de Roma es que está ambientada en la Ciudad de México de la década de los años 70,  algunos años después de una tragedia que se conoce como la matanza de Tlatelolco.

El contexto social, económico y político en la Ciudad de México que es el escenario de esta historia es bien interesante porque es cuando se produce un flujo de migración del campo a los centros urbanos en busca de mejores oportunidades de surgimiento económico. Esto, en el marco de la etapa en la economía mexicana conocida como “La docena trágica” que fue una etapa de doce años de crisis económica.

 

La sinopsis de esta historia nos presenta la vida de dos jóvenes empleadas domésticas que trabajan para una familia de clase media en la colonia Roma: Cleo (Yalitza Aparicio) y Adela (Nancy García García), ambas de ascendencia mixteca. Sofía (Marina de Tavira), la madre de la familia, convive con las largas ausencias de su esposo para criar a sus cuatro hijos, que Cleo trata de cuidar como si fueran propios a pesar de que pasa por un momento muy difícil.

Además, Cleo y Sofía están en una lucha silenciosa contra los cambios que afectan el hogar en un país convulsionado por el choque entre grupos paramilitares, protestas y matanzas estudiantiles, (como la matanza del jueves de corpus) a la vez que tejen un manto de amor y solidaridad en un contexto donde las clases sociales y distintos orígenes se entrelazan.

Así, podemos notar que esta es la historia más personal de Cuarón en que busca hacerle homenaje a las mujeres que lo criaron, las mujeres que lo protegieron en su infancia y que hicieron la persona que es hoy. Este es un guión que él escribió, filmó y fotografió, porque en esta ocasión no cuenta con su amigo y constante colaborador Emanuel “Chivo” Lubezki, y esa intimidad se nota en el blanco y negro de la imagen, en lo personal  y porque él mismo comentó a IndieWire:

“Generalmente, cuando trabajo con Chivo, hablamos en el set de las tomas y planeamos las escenas de una forma muy detallada, pero luego lo dejo solo y me concentro en otras partes de la producción. Con Roma estaba obligado a estar en el set, lo que me forzó a hacer distintas transformaciones y cambios sutiles a cada escena”. 

Si bien esta película será estrenada primero en el festival de Venecia, Toronto y Nueva York y también será estrenada por Netflix, porque de acuerdo a lo dicho por el mismo Cuarón quería que la cinta llegara a “la mayor cantidad de audiencia posible”.

La película llegará en diciembre a Netflix. Y los invito a que la veamos, porque de acuerdo al propio Cuarón: “Existen periodos en la historia que dejan cicatrices en las sociedades y momentos en la vida que nos transforman.”

Comenta con Nosotros