El pasado 16 de noviembre se lanzaron al mercado Pokémon Let’s Go Eevee y Pokémon Let’s Go Pikachu para Nintendo Switch, siendo el primer juego de la popular franquicia en llegar a la consola híbrida de la compañía nipona, por lo que desde su anuncio no estuvo exento de polémicas.

Pokémon Let’s Go, en sus ambas versiones se presenta como la mezcla perfecta entre nostalgia y nuevas tecnologías, al traer la historia y mapa de un antiguo juego, incorporando las mejoras gráficas y de jugabilidad actuales, agregando detalles del juego móvil de Niantic, Inc., Pokémon Go. La inclusión de este último elemento ayuda a triangular la experiencia Pokémon que se nos estaba entregando desde hace algún tiempo, pero esta integración fue la que generó la mayor cantidad de opiniones divididas con respecto al elemento que se sacrificó por dicha inclusión.

El nuevo Pokémon si bien nos cuenta una historia conocida en su gran mayoría, con excepción de detalles, cambia las clásicas batallas de captura por el sistema de la aplicación para smartphones, lo que para algunos resta atractivo del título, parece ser una forma hábil de acercar a nuevos jugadores y ayuda a crear una dinámica nueva, donde las pokeball se vuelven un elemento sumamente apreciado que debes conseguir cada vez que puedas.

Con el nuevo método de captura, la forma de conseguir pokemons de mejores estadísticas en realizar cadenas del mismo, las cuales nos vemos tentados a romper por el mismo juegos que en la cúspide de la racha hace aparecer cerca de nosotros aquel pequeño que nos falta para completar nuestra Pokédex. Si bien la acción se vuelve reiterativa, es mucho más rápida que la anterior y hasta refrescante.

La experiencia de nuestro equipo Pokémon no se ve afectada por el cambio de captura, debido a que se ve compensada por un incremento considerable en la cantidad de enfrentamientos contra otros entrenadores, lo cual da experiencia a los 6 integrantes del mismo en vez de solo a uno.

 

Lugares conocidos

Volver a Kanto es una experiencia que apela a la nostalgia, y es que todos aquellos que jugaron alguno de los primeros pokemon se sentirán atraídos por la belleza que trae esta reinterpretación con nuevos gráficos acorde a la actual generación de consolas. Más allá de eso, el factor que puede atrapar a muchos es la fidelidad a las historias emocionales contadas en su momento, especialmente una, que recordarás si lo jugaste en su momento y que te tocará el corazón si te acercas por primera vez a ella en este título. También durante la travesía se nos dan pequeñas referencia a Alola que son un golpe que ayuda a comprender este como un nuevo juego, o más bien un nuevo comienzo.

Relación con Pokémon Go

Otra de las cosas que se integran al título y nos trae devuelta a la realidad es el GO Park de Ciudad Fucsia, ya que las relaciones con la aplicación no se reducen a compartir métodos de captura.  La posibilidad de transferir pokemon desde Go a Let’s Go es posible solo con vincular ambos juegos, se seleccionan aquellos que se quieran transferir, los cuales no podrán volver posteriormente a Pokémon Go y quedarán en alguno de los GO Park disponibles para nosotros. Desde ahí podrán ser capturados o enviados a otro parque, aunque también en esta situación, los pokemon que salen del parque, no pueden regresar.

Eevee y Pikachu

Al tener ambas versiones, es posible notar que los protagonistas de esta historia lejos de ser nosotros como entrenadores, son Eevee y Pikachu en sus respectivos juegos, y es que nos acompañan desde un comienzo con particulares personalidades, dándonos la posibilidad de interactuar con ellos y generar una relación cercana con ellos que nos ayudará en la batalla. Además podemos vestirlos, poner accesorios e incluso son ellos quienes aprenden esas técnicas secretas que nos ayudarán durante la aventura.

Son ligeros cambios los existentes entre una y otra versión del juego, siendo la principal la distinta selección de pokemon salvajes que aparecen, los cuales son complementarios entre sí, como un incentivo al intercambio entre jugadores que tengan distintos compañeros.

No es necesario jugar solo

La intención de dar nuevos aires a todo lo que hemos visto de Pokémon se ve también reflejado en la opción de jugar en pareja, que se transforma en una dinámica totalmente distinta al jugar en solitario, con solo agitar un Joycon puedes integrar a un nuevo personaje a la aventura, la cual tomará como acompañante al primer pokemon de tu equipo disponible. Esta se volvió sin duda mi forma favorita de jugarlo, solo hay que tener consideración que al capturar en pareja, se gasta el doble de Pokeball.

Mandos y Pokeball Plus

Nintendo Switch desde un comienzo nos da la posibilidad de usar los Joycon a nuestra manera. En Let’s Go podemos jugar con la consola en su modo portátil usando todo el mando (modo en el cual no se debe mover los Joycon para la captura, ni tampoco se puede jugar en compañía), usando cada Joycon por separado, o con un accesorio que se suma con el objetivo de dar una experiencia completa, como lo es la Pokeball Plus.

El gadget posee dos botones, de los cuales uno también es un stick, a pesar de conectarse de fácil manera con la consola, no podemos limitar nuestra jugabilidad a ella ya que en más de alguna oportunidad tendremos que socorrernos de un Joycon para realizar acciones básicas del menú.  Lo más gratificante del dispositivo es la posibilidad de llevar junto a nosotros durante el día a un pokemon de nuestra elección, el cual emitirá sonidos, ganará experiencia y el juego nos recompensa con juegos tras el paseo.

Todas las Pokeball Plus vienen con un Mew Lvl.1  que nos es entregado en forma de regalo misterioso, siendo el comprarla la única forma de obtenerlo solo una vez y que si se llega a corta el internet o agotarse la batería durante el proceso, se pierde por siempre.

Al conectar el accesorio al smartphone, mi forma favorita, se puede apreciar más su utilidad ya que al contar nuestros pasos recoge ítems de Pokeparadas, ayuda a eclosionar huevos y ganar caramelos. Pero incluso en esta experiencia se ve opacada por el hecho de tener una batería de litio de solo 200 mAh que limita a solo algunas horas el tiempo de juego.

View this post on Instagram

Durante el último tiempo he estado probando la #pokeballplus para #pokemonletsgo y @pokemongoapp El accesorio además me permite sacar a pasear a algún Pokémon desde mi #NintendoSwitch 💕 Pronto estará arriba una reseña del juego y la pokeball en @canalfreak #gamergirl #kawaiigirl

A post shared by Marita Zúñiga 🌺 Periodista (@maritaaaz) on

Conclusión

El gran punto débil del videojuego que pude apreciar son las cortas horas de juego y poco post-game. El agregar nuevos detalles hubiera enriquecido la historia considerablemente y por su precio, no sé qué tan conforme se puede sentir uno con el contenido del juego en sí y dejando de lado la nostalgia.

Es un juego bastante sencillo e intuitivo que apela a la satisfacción de los jugadores de Pokémon de años y de aquellos nuevos cuyo primer acercamiento significativo fue con Pokémon Go.  Si lo tuyo es el competitivo simplemente este juego no es para ti y si esperabas un juego de largo aliento, tampoco creo que sea lo tuyo. Altamente recomendable para aquellos que disfrutaron jugando el antiguo y quieran revivir viejos tiempos a pesar de tener reducido tiempo, como también para niños.

Comenta con Nosotros