«El diablo muestra muchas caras ¿Cuántos cuerpos tiene?»

Un antiguo castillo en las cercanías de un antiguo pueblo alberga un sanatorio. En él están los seis peores asesinos del país, y una leyenda que se ha expandido a lo largo de las décadas.

De qué va la historia

En 1935 la situación en Checoslovaquia estaba a punto de entrar en una época de cambios violentos, así como el resto de Europa; mientras la tensión social y política aumenta, la atención de Viktor Kosárek se centra en el sanatorio Hrad Orlů, un lugar con bastante presupuesto y disposición para tratar en él a un grupo de enfermos mentales. Pero no se trata de cualquier grupo, sino de seis homicidas con terribles antecedentes; han descuartizado, desollado, violado y asesinado a múltiples personas, y se les conoce popularmente como los seis diabólicos.

Quien dirige el hospital es Ondrej Románek, con la asistencia de Platner y Krakl, formando un grupo bastante curioso. El doctor a cargo parece alguien amable y que pretende dar lo mejor para buscar formas de curar aquel instinto asesino, mientras que Platner muestra un marcado desprecio hacia los judíos y extranjeros en general y hacia los pacientes psiquiátricos en particular. Kosárek ha llegado hasta allí porque pretende poner en práctica sus estudios de psicología jungiana, que establece que se puede realizar un análisis del individuo mediante determinados procesos.

El trabajo que se ha propuesto es ambicioso, ya que su experimentación involucra introducirse en los aspectos íntimos de cada uno de los pacientes; debe sedarlos hasta cierto punto, y explorar en sus características personales, suprimiendo el ego para llegar hasta el yo principal, y en él localizar los elementos que llevaron a esa persona a cometer los crímenes que cometió.

Según la teoría de Kosárek, es posible llegar a individualizar en cada persona determinados rasgos que la sociedad interpreta como el mal, pero puede ser un impulso común a todos los seres humanos, con la diferencia en los otros de poder controlarlo o suprimirlo.

Su llegada al sanatorio no solo lo enfrenta a un lugar nuevo, sino que hace que sus propios demonios aparezcan; el bosque cercano al castillo le recuerda una tragedia de su infancia, y la presencia de ciertos elementos hacen que se sienta como un extraño, vulnerable y agobiado.

Mientras esto sucede, el inspector Smolák de la policía se enfrenta al que sin duda será el caso más difícil de su carrera: se han cometido crímenes horrendos en la ciudad, y el autor, que está comenzando a ser conocido como Delantal, parece querer emular las terribles acciones de Jack el destripador. El primer crimen con el que se encuentra es el de una mujer de acomodada posición, lo que lo obliga investigar todo a su alrededor. Delincuentes callejeros, ladrones, prostitutas y gitanos serán parte de su trabajo, pero también encontrar el origen de una curiosa cuenta de cristal en la escena del crimen, algo que podría llevarlo a un destino distinto de lo que espera.

Las investigaciones de Kosárek continúan, y pronto es evidente para él que hay algo más a sus suposiciones iniciales; está comenzando a creer que puede existir algo como una conciencia colectiva entre esas personas, un equivalente a un virus pero que en vez de afectar el cuerpo, lo hace a nivel mental. Eventualmente esta nueva teoría es apoyada por una serie de sucesos que no parecen tener explicación.

Por su parte, Smolák hace avances importantes en su investigación, pero no en el sentido que esperaba; descubre que un potencial culpable padece de algún trastorno mental, que lo lleva hacia un responsable que se presenta como un ser no humano. Su forma de trabajar es a través de métodos prácticos de búsqueda de pruebas y confirmación de datos, pero las cosas que empieza a ver se convierten en coincidencias imposibles, y lo imposible parece dibujarse como una respuesta.

Autor                           : Craig Russell

Género                        : Thriller

Análisis de argumento y trama

Este es un thriller que mezcla muy bien elementos de novelas criminales, así como de terror; presenta los aspectos fríos del trabajo detectivesco y el análisis psicológico, al tiempo que introduce elementos surrealistas paso a paso. Trabaja bien en mostrar cómo los caminos de los dos, policía y psicólogo, se cruzan antes que ellos lo sepan, y tiene un ritmo pausado, pero que es preciso para que las acciones u omisiones de los personajes tengan efecto en la trama.

La obra consigue ser incómoda por los relatos de los homicidas o la localización de pruebas, así como generar el sentimiento de anticipación por ciertos hechos que se revelan o se vuelven inevitables. Como se está explorando la mente humana, el relato se vuelve difuso, y exige analizar dos veces los hechos porque cualquier cosa puede tener más de una interpretación.

Puntos a destacar

-Ritmo creciente.

-Buen uso del contexto político.

-Descripciones detalladas y apropiadas para comprender la magnitud de los hechos.

-Un par de giros de tuerca que son verosímiles.

¿A quién la recomiendo?

A amantes del thriller y quienes no teman adentrarse en los oscuros pasajes de la mente humana.

Me despido, dejando la invitación para conocer dentro de pocos días el mundo de una nueva novela, sus facetas y mejores momentos.

Saludos y buenas letras.

 

Comenta con Nosotros