He hablado unas cuantas veces de Brooklyn Nine-Nine, la cual es, una de mis comedias favoritas. Lo he dicho una y otra vez después del año impresionante que tuvieron y que,  eventualmente, iba a llegar un día para hablar más en detalle de ellos y ¿adivinen qué? ese día es hoy, en que les diré, por qué deben verla.

Esta serie trata de las aventuras y peripecias de la comisaría 99 en Brooklyn atrapando narcotraficantes, ladrones y asesinos y compartiendo amistades, amores, rivalidades y dándonos mucha risa en el proceso.

Ahora se preguntarán ¿Cuál es su encanto? ¿Los personajes? ¿El show en sí? ¿El guión? La respuesta más corta sería decirles: si, por todo lo anterior. Pero, la respuesta más sensata sería decirles que, sumado a todo eso, es que usan la comedia de una manera más inteligente, y eso fue justamente lo que hace que cada capítulo que he visto me dejara con una sonrisa en mi cara a la vez que también uno se quede reflexionando al respecto.

En serio les digo que, si hay una serie que más ha sabido tocar temas sociales actuales de una manera natural, es Brooklyn Nine Nine, a lo largo de sus 5 temporadas ha sabido lidiar con temas que podrían ser sensibles, sobre todo en una sociedad como lo es la estadounidense.

Un ejemplo de ello es Moo Moo, el episodio 16 de la cuarta temporada en que muestran de manera dolorosa, frustrante pero sin perder el sentido del humor, como es que Terry (Terry Crews) sufre la brutalidad policial (siendo que él mismo es un teniente en un precinto de policía) por ser un hombre negro. El episodio muestra como Terry pese a lo fuerte que se ve, en ese minuto se ve disminuido y, a pesar de que intenta arreglar las cosas de la mejor manera, se siente frustrado al ver que los prejuicios por el color de piel continúan. Lo más interesante es que este capítulo lidia con el conflicto de la brutalidad policial con los afroamericanos con drama, pero a la vez comedia, porque hay momentos muy terribles con la frustración de Terry pero a la vez como todos lidian con eso y buscan ayudar a su amigo.

El año pasado se reveló que Rosa Díaz, (Stephanie Beatriz) era bisexual, y nuevamente el asunto, pese a ser una serie de comedia supieron manejar bien el tiempo y los diálogos y nos dieron una escena poderosa de como Rosa daba un paso adelante en decirles a sus padres quién es, aunque desgraciadamente no fue una noticia tan bien recibida por su madre, Rosa es acogida con todo el amor del mundo por su otra familia, su equipo.

 

Otro ejemplo es el Capitán Raymond Holt (Andre Braugher), de quién en sus flashbacks se muestra su lucha en los años 70 al ser el único policía gay y negro en su precinto a tal punto que en su primer día cuando lo ven llegar creen que “viene a entregarse”. Y por la actuación que ponen todos, uno efectivamente se ríe, pero cuando lo reflexiona, ve que esas cosas aún pasan, por lo tanto la lucha de Ray Holt, para hacerse valer como oficial y ser finalmente capitán de un precinto para cambiar las reglas desde dentro, es un gran arco, y por lo tanto también es un gran personaje. Además que tiene una excelente relación con su marido y vemos esas escenas de ellos interactuando, casándose, preocupados el uno del otro, y es un gran punto porque hay muchos shows en que no hay este tipo de escenas.

Y no es que sea solo con el Capitán, todos los personajes son maravillosos. definidos, imperfectos, pero que son una familia al fin y al cabo, y que todos lidian con sus problemas ya sea profesionales o personales.

Porque en un principio, los personajes podrían parecer casi estereotipos, pero créanme, eso es solo en la superficie, porque de a poco uno se identifica con ellos, los aprende a querer y te asombras de cómo ellos maduran con el paso del tiempo, como Jake Peralta pasa de ser un buen detective con un gran desdén por las reglas, a un buen detective más responsable que está dispuesto a ser un equipo y que siempre, siempre mantiene en alto el optimismo, o Rosa que pasa de la chica más ruda a dar los mejores consejos y de a poco abrirse más con su equipo, o Charles, el mejor amigo y fan de Jake que quizá no es el mejor en lo que hace, pero jamás se rinde o la tenaz y competitiva Amy, que con unos cuantos hermanos mayores destacar no le ha sido sencillo, pero sin embargo eso no la hace detenerse, más bien todo lo contrario, porque logra sus metas. Y ni hablar de la forma humana del emoji 100, Gina, que salva la navidad todos los años.

La serie cuenta con un set de personajes carismáticos, queribles, frágiles y sumamente humanos y ojo, no lo digo solo yo, sino también nuestro gordito azteca precioso, Guillermo del Toro que emitió un sentido tweet posterior a su cancelación.

Brooklyn Nine-Nine nos ha dado personajes humanos, hermosos, poderosos, imperfectos, vulnerables y majestuosos. De alguna manera B99 debe regresar y lo hará. Y estaré ahí para verlo. Y tengo la esperanza de que esta vez más gente lo verá. 

No solo él, celebridades como Mark Hamill, Lin Manuel Miranda (ya hablaré de ti querido) fueron personas que se mostraron devastadas ante la cancelación de la serie, y de hecho se formó un genial grupo en los que se autonombraron como Guardians of the 99. Tanto así que se dice que fueron ellos los que hicieron que la NBC pusiera sus ojos en la serie y decidiera salvarla.

 

Como mencioné antes uno de los puntos más importantes se debe a que es una comedia, sí, pero eso quita que sea una comedia que está en constante observación del contexto en el que vive y lo maneja con elegancia y muestra una postura sin ser irrespetuoso, temas como el estereotipo, sexismo, racismo, competencia, y ahora  el tema que será abordado será el #MeToo en la próxima temporada en un capítulo enfocado en Amy y que será, de hecho dirigido por Stephanie Beatriz (Rosa Díaz). La serie toma los temas relevantes pero no de una manera caricaturesca, sino que en serio, y nuevamente, esto es algo que otros shows no han sabido hacer, teniendo todos los elementos para hacerlo bien y sin embargo, no lo han hecho.

http://makomoriz.tumblr.com/post/157415946498/brooklyn-nine-nine-is-hyperaware-of-how-corrupt

¿Y saben la mejor parte? Es que la serie en ningún momento pese a todo se pone densa. Siempre es hilarante, si no te ríes del guión, te ries del slapstick (comedia física) de los memes que se han formado en torno a esta serie, o de las dinámicas entre los personajes y la química que tienen entre ellos o de sus cold opens que siempre dejan con una sonrisa en la cara. ¿No me creen? Les dejo este ejemplo.

Y es una serie que te puedes repetir más de una vez y te vas a reír igual, eso está más que garantizado.

Podría hablarles eternamente de esta serie pero creo que es mejor que la descubran por ustedes mismos mis queridos freakys, así que, los invito a descubrirla (está en Netflix), disfrutarla y ver que es un gran show, con gente muy talentosa que pone su alma en estos personajes que te harán sentir que pese a todo lo que venga se van a mantener firmes porque son una familia, que siempre, SIEMPRE estarán ahí cuando se necesitan.

 

¡¡NINE-NINE!!

Comenta con Nosotros