“Ningún ser es invencible “

El género que nos convoca es de larga data en las librerías y además en una fuente regular de nuevas historias y sus consecuentes adaptaciones a otros medios. Eragon es parte de este género y cuenta cómo el joven granjero inicia una batalla contra la amenaza de Galbatorix, aprendiendo las artes de la magia y espada en el trayecto, así como a conectar con Saphira y usar su conexión con la dragona.

Pero esta historia no trata acerca de él, sino que usa al joven líder para ayudarnos a conocer tres cuentos que están ambientados en el mismo mundo, pero con temáticas diferentes.

En un principio me costó entender hacia dónde iba todo esto; no he leído esta saga, de modo que mis conocimientos se limitaban a la película y algún análisis genérico de la saga literaria. Pero, tras entender que la participación del jinete de dragones es un puente para dar contexto global y además para dar por conocidas cuestiones geográficas y raciales, fue sencillo dejarme llevar por estos relatos; uno de pueblo, uno de una hechicera, y uno de la batalla contra un dragón. Si quieres, puedes conocer la reseña .

Es curioso cómo la fantasía épica logra contar nuevas historias sobre los mismos sucesos sin resultar agotadora; tenemos un pueblo asediado por un dragón y una joven que busca venganza, o una pequeña niña que no conoce el mundo y cree que un conflicto menor es el fin de todo, y aunque puede haber muchos lugares comunes como las distintas razas o los hechiceros, es en el carisma propio de cada personaje y en el tratamiento de la historia que reside el encanto de cada una de estas obras.

Es difícil que se nos cuente algo demasiado nuevo cuando hemos leído ya algunas de estas obras, por lo que se hace necesario contarnos de la vida de los personajes, sus sueños, esperanzas y limitaciones para comenzar con un buen pie y adentrarnos en este mundo; puede ser una historia pequeña que solo afecte a un personaje, o una epopeya perdida en el tiempo, pero el foco debe estar puesto en ponernos en situación y entender que los conflictos de cada uno van más allá de una historia central. Un personaje inocente, o uno terco, o alguien que quiere aprender sobre artes arcanas es un mundo en sí mismo, y su presentación es lo que consigue interesar, para saber cómo es que termina esa historia, y si es que termina o se convierte en el inicio de otra aventura.

¿Quieres comentar al respecto? Aquí hay un espacio disponible para dejar tus impresiones acerca de distintos conceptos presentes en las historias que visitamos mes a mes.

Nos leemos.

 

 

Comenta con Nosotros