Queridos freakys, es hora de hablar de Game of Thrones. 

Y es que la verdad a lo largo de sus ya siete temporadas (falta una por emitir) es que hemos visto muchas cosas: dragones, el desarrollo de las abdominales de Kit Harington, las sonrisas perturbantes de Littlefinger, la relación de Cersei y Tyrion Lannister con el vino, el épico “enfrentamiento valórico” entre Tywin y Olenna Tyrell, un poco de la red de informantes de Varys, traiciones, secretos y muertes, muchas pero muchas muertes.

Y hablando de muertes, HBO hizo una encuesta acerca de si tuvieramos el poder, ¿a quienes reviviríamos en la serie? Los resultados son interesantes, por decir lo menos.

Hay muchas muertes que, a lo largo de la serie han sido sumamente dolorosas y al público latinoamericano hay algunas muertes que los marcaron particularmente, ya sea por lo doloroso de la despedida o por lo memorable que era el personaje en cuestión, y de acuerdo a esta infografía, las muertes más dolorosas fueron las de Hodor, Catelyn, Robb, Khal Drogo, Olenna, personajes que les encantaría traer de regreso, lo que es sumamente comprensible. Pero también hay cosas que no tienen explicación, porque, extrañamente existe gente le gusta sufrir aún más, aunque no lo crean (tampoco lo creí posible) hay un porcentaje que le encantaría traer a Joffrey de vuelta en el mundo de los vivos.

Ya saben queridos freakys, siempre hay alguien que desea ver arder el mundo.

Como todos esperaban quien lidera la encuesta es el buen tío Ned Stark con un 37% de las preferencias. Esto puede ser porque su muerte es una de las que uno no se creía que podría pasar.

Hablando del buen Ned, recientemente en una entrevista con Entertainment Weekly y, de cara al estreno de la esperada octava temporada, Sean Bean (quien interpretó al patriarca de la familia Stark) habló acerca de porqué él siente que su personaje dejó un impacto tan grande no solo a los seguidores de la serie, sino también en sus hijos y otros personajes.

“Él es muy honorable, es muy honesto, es un hombre íntegro, y hace el trabajo sucio, como al principio cuando corta la cabeza del hombre.  Pero él es un hombre que es muy imparcial, y se atendrá a sus principios a través de lo fácil y lo difícil, independientemente de a quién se enfrente”.

Si recordamos bien, en su momento fue capaz de enfrentarse a su buen amigo Robert cuando vio con horror la matanza del resto de la familia Targaryen en King’s Landing, aquello le valió que no le hablara a su amigo por meses y solo fue capaz de volver a verlo en la tumba de su hermana Lyanna. 

Bean prosiguió:

“Para Ned, el ir a King’s Landing e involucrase con ese tipo de traidores, era algo a lo que no estaba acostumbrado, y ciertamente no a ese nivel. Creo que fue bastante trágico verlo despedazado por estas personas hasta que realmente estaba luchando y estaba profundamente involucrado”.

“En todo momento, mantuvo su honor y su integridad, y creo que eso es algo que los espectadores realmente tomaron en sus corazones. Es uno de los pocos hombres buenos. Fue el primer hombre bueno en  Game of Thrones, y se mantuvo así hasta el amargo final. Sus hijos e hijas han tomado esos valores por sí mismos, y es una serie mucho más rica por eso, por él”

Más allá de su triste final y de las malas decisiones que tomó, Ned era un hombre bueno que simplemente fue a un lugar muy malo. Pero a diferencia del legado de Tywin, el del Señor de Winterfell logró sobrevivir en sus hijos, que cada uno ha buscado honrar los valores que tanto él como Catelyn les impartieron por tantos años a través de un amor puro y fraternal, y eso es lo que marcará las decisiones de los Stark que quedan en esta octava temporada, incluyendo a Jon, porque sea como sea, quien lo crió, fue Ned.

Cuando cae la nieve y sopla el viento blanco,
el lobo solitario muere, pero la manada sobrevive.

Los Stark deben permanecer juntos en este invierno que promete arrasarlo todo.

 

Game of Thrones regresa el 14 de abril por HBO.

Comenta con Nosotros