«A menos que coja la espada, no puedo protegerte.
Mientras sostengo la espada no puedo abrazarte.»

Si hay algo que hemos aprendido con el tiempo es que hay dos conceptos que no deben mezclarse, estos son “animé” y “adaptación live action”. Porque la experiencia muestra que es una mala idea, cuando Hollywood mete sus garras obtenemos malos productos como Death Note que consiguió una segunda parte, El último maestro aire, Ghost in the Shell, y esa que no debemos nombrar… DBE. Las leyendas dicen que cada vez que se dice esas tres palabras en voz alta, alguien llora.

Y debo confesarlo queridos freakys: hacia julio, yo estaba asustada de lo que podría pasar. Porque la historia de estas dos palabras ha sido más agria que dulce. Sin embargo hay casos muy extraños en que las cosas se hacen bien. Este es uno de ellos.

Había hablado un par de veces de la nueva película live action de la serie Bleach, que teniendo muy poca promoción, era lo que intentaba mantener viva a la franquicia que es bastante interesante porque es uno de los mejores (y peores) casos en cómo uno puede caer y caer y al parecer sin levantarse, aún teniendo un gran potencial de historia.

Créanme mis queridos shinigamis, me encantaría escribirles en detalle sobre la caída de Bleach porque es algo que me concierne, ya que es una serie que leí sufrí con su manga, vi el anime y leí sus novelas, y mi pregunta sigue siendo que ¿como teniendo tanto potencial no fue posible de levantar? Pero eso quedará para otra ocasión. Hoy vamos a hablar de la película live action y que tal es.

La película es, a grandes rasgos, bastante buena, porque es una adaptación bien libre de lo que es el arco del Shinigami Sustituto y cuenta la historia de Ichigo Kurosaki (interpretado por Sota Fukushi) un estudiante común con cabello anaranjado, que va a la  escuela secundaria y en sus ratos libres se da de golpes con la banda de rufianes de turno al defender una tumba porque… bueno, ve fantasmas. Ichigo es huérfano de madre y vive con su padre y con sus hermanas.

En medio de este día aparece una misteriosa mujer vestida de negro, Rukia Kuchiki, quien es una shinigami (o cegadora de almas) que es la encargada en llevar a las almas o plus al otro mundo, y en el caso de que estas se contaminen y se transformen en Hollow, exterminarlas y purificarlas.

Cuando entonces aparece un hollow en la casa de Ichigo y este ataca a su familia, Ichigo decide que no puede quedarse con los brazos cruzados y procura ayudar a Rukia cuando está herida, y al no tener grandes poderes, pero poseer un gran potencial de energía espiritual, Rukia decide prestarle sus poderes para que Ichigo se transforme en shinigami. Pero algo sale mal, ya que Ichigo absorbió demasiado poder de Rukia, por lo tanto ella se encarga de prepararlo, para eventualmente, recuperar sus poderes.

¿Y qué tal entonces la película, Kobabebé?

Debo decirles que como adaptación, por supuesto que se toma muchas libertades, hay un orden de cosas que no se respeta mucho a como suceden en el manga, pero en mi opinión funcionan bien, porque eso hace que conectes mejor con el protagonista. Hablando del protagonista, una de las cosas que más agradezco en la interpretación de Sota Fukushi, en lo real que hace ver a Ichigo, al fin, tuve un Ichigo que no estaba de mal humor porque sí, sino que uno podía empatizar más con él. Uno de los reclamos más recurrentes a la hora de hablar de Bleach son que su personaje principal está demasiado garystuizado (en pocas palabras un personaje en extremo idealizado y que no tiene grandes defectos  y por lo tanto lo hace imposible de sentir empatía) y les estaría mintiendo si les dijera que ese es un aspecto que no terminó matando la serie. Por su parte, ver a Ichigo entrenar y esforzarse es uno de los aspectos que más valoro.

También me gusta mucho que lograron contar una historia que dura 8 tomos de manga, es decir desde The death and the strawberry hasta the blade and me, bastante bien, mostrando ciertos hitos del manga, lo cual yo pensaba que habría sido imposible de hacer, y todo eso en un lapso de más de una hora y media de metraje.

Por otro lado, los personajes estaban bastante bien captados, un acierto fue Hana Sugisaki, quien interpretó a Rukia Kuchiki, que se sabía que era fanática de Bleach y logró hacer muy bien a Rukia, desde su frialdad hasta su actuación de muchacha formal y ser “la nueva del grupo”.  Respecto a Rukia me faltó el hecho de que ella al vivir en el mundo real, comienza a interactuar y a tener amistad con otras personas, como Orihime, lo cual es crucial en su desarrollo como personaje.

Sumado a eso, los otros personajes están bien, me gustó la interpretación de Erina Mano como Orihime Inoue y Yu Koyanagi como Chad, quizá mi única queja respecto a ellos es que siento que sus personajes que son vitales en este arco, no se les dio más tiempo de desarrollo, lo cual es lamentable, porque como mencioné es en esta etapa donde se desarrollan los poderes de estos chicos, aunque agradezco el guiño de que algo comienza a despertar en ellos con los fluctuantes poderes de su amigo Kurosaki.

También me gustaron mucho la participación de Byakuya con Renji en la película (interpretados por Miyavi y Taichi Saotome) ambos muy bien caracterizados, sin embargo me da la impresión de que intervinieron demasiado pronto en la historia y quizá yo habría esperado un poco más para hacerlos entrar en acción, porque siento que le quitaron un poco de peso en la historia lo que iba a ser el reto de vencer al Grand Fisher, además de que muchos otros personajes se perdieron en pos de darles más tiempo a ellos.

Me quedan otras quejas más, ya a nivel estético, como el hecho de que el cabello de Orihime es importante en su arco de personaje, pero puedo entender que no había tiempo quizá para mostrar ese plot. Eso sí, a la hora de hacer la ecuación, esta adaptación live action me gustó y bastante porque si supo llevar el espíritu de la obra en un nuevo formato que supo respetar incluso la música medio happy punk que acompaña la serie y que en su momento hubiese compuesto el gran Shiro Sagitsu, aquí Yutaka Yamada supo captar esa esencia.

¿Mi recomendación? Vean y disfruten mucho de esta película que actualmente está en Netflix,  porque es raro ver una adaptación de acción real de un manga que se hace con cariño y con respeto y sirve de introducción a lo que es el mundo de Bleach, y espero que se logre hacer una segunda parte porque el final es algo que realmente no me esperaba y que es interesante ver que puede pasar a futuro. Los invito mis queridos freakys a que le den una oportunidad a Bleach; porque tuvo su estrepitosa caída de la que no se levantó, pero ante todo, fue una gran idea, con mucho potencial y que no por nada, llegó a ser uno de los tres grandes de la  Weekly Shonen Jump.

Comenta con Nosotros