La Tierra se ve amenazada por la especie extraterrestre de los Insectores, unos seres que se comunican telepáticamente y que se consideran totalmente distintos de los humanos, a los que quieren destruir. Para vencerlos, la humanidad necesita de un genio militar, y por ello se permite el nacimiento de Ender, el tercer hijo de una pareja en un mundo que ha limitado estrictamente a dos el número de descendientes. A los seis años, Ender es reclutado para ser adiestrado en la Escuela de Batalla, una estación espacial donde los niños superdotados son preparados desde su infancia para dirigir la próxima guerra…

La más famosa novela de ciencia ficción moderna: un clásico indiscutible, ganadora de los premios Hugo, Nebula y sr Chronicle de 1986.

Todo el que me conozca sabe que, desde que leí por primera vez el libro “El Juego de Ender”, soy una fiel seguidora de todas las sagas escritas por Orson Scott Card que están relacionadas con este maravilloso mundo de ciencia ficción. (Es amor verdadero). Ya han pasado 30 años desde su publicación y para celebrarlo han sacado una hermosa edición en tapa dura que tiene pequeñas ilustraciones al inicio de cada capítulo.

Puede que muchos de ustedes solo hayan visto la película, que para mi gusto fue una buena adaptación pero no profundiza en todos los temas que el libro nos presenta. A continuación les dejo la reseña que escribí la primera vez que lo leí (hace 4 años ) para que, si aún no lo han hecho, le den una oportunidad a esta adictiva historia que no es para nada una lectura ligera.

 

Reseña: Comencé a leer este libro sólo porque pronto se estrenará su adaptación cinematográfica, pero me llevé una grata sorpresa. Jamás pensé que me gustaría tanto la ciencia ficción.

La historia me atrapó desde la primera página. Al principio del libro, y de hecho al principio de cada capítulo, hay personas comentando sobre el futuro de Ender y de los planes que ellos tienen para él, eso hace que te intereses aún más en continuar leyendo.

Los introduzco un poco en la historia… Ender es un niño de 6 años (sí, es demasiado pequeño). Vive en una sociedad donde no está permitido tener más de dos hijos, pero dado que el mundo fue anteriormente atacado por los Insectores (alienígenas que parecen insectos gigantes) y que en su familia sus dos hermanos son niños genios (pero que tuvieron que ser rechazados para ser entrenados para la batalla por distintos motivos), a su familia se le permite tener otro hijo, El tercero, el pequeño Ender, y en sus manos está el futuro de la raza humana.

Ender entra a la escuela de batalla, donde entrenan a los niños para la guerra. Pronto comienza a demostrar su genialidad y a tener amigos y enemigos. A medida que aprende cosas lo van ascendiendo de puesto, y junto con esto, él va creciendo y “madurando”.

Me gustó la evolución de Ender a lo largo de los años, su cambio de personalidad y su forma de ver las cosas. A medida que leemos vamos perdiendo poco a poco al niño inocente de las primeras páginas. Orson Scott Card sabe como transmitir una verdadera evolución de un personaje.

Pero no todo trata de Ender, ya que en la tierra, su hermano Peter y su hermana Valentine, están trabajando juntos para apoderarse de la tierra. Suena extraño, pero no olviden que son niños genios. Me pareció bastante interesante esta historia pararlela, está bien narrada y es novedosa (por lo menos para mí).

Lejos lo más sorprendente de este libro fue el desenlace porque de verdad no lo vi venir, pensé que la guerra sería de forma distinta, algo más parecido a lo que pasa en nuestros tiempos pero no fue así, me encantó ese factor sorpresa. Me sorprendí y quedé un momento en shock procesando lo que había pasado.

El final me dejó un poco desconcertada pero supongo que esa es la idea para que sigamos leyendo los otros libros de la saga.

Completamente recomendado

Excelente

 

Comentarios