“No desees alejarte,
no pienses que esto es para siempre
Entre tú y yo puedo decir honestamente
Que las cosas pueden mejorar.”
And I guess why they call it the Blues – Elton John

  • Título original: Rocketman
  • Año: 2019
  • Duración: 121 min.
  • Dirección: Dexter Fletcher
  • Guión: Lee Hall
  • Música: Elton John, Matthew Margeson
  • Reparto: Taron Egerton,  Jamie Bell, Richard Madden,  Bryce Dallas Howard, Steven Mackintosh,  Gemma Jones, Tom Bennett, Kit Connor, Viktorija Faith, Charlotte Sharland,  Layton Williams, Bern Collaco, Ziad Abaza, Jamie Bacon, Kamil Lemieszewski, Israel Ruiz,  Graham Fletcher-Cook
  • Género: Musical. Drama | Biográfico. Música

Sinopsis:

La película, en clave musical, se centrará en la vida y obra de Elton John. El compositor y cantante británico es también uno de los productores del film.

Reseña:

La primera vez que escuché a Elton John tenía menos de 10 años. Era un sábado por la tarde y mi padre  me traía de regalo el CD de El Rey León y junto a eso, había comprado un CD player para la casa y puso un CD de grandes éxitos y me tomaba de la mano y me ponía a bailar con él. Por lo tanto, Elton John ya era una leyenda musical para mí,  y siempre supe que lo era. Me encantaba el hecho de que fuera tan amigo de las Spice Girls, y si le tomamos el peso a cada una de sus canciones estoy segura que más de uno tiene a unas cuantas en su playlist. Por supuesto que, dejó una gran marca en mi vida, y muchas veces me preguntaba ¿siempre ese señor se veía tan lleno de calma como lo veía en la portada de ese CD?

Pero la historia saben, es más complicada de lo que podemos ver. Y esta película es, sin lugar a dudas, entre las mejores cosas que he visto en lo que llevo del año.

Son muchos los sentimientos que me llenan al escribir esta reseña, porque es un cantante que ha formado parte de la banda sonora de mi vida y quisiera decir muchas cosas, que descuiden queridos freakys, no entraré en spoilers. Pero si son fans de Sir Elton John, créanme, no va a ser una sorpresa. Y a la vez lo va a ser. 

La historia nos presenta literalmente como Reggie Dwight se convierte en Elton, siendo un muchacho tímido con un talento increíble a la hora de componer, música, y cómo se comienza a desenvolver en un mundo que parece no comprenderlo, con padres lejanos que no le logran corresponder todo el amor que merece, y que ese anhelo de amar y ser amado lo usa para cada una de sus composiciones, que por supuesto, serán una pieza clave en el relato. Y el viaje lo vemos a través de los años, pero por sobre todo por sus emociones. Porque es el corazón de Elton John quien nos invita a ver como pasó de ser Reggie a Elton.

Porque, uno de los elementos que más, pero más me tomó por sorpresa y me deslumbró es como usan las canciones, porque, no es que se limiten solo a ponerle play, porque de hecho Taron Egerton y el resto del elenco las cantan (y muy bien por cierto, incluido Richard Madden quien dijo que cantar no se le daba bien…) pero no es solo en instancias de concierto, sino como parte del apoyo del relato, y las muestran de forma tan imaginativa, como que pudiéramos incluso, caminar  en la cabeza de Sir Elton en compañía de Bernie Taupin, amigo y constante colaborador que está ahí desde sus inicios y como es que conectan gracias a la música. Hay secuencias a medida que las canta que son sumamente emotivas y otras que son psicodélicas a tal punto que sientes que estás en un escenario de Broadway o el West End (que también tienen una conexión por ahí con el cantante), porque Sir Elton, quien está a cargo de producir la película hace un ejercicio de mirarse al espejo y contemplar la historia que lo ha llevado a este momento, cuando está ad portas de un tour de despedida.

También creo importante destacar en que cuando digo que Elton John  hace un repaso por su vida, lo hace en serio. Porque, en esta película dirigida por Dexter Fletcher, vemos cómo se alza su estrella, pero también vemos los vicios, las malas elecciones, la gente que te hace daño y cómo es que las heridas aunque se curan, hay cicatrices que pueden durar una vida. Pero también es una película sincera al mostrar quién es él;  cuando decide decir que es homosexual, y vivir siendo él pese al prejuicio, y vemos escenas explícitas, o sea, es así de sincera y se agradece mucho que no nos muestren una versión sanitizada del protagonista, sino más bien al contrario: nos presenta a un hombre que a veces, solo quiere no mirar al resto a los ojos, lo hace más humano.

Taron Egerton toma posesión del rol, en una versión impresionante, porque, imitarlo sería cosa sencilla, pero hace más que eso: lo incorpora, lo hace presente, y todo el elenco como Bryce Dallas Howard, Richard Madden y Jamie Bell entre otros está muy bien escogido y suena tan bien como la mejor de las armonías en un coro que está a punto de salir a una competencia.

Rocketman es un viaje a un espacio más grande del que pensábamos, porque es la vida de un niño, impulsado por el enorme corazón de su abuela, porque es ella la que ve a Elton antes que nadie. Es ella quien ve lo extraordinario en el niño que pensaba que no era nadie más. Y es ella quien le da las primeras herramientas para ir en un viaje que sabía que lo llevaría lejos. Rocketman es un espectáculo emotivo y creativo que querrás ver más de una vez y rebozarás de gozo cada vez, porque, después de todo, aún estamos de pie. 

 

Rocketman está a partir de hoy en las mejores salas del país, cortesía de Andes Films

 

 

Comenta con Nosotros