el-maestro-del-dineroSINOPSIS: Lee Gates (George Clooney) es un famoso conductor de un popular programa financiero : El Maestro del Dinero. Después de recomendar la compra de unas acciones que caen misteriosamente, Kyle, un inversionista que lo ha perdido todo (Jack O’Connell) toma como rehenes a Gates, a su equipo y a su eficiente productora Patty Fenn (Julia Roberts) mientras se transmite el programa en vivo. Gates y Fenn deberán encontrar la forma de mantenerse con vida a tiempo que descubren la verdad detrás de un entramado de grandes mentiras financieras.

[rating: 3/5]

RESEÑA: A veces la mejor forma de ir al cine es no saber nada de nada de la película, no ver trailers, no formarse expectativas. Esto es precisamente lo que me sucedió con El Maestro del Dinero, esta cinta dirigida por Jodie Foster (sí, también esto fue una sorpresa para mí, no porque me sorprenda que Foster dirija una película, mal que mal esta sería su cuarta producción, sino porque realmente no sabía hasta los créditos que era de ella) y protagonizada por dos actores que no se cuentan entre mis favoritos: los ganadores del Óscar George Clooney (Siriana, Los Descendientes) y Julia Roberts (Mujer Bonita, Erin Brockovich). Ambos me sorprendieron.

De un tiempo a esta parte, Julia Roberts me ha soprendido con muy buenos personajes. La actriz ganadora del Óscar ha ido dejando atrás paulatinamente sus múltiples roles en comedias románticas para ir tomando algunos proyectos bastante interesantes como Secreto de una Obsesión y ahora El Maestro del Dinero, roles que dejan de lado su llamativa apariencia para centrarse específicamente en su capacidad actoral y aunque no es de mis actrices favoritas como ya mencioné, creo que lo realizado en esta cinta me dejó una gratísima impresión, su personaje requería una fuerza muy grande pero siempre dentro de los parámetros más cercanos a la realidad, que, a opinión personal, logró con creces. Un caso parecido tenemos con George Clooney quien tampoco es mi actor favorito (¿será que aún no lo perdono por Batman y Robin?) pero lo cierto es que su desempeño es más que correcto, es un personaje principal que a su vez está pensado para que sea un poco pesado y pedante, está muy bien trabajado y, sin dudas, se nota que hay bastante química profesional entre él y Roberts, aunque esta vez no haya un lío amoroso (por suerte) entre ambos. Sin embargo, quien se lleva todas las miradas es Jack O’Connell (Inquebrantable), quien es capaz de interpretar a un hombre común, con el cual es fácil sentirse identificado y sentir cierta simpatía, pero que repele a su vez con una actitud de desesperación que nos hace preguntarnos ¿podríamos llegar a esos niveles de desesperación para mandar un mensaje?, tiene bastante química con su compañero de escena.

Lo importante de este thriller es que no busca ser lo que no es, no pretende brillar ni ser ambiciosa, a pesar del elenco de estrellas que tiene a su haber. Es humilde y directa en su propuesta y eso es agradable. Con toques de humor, de drama, el guión se enfoca y entrega lo que promete, siempre centrado en sus personajes. En este respecto, hay que decir que estando centrada en sus personajes principales yo habría esperado algo más de profundidad en la relación que se establece en estos, pero la verdad, y pensándolo bien, la idea de mantener esto también simple deja esa sensación de que en realidad somos uno más de los espectadores del circo de los medios que nos propone este filme. No es una cinta con un gran presupuesto, pero sabe sacar partido a su sensación de encierro y mantiene siempre la tensión, esa que se encuentra contra el tiempo, cuyos giros sorprenden y que se va intensificando en la medida que pasa el metraje.

El Maestro del Dinero es una película recomendada para todos aquellos que les gusten los thrillers intensos, que te mantienen al borde del asiento, los que busquen una crítica al sistema no solo financiero sino a nuestra realidad moderna que “banaliza” todos los problemas, incluso los más graves, y los convierte en un “circo romano”. Nada nuevo bajo el sol, pero muy entretenida. Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Muy buena

Erika Moreno I.

Comentarios