SINOPSIS: Theodore es un escritor solitario que consigue el nuevo sistema operativo con inteligencia artificial y en esta nueva compañera encontrará la oportunidad de abrir su corazon.

RESEÑA: Ha llegado por fin a nuestra cartelera nacional la aclamada cinta del director y actor Spike Jonze, protagonizada por Joaquin Phoenix: Her, la vimos y te contamos todo, sin spoilers, aquí en tu Canal Favorito.

Esta es una cinta profundamente humana, que explora intensamente nuestras necesidades como seres humanos, nuestros más profundos secretos, miedos y deseos. Es íntima, extraña y acogedora en muchos niveles, es una mirada descarnada de aquello que hoy nos aqueja, de aquello que hoy somos o estamos en proceso de ser. Cómo, a pesar de la tecnología avanzada que nos rodea, buscamos y queremos las mismas cosas que hace siglos atrás, el contacto con otro ser humano, ser querido, no estar solo. No importa cómo ni donde busquemos, eso que nos hace humanos está ahí. Son esos sentimientos lo que son explorados por el director Spike Jonze, una sumergida en las profundidades de aquello que nos refleja y de aquello que somos en realidad.

Sin embargo, es también una mirada hacia el futuro, ese futuro cercano que nos espera a la vuelta de la esquina y tal vez una alerta para abrir los ojos y que miremos lo que estamos por construir. Porque en Her podemos ver el desarrollo de lo que significaría precisamente la Inteligencia Artificial más allá de la ciencia ficción, como el sistema operativo llamado Samantha va a adquiriendo vida y humanidad y ayuda en su desarrollo a nuestro protagonista a encontrar la suya, pero a la vez se va desarrollando más allá de lo que cualquier ser humano puede, sin limitantes de espacio o tiempo y la va convirtiendo en algo mejor que un ser humano. Ambos son proyecciones del otro, Samantha es una parte de Theodore, es un reflejo de su camino como ser humano, como entidad viviente que abre los ojos para mirar el mundo por primera vez en los ojos de un sistema operativo.

Puede parecer una premisa simple e incluso ridícula para algunos, pero la historia está tan bien contada, tan bien armada y tan bien actuada que emociona, nos hace creer que puede existir amor entre un ser humano y un sistema operativo, un amor que va más allá de la necesidad básica del ser humano de interrelacionarse con otros como él.

HErEsta es de esas cintas que pueden tener muchas lecturas y que puede ser analizada de diferentes maneras según quien la vea, en el caso de esta humilde comentarista, me hizo pensar, además de lo que ya mencionado, en cómo hemos dejado nuestras vidas en manos de nuestros computadores, de nuestros dispositivos móviles, ellos nos conocemos profundamente, conocen nuestras fotografías, nuestra música favorita, las conversaciones que tenemos con los que amamos, lo que nos gusta y lo que no, en cómo nos hemos convertido en seres virtuales y cómo esa transformación podría llevarnos a lo que sucede en este filme.

Respecto a la actuación, debo decir que como siempre Joaquin Phoenix (Gladiador, Señales) no decpeciona, todo el peso de la cinta, literalmente todo el peso, está sobre sus hombros, sobre sus reacciones, sobre su capacidad para entregar emociones, para que sintamos como él y seamos parte de su viaje. En ese sentido la voz de Scarlett Johansson (Avengers, El Gran Truco) y la atmósfera que se crea en torno a ella nos hace “verla” en pantalla aunque la oigamos solamente, así como Theodore, podemos sentirla viva y presente, real. Ese es el triunfo de esta cinta, hacernos ver aquello que no vemos y hacernos creer que es real y emocionante.

La puesta en escena es vanguardista y seguramente puede que algunos no conecten con ella o no logren entender, pero su originalidad y lo envolvente que resulta, logra conectar con el público en su extraña e íntima calidez.

No hay mucho más que agregar, Her es una experiencia personal y cada espectador debe vivirla según sus propios criterios y sentirla según su propio interior. Lo único que puedo decir es que extremadamente recomendable y única, un viaje extraño y maravilloso por aquello que nos hace humanos. Pero como siempre, son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Excelente.

Erika Moreno I.

 

 

Comentarios