El cine latinoamericano vive tiempos especialmente fructíferos y en este respecto el cine argentino se destaca por sus geniales y galardonadas producciones.

El ganador del Óscar Armando Bo por Mejor Guión con Birdman de Alejandro González Iñarritu llega con “Animal” una película que ha cosechado excelentes críticas en el país vecino y que llega en agosto a nuestra cartelera.

En este thriller dramático, Guillermo Francella interpreta a un hombre que parece tener la vida ideal -familia perfecta, trabajo bien remunerado, chalet de dos pisos- hasta que necesita un trasplante de riñón. El donante no aparece y, para sobrevivir, deberá apelar a sus instintos más primarios.

Al despertar, un hombre se calza las zapatillas que dejó anoche al borde de la cama, se cepilla los dientes, va habitación por habitación para asegurarse de que sus hijos se levantan y baja las escaleras para reunirse con ellos en la cocina y compartir el desayuno. Besa a su mujer, tacha en el calendario un día más sin fumar y sale a correr por el paseo marítimo de Mar del Plata, la ciudad costera más popular de Argentina. Un reloj de pared marca el ritmo de la vida ordenada de Antonio Decoud (Guillermo Francella) y su acomodada familia en el plano secuencia con el que Armando Bo arranca Animal. Marcará después las noches de insomnio y el descenso a los infiernos cuando todo se resquebraje ante la irrupción de la enfermedad.

Escrita por Armando Bo y Nicolás Giacobone, la pareja creativa que se alzó con un Oscar por Birdman (2015), la película expone a Antonio a una situación límite: la necesidad de conseguir a un donante de riñon. Tras conmover con su ópera prima en 2012, El último Elvis, el argentino golpea al espectador en su regreso a la gran pantalla. ¿Qué es capaz de hacer un ser humano cuando tiene miedo a morir? ¿Qué están dispuestos a sacrificar sus hijos y su mujer para que sobreviva? ¿Qué emerge cuando nos despojamos de todas las máscaras?

Comenta con Nosotros