Simplemente, esto no necesita introducción. No hay ser en el planeta que no se haya enterado de esta odisea que comenzó hace casi 40 años, y que dio un giro sorprendente en 2012 cuando, ahora en manos de Disney, se anunciaba que la saga que George Lucas había dado por terminada en 2005 continuaría con nuevas aventuras. Y ahora, aquí estamos… Ya hemos visto el Episodio VII (VII… aún suena como un sueño imposible, ¿no?). Ya conocimos a la nueva generación de héroes, y te queremos contar nuestra sensación, de la guata, como fan tanto como comentarista, y por supuesto: TOTALMENTE LIBRE DE SPOILERS. Señoras y señores, esto es “El Despertar de la Fuerza”.

 

starwars2
[rating: 4/5]

Primero lo primero: reitero que nos esforzaremos por hacer este comentario sin spoilers, pero obviamente si no quieres saber nada de nada, si no has visto los trailers y TV spots, y si quieres llegar totalmente en blanco a la cinta, no corras el riesgo. Dicho esto: “El Despertar de la Fuerza” es una aventura visual colosal, prolija, audaz… un regreso a casa con viejos conocidos y (lo más importante), nuevos rostros que seguramente nos acompañarán durante varias aventuras más. Sin entrar en grandes detalles, han pasado 30 años desde “El Regreso del Jedi” y poco ha cambiado. Las cosas no han salido como nuestros héroes planeaban, y el Imperio Galáctico continúa vivo en la forma de la llamada “Primera Orden”, un grupo guiado por el místico y misterioso guerrero de la Fuerza Kylo Ren en su obsesión por dar caza a quien fue responsable de la caída del Emperador. Mientras tanto, en la vereda opuesta la Princesa Leia, líder de un grupo llamado “La Resistencia”, espera a su piloto de confianza Poe Dameron (un as espacial, una suerte de nuevo Han Solo interpretado con gran encanto por Oscar Isaac) que traerá a sus manos a un pequeño droide (el adorable BB-8) que contiene información que resultará vital para derrotar a la Orden (¿les suena conocida esa historia?). Es en su camino en que el azar (o más bien el Destino, como suele ser en estas leyendas) unirá a varios personajes insignificantes destinados a algo más grande: Finn (John Boyega), un stormtrooper arrepentido, y Rey (Daisy Ridley), una chatarrera del lejano planeta Jakku. “El Despertar de la Fuerza” hace un maravilloso trabajo en presentar a estos nuevos personajes: son divertidos, con encanto y cierta sensación de tridimensionalidad que te hace quererlos rápidamente. Al mismo tiempo, los viejos conocidos aportan la cuota de nostalgia y emoción geek perfecta. Son importantes (especialmente Han Solo, a quien veremos harto en acción), pero dejan respirar a los nuevos elementos y los acompañan durante el relato. En cuanto a lo técnico, J.J. Abrams no se arriesga más de la cuenta: los diseños de las naves y mundos se alejan de la innovación y se alimentan de lo conocido, aunque el creador de “LOST” si aporta su visión dinámica, con buenas cuotas de humor (un elemento que siempre ha sido parte de la Saga) y se permite ciertos lujos fílmicos inéditos. “Star Wars” nunca ha sido una pieza muy compleja en cuanto a su lenguaje cinematográfico (amplios planos descriptivos, un montaje sencillo), pero J.J. hace suyo el patio con planos detalle y cortes vertiginosos que le dan una nueva (pero bienvenida) textura visual al relato. En cuanto a la estructura narrativa, es donde personalmente sentí algunos reparos en este, por lo demás, sabroso viaje. Como ya comentaba, mucho del esqueleto de la trama está inspirado en la base del Episodio IV, lo que nos lleva a buenos tiempos pasados pero a la vez vuelve la historia algo predecible (especialmente en lo relacionado al plan de la Primera Orden). La trama es sencilla (tal vez un poco mucho) y J.J. no se esfuerza en establecer demasiado trasfondo a las facciones que se enfrentan en esta aventura. Los buenos son los buenos de siempre, los malos también. Hay grupos con nombre nuevo, pero no entramos mucho a entender su historia y como llegaron a ser. Está bien, lo entiendo: muchos detestaron las divagaciones políticas sobre impuestos y comisiones de las precuelas, pero ¿Costaba tanto desarrollar un buen contexto, un escenario para toda esa hermosa acción? Donde también me sorprendí al encontrar flaquezas es en el soundtrack. John Williams es un genio, probablemente uno de mis ídolos supremos en la Historia del Cine, y el gestor de la identidad de “Star Wars”. Sin embargo, mientras las tan odiadas precuelas resultaron en maravillosas piezas musicales como “Duel of Fates”, “Across the Stars” y “Battle of the Heroes”, no podría tararearles una sola pieza nueva de “El Despertar de la Fuerza”. Eso no quiere decir que la música falle, no. Pero no destaca especialmente tampoco, excepto cuando recurre a sus hermosos y clásicos motivos. Tal vez el gran Williams nos tiene malacostumbrados.

starwars1

En resumen: siento que “El Despertar de la Fuerza” es un inicio. Muchas preguntas quedan inconclusas, y queda mucho por saber sobre el background de nuestros nuevos héroes y sus grupos. En cierto sentido, J.J. logra personajes queribles, aventura pura y nostalgia a granel, y triunfa en los grandes aspectos que generalmente se les crítica a las precuelas de Lucas. Sin embargo, si hemos de encontrar defectos en este Episodio VII, es precisamente en algunas de las áreas donde las precuelas acertaron en su tiempo (porqué si: las precuelas hicieron algunas cosas bastante bien).

 

Después de ver “El Despertar”, mi ranking personal de “Star Wars” ha quedado así, de momento:

 

– V: El clásico inmortal, elegante y dramático.

– III: El cierre de la tragedia, poderoso y emocionante.

– VI: Una favorita personal: aventura y la mejor batalla espacial de la saga.

– VII: Un nuevo comienzo, rostros nuevos y regreso a la aventura.

– IV: La que lo inició todo.

– I: Bastante divertida, aunque muchos la renieguen (ese duelo final…)

– II: Herida por sus actuaciones y narrativa errática, per un buen misterio igual.

 

¿Cuál es el tuyo? ¿Ya viste “El Despertar”? ¿Qué esperas, si no? Comparte tus opiniones, porque “Star Wars” continúa, el gran mito crece y ha llegado para quedarse.

Comentarios