Una película impecable que hace pasar al espectador por muchas emociones diferentes: suspenso, terror, aventura. Es como si hubieran tomado Stand By Me (Cuenta Conmigo) de Rob Reiner, los Goonies de Richard Donner y le hubieran agregado algo de The Lost Boys (Generación Pérdida) y otras películas de monstruos ochenteras, con sangre, mucha sangre y Payasos.

Una película redondita, IMPERDIBLE que ojalá si el tiempo y los recursos dan, ideal que se vea más de una vez en el cine a lo grande como se merece.

Director: Andrés Muschietti
Reparto: Bill Skarsgård (Atómica, Hemlock Grove), Finn Wolfhard (Stranger Things), Javier Botet, Jaeden Lieberher (Midnight Special), Jeremy Ray Taylor, Sophia Lillis, Finn Wolfhard , Wyatt Oleff, Chosen Jacobs, Jack Dylan Grazer y Nicholas Hamilton.

Sinopsis:

Cuando los niños comienzan a desaparecer en la ciudad de Derry, Maine, un grupo de niños pequeños confrontan sus mayores temores al enfrentarse a un malvado payaso llamado Pennywise, cuya historia de asesinato y violencia data de siglos.

Reseña:
Para quién ha leído el libro de Stephen King o bien creció en la década de los 80, el sólo saber que el remake de IT estaba en proyecto fue en su momento una noticia emocionante. Para mí que leí el libro y vi la miniserie de los años ochenta (que posteriormente se acortó y se pasó en Tv como película), fan hasta la médula, saber que el director detrás de esta adaptación era nada más y nada menos que Andy Muschietti (Mama) la expectativa fue aún mayor.
Siempre una adaptación de un libro al cine es una tarea difícil al tratarse de diferentes formatos. Más aún si ya hubo un intento anterior pues uno tiende siempre a hacer comparaciones aunque sea en forma inconsciente. En mi opinión personal, “lt, El Payaso Asesino” uno de los nombres de la primera adaptación a la Tv, no hizo una buena tarea y peor aún, envejeció mal. Pero no puedo dejar de reconocer que marcó a una generación, tanto, que muchos adultos hoy que vieron la película siendo adolescentes o preadolescentes en esos años, tienen o tuvieron miedo a los payasos por ese film. De hecho, desde esa miniserie para televisión, los payasos comenzaron a tener mala fama y a ser vistos con otra cara.
El mismo Stephen King ha declarado en más de una entrevista, que este libro es una historia muy personal donde narra sensaciones de su propia infancia/adolescencia. Es con esta novela junto con la historia de El Cuerpo, que el escritor dio por superado y cerrado el ciclo de su proceso a ser adulto. En mi caso, me inspiro mucha ternura y nostalgia, recuerdos de infancia y la pérdida de la inocencia.
El libro en que se basa la película describe dos períodos diferentes y este Capítulo Uno como denominó a esta cinta Muschietti, corresponde a la historia de los personajes siendo niños/adolescentes. Es una película entonces acerca de cómo cuesta encontrar un lugar en el mundo, donde este “Club de los Perdedores” experimentan sensaciones tan propias de su edad, iniciando su paso a la vida adulta, perdiendo su inocencia.

En este caso, no puedo dejar de aplaudir al director y guionistas. Como lo dijo King, quién dio el visto bueno a la cinta: Todo está en los personajes. En verdad es así, lograron perfilar personajes maravillosamente, a los que es fácil querer y empatizar. La inocencia y curiosidad, la sensibilidad propia de niños sin malicia. Sufrí con las primeras secuencias, pero porque uno se compromete con los personajes y su pureza, entonces pese a saber lo que pasaría, ¡no quería que ocurriera!
La película también toca otros temas como el duelo, el bullying, el abuso infantil y lo difícil que es encontrarse y pertenecer en una edad con tantos cambios.


Amé la película de inicio a fin. El casting es perfecto y cada personaje encaja como anillo al dedo con su actor. Pero me saco el sombrero con Bill Skarsgård ¡maestro! Es un talento que con solo 27 años ha hecho muy buenos trabajos y en este caso realmente es aterrador e intimidante. Me sorprende que siendo un chico con un rostro tan bello y particular, logre una interpretación tan impresionante. Me atrevo a decir que supera Tim Curry en su personificación.


Personalmente no me asusté tanto, más que en un par de escenas, pero la audiencia de la premier realmente se aterrorizó y saltó bastante durante gran parte de la película. En mi caso conozco bien la historia y por lo tanto ya sabía lo que pasaría, tal vez por eso mis saltos fueron menos. Por este motivo creo que los fanáticos del libro disfrutarán diferente la película que aquellos que no lo han leído al ver el film. En todo caso la película se sustenta por si sola, por lo que no es necesario haber conocido la historia para entender la trama para nada.


Me encantó la forma que fue recreado Derry, habiendo conocido en primera persona los lugares donde se inspiró King para la historia, me sorprendió y en más de una ocasión una lagrimita ñoña escapó de mi ojito. Derry, tal como se describe en el libro, es Bangor, Maine. Si bien hay sutilezas propias del director y otras licencias que se dio el autor en la novela, recrean muy bien Maine y Bangor en verano. La película me transportó a Bangor en verano, con guiños a lugares específicos como el parque Acadia (cerca de Bangor o Derry), el centro del pueblo y ese ambiente de ciudad campestre donde el tiempo se detiene… uno de los grandes aciertos de la producción de la película que se filmó en Canadá.


Los protagonistas en su ternura, apelan a la nostalgia del espectador, pero también mediante eso se incorpora mucho humor en las secuencias. Un humor de niños, pero que es transversal y llega a diferentes edades haciendo que la tensión baje en los momentos precisos.
Es una muy buena adaptación en mi humilde opinión, los temas complejos del libro los logran insinuar bien y el adulto los capta. Otros los cambiaron en función de la imposibilidad de recrear algunas escenas por su violencia. De hecho la calificación para mayores de 14 en Chile se debe principalmente por su violencia hacia niños.


Una película impecable que hace pasar al espectador por muchas emociones diferentes: suspenso, terror, aventura. Es como si hubieran tomado Stand By Me (Cuenta Conmigo) de Rob Reiner, los Goonies de Richard Donner y le hubieran agregado algo de The Lost Boys (Generación Pérdida) y otras películas de monstruos ochenteras, con sangre, mucha sangre y Payasos.

Puede ser que particularmente no me asustó tanto porque ya crecí y no le temo a los payasos, pero me mantuvo pegada al asiento y voló mi cabeza con elementos de terror clásico y otras innovaciones. Una película redondita IMPERDIBLE que ojalá si el tiempo y los recursos dan, ideal que se vea más de una vez en el cine a lo grande como se merece. Desde este jueves 7 de Septiembre : TODOS FLOTAMOS…

 

Comentarios