Sinopsis: Fernando Karadima, párroco y líder de la Iglesia más poderosa de la clase alta chilena, entre los años 80 y los 2000, es considerado un “Santo” en vida. Thomas, un adolescente en busca de su vocación, encontrará en el sacerdote a su Director Espiritual. Durante 20 años, Thomy vivirá paulatinamente en carne propia los abusos físicos y sicológicos por parte del cura, hasta decidir hablar y enfrentar las redes de poder que protegen al cura y desenmascarar definitivamente al verdadero Karadima bajo la envestidura de representante de Dios en la Tierra.

[Rating: 4/5]

Ya se encuentra en cartelera la película El Bosque de Karadima, cinta chilena basada en hechos reales que, creo, no son desconocidos para ninguno de nosotros.

El-Bosque-de-Karadima-600x376

La historia se enfoca en Thomas Leyton, un joven que, desde el momento en que va por primera vez a la parroquia El Bosque, queda cautivado por el Padre Karadima. El joven está pasando por un mal momento y encuentra en la iglesia un lugar al cual pertenecer, un hogar. Esa debilidad que representa Thomas será justamente de lo que se aprovechará Karadima para comenzar con los abusos.

Iremos viendo como cada año las cosas empeoran entre ambos y como evoluciona el personaje de Thomas, llegando a ser un adulto con un grave trastorno, completamente sometido al sacerdote y sin identidad propia.

Tratar el tema de la religión siempre es complejo, en la mayoría de las películas se tiende a dejar a la iglesia muy mal parada o, por el contrario, se suele alabar demasiado y eso claramente molesta a la gente no religiosa. En esta cinta se aborda el tema de manera ambigua. Se culpa solo a los implicados y no se generaliza hacia la religión, de hecho se nos muestran tanto personajes buenos como personajes malos pertenecientes a la iglesia católica.

Para la mayoría, la devoción con que Thomas y su mujer trataban a Karadima puede parecer ridículo. Llegar al punto de darle a otra persona absoluto poder sobre tu vida y tus decisiones es una locura, pero hay gente que lo hace. Especialmente años atrás en donde las costumbres eran muy distintas a lo que conocemos hoy en día.

2-EL-BOSQUE-DE-KARADIMA

Es bastante fuerte hablar de abuso sexual por parte de un religioso, un ser que se supone representa todo lo bueno y su deber es guiarnos a ser mejores personas. Las escenas de abusos fueron hechas de forma respetuosa, o sea su objetivo no es jugar con el morbo de la situación sino que, lo que quieren es mostrarnos la crueldad de esos hechos, el daño que causaban en la mente de los abusados. De todas formas cada una es bastante chocante, te llena de rabia y tristeza.

Tenía mucho miedo de que, como en típica película chilena, se abusara de los desnudos y el sexo, porque parece que esa es la fórmula favorita de los directores hoy en día. Pero agradezco que no haya sido así. El Bosque de Karadima es una cinta seria, hecha con respeto hacia los implicados y que nos quiere recordar un hecho terrible que sucedió hace unos años en nuestro país.

Me impactó bastante ver lo vulnerables que somos en nuestros momentos más tristes y oscuros. Thomas era tan inocente que no era capaz de distinguir lo que le sucedía,afiche-el-bosque-de-karadima_phixr (1) para él todo era algo que se merecía. Una de las frases que representa mejor su situación es : “No tenía voluntad propia. No me arrebató la libertad, yo se la fui entregando”.

Para mí, esta es de esas películas que te hacen pensar y analizar el mundo en el que vivimos. Es una historia que vale la pena ver y de paso podemos aprovechar de conocer que ha sucedido con este caso y con sus implicados.

Me gustaron mucho las actuaciones, tanto Pedro Campos como Benjamin Vicuña interpretan de forma excepcional a Thomas, pude notar su sufrimiento, su dolor, su vergüenza y su miedo. Y en cuando a Luis Gnecco, su papel como Karadima fue simplemente impactante.

Como dato extra, les cuento que la trama de la película está basada en la historia que vivió el médico James Hamilton.

El Bosque de Karadima es una cinta fuerte que trata un tema muy complejo. Se las recomiendo completamente, a mí me encantó.

Comentarios