“Desde el punto de vista de la evolución, el recurso de la venganza se ha revelado tan eficaz que solo los más vengativos de nosotros han logrado sobrevivir. Vengarse o morir.” (Némesis, Jo Nesbo)

Sinopsis: ¿Cómo atrapas a un asesino cuando tú eres el principal sospechoso?
En la cuarta entrega de la serie, el atormentado detective Harry Hole tendrá que cruzar la línea que separa lo legal de lo ilegal para resolver unos crímenes que no son lo que en un principio parecían.
Las cámaras de seguridad de un banco captan cómo un atracador dispara a bocajarro a la cajera tras un extraño intercambio de palabras. El detective Harry Hole se hará cargo de la investigación, con la ayuda de Beate Lonn, una de las investigadoras más desconcertantes del cuerpo de policía, capaz de identificar rasgos faciales mucho más rápido que cualquier programa informático, pero incapaz de moverse en sociedad.
Todas las pesquisas remiten a Raskol Baxhet, un legendario atracador. Sin embargo, es imposible que sea el culpable porque cumple condena en prisión. Y, mientras los atracos se suceden cada vez con más virulencia, Harry se mete en líos. Una mañana amanece en su piso con una resaca horrible que le hace revivir viejos temores. La noche anterior había quedado con una antigua novia que aparece muerta. Él es el principal sospechoso, a menos que logre aclarar qué ha hecho durante esas últimas horas de las que no recuerda nada.
¿Hay alguien dispuesto a tenderle una trampa y culparle de la muerte de Anna?

Reseña: Hace unas semanas llegó a mí el cuarto libro de la saga Harry Hole, escrita por Jo Nesbo, y al leerlo me recordó por qué me gusta tanto este peculiar policía.

Esta vez se busca resolver dos casos que parecen distintos pero que tienen un ingrediente digno de tragedia griega que los unirá.

Todo comienza con un asalto al banco en el que una persona es asesinada a sangre fría y frente a todos los presentes. Podría parecer un caso fortuito en que el asaltante simplemente disparó a un rehén desconocido pero la policía especialista en analizar videos, Beate Lonn, encuentra que la distancia entre ambos demuestra que ellos se conocían.

Por otra parte tenemos un suicidio en el que Harry Hole se ve implicado puesto que, la misma noche en que la víctima se disparó él estaba junto a ella pero no logra recordar nada ya que es sabido que tiene problemas con el alcohol.

Como es costumbre, a medida que Harry va investigando los casos se ve en aumento la lista de sospechosos y la historia comienza a tener sentido. Pero hay pequeños detalles que ignoramos mientras leemos por primera vez y son justamente estos los que al final le dan sentido a todo y logramos comprender cómo sucedieron las cosas, quiénes fueron los implicados y cuáles fueron sus razones para actuar de dicha manera.

Es un libro escrito de forma inteligente que no nos hace fácil la tarea de adivinar el final por lo que no se hace tedioso leerlo completo.

Una de las cosas que me encanta es que en momentos cambia el narrador y vemos como piensan los otros personajes, incluso podemos leer lo que piensan los culpables en momentos clave.

“Voy a morir. Y no tiene sentido. No era este el plan, por lo menos, no era el mío. Puede que siempre haya estado de camino hacia ese punto sin saberlo. Pero no era este mi plan. Mi plan era mejor. Mi plan tenía sentido.”

Actualmente esta saga consta de 11 libros pero en Chile se han publicado solo 6. El Murciélago (#1), Cucarachas (#2), Némesis (#4), El Leopardo (#8), Fantasma (#9) y Policía (#10). Recuerden que no es primordial leerlos en orden puesto que en cada libro se resuelven casos distintos.

Personalmente me ha encantado, al igual que todos los anteriores de la saga. Yo se los recomiendo porque es una lectura adictiva e interesante. Además me encantan los casos policiales crudos y con mucha sangre.

  • Le puse 5 estrellas en Goodreads.

Comentarios