“Si llevaras mi collar, sabrías más que de sobra que me perteneces…No te arrepentirías de ningún momento en el que te ofrecieras a mí por completo… Y tú no dudarías siquiera un segundo en responder quién es tu dominante… Significaría algo, Josie… lo significaría todo, y tú lo sabrías.”

Ash McIntyre

Frenesí de Maya Banks


Frenesi_Maya_Banks-altaSINOPSIS:
Ash, Jace y Gabe son tres de los hombres más poderosos de la ciudad y están acostumbrados a conseguir todo lo que desean. Todo.

En lo que respecta al sexo, Ash McIntyre siempre ha explorado su lado más salvaje, llevando sus relaciones al extremo y sin comprometerse emocionalmente de ninguna manera. Exige tener en sus manos el control y prefiere a mujeres pasivas, a las que les gusta ser dominadas y que incluso ha llegado a compartir con su amigo Jace.

Sin embargo, ahora Jace mantiene una relación con una mujer que no está dispuesto a compartir y Gabe está con alguien que le da todo lo que quiere.Los cambios en la vida de sus mejores amigos hacen que Ash se sienta por primera vez inquieto y frustrado. Es en ese momento cuando conoce a Josie, quien parece inmune a los encantos y la cuenta bancaria de Ash. Intrigado, la cortejará con la convicción de que Josie no conseguirá resistírsele. Lo que nunca imaginó es que la mujer que se atreviera a decirle “no” sería la que lo llevaría al límite de su deseo.

RESEÑA: Llega a su final la trilogía erótico-romántica de la autora Maya Banks, cuya segunda entrega: Fervor, ya habíamos reseñado anteriormente. Recordemos que cada uno de los libros trata de la historia de uno de los tres amigos. El primero está centrado en Gabe, el segundo, como les contamos anteriormente, está centrado en Jace, y esta tercera y última entrega nos cuenta la historia de Ash McIntyre, el más oscuro y peligroso de los tres amigos, el más apegado a la filosofía de “diversión sin compromiso”, y por ende, el más interesante de los tres personajes, por tanto, las expectativas eran altas, Ash es un personaje con pocos escrúpulos y un hombre dominante y acostumbrado a que todo se haga a su modo.

¿Cumple con las expectativas? La verdad es un sí condicional. Tanto Ash como Josie, la mujer que lo ha encandilado, son personajes infinitamente más interesantes que Jace y Bethany de la segunda entrega, por tanto el relato, al menos en su primera parte, es fluido e interesante, atrapa al lector y no lo deja soltar el libro. Sin embargo, ya pasada la segunda mitad, Banks comienza a dejar al descubierto sus errores de repetición, tanto en su historia actual como dentro de las historias de su propia trilogía, convirtiéndose, muchas veces, en el calco de si misma. Pero lo que es peor hay una tendencia a errar en el desarrollo de los conflictos que planteó en un principio. Me dejaba con la típica sensación de “aquí va a pasar algo bueno” y luego no pasaba o simplemente se resolvía fuera de la lectura. Este aspecto, que ya me había molestado en Fervor, ahora se hace evidente en esta tercera entrega y siento que se desperdició a un personaje mucho más interesante con planteamientos mucho más extremos, que podría haber llevado la historia mucho más allá de una simple novela romántica para el rato.

De todas formas, Maya Banks sabe escribir novelas rosas, sabe crear personajes y entiende cómo llegar al corazón, sobre todo en las escenas de sexo que a pesar de ser sadomasoquistas muchas veces, están relatadas con especial sobriedad y romanticismo. Al igual que en sus anteriores libros, el sadomasoquismo no es tema de debate, sino un modo de vida que se complementa perfectamente con una relación de pareja estable, y no es motivo de discusión ni de discordias, ni se opone a las rosas y corazones ni al romanticismo. La autora, una vez más sabe mezclar bien estos dos aspectos y crea un modo plausible de llevar adelante esta manera de vida, y este es tal vez el aspecto más interesante de este libro y de su trilogía en general, su gran aporte en un género donde vemos la misma historia repetida una y otra vez.

En resumen, Frenesí, aunque muy superior a su antecesora, parece haber desperdiciado un poco la oportunidad de crear algo realmente interesante, sin embargo, es una novela de fácil lectura, entretenida y atrapante; un correcto cierre para la trilogía Sin Aliento y un recomendado para todas aquellas / aquellos que disfrutamos del romance plasmado en hermosas palabras en un buen libro rosa.

Entretenido.

Erika Moreno I.

Comentarios