“No puedes confiar en nadie en este mundo corrupto”

 

Esta nota contiene spoilers moderados del desarrollo de Wonder woman y del universo DC rebirth, y comprende desde el número 13 al 17 de Wonder woman.

Ya no hay espacio para las dudas; desde ahora, todo lo que ha ocurrido tiene una importancia fundamental para el futuro.

Si han leído los números anteriores de Wonder woman, y realmente deberían hacerlo, habrán notado que hay ciertas imágenes que estaban dentro del contexto de una explicación o recuerdo, pero que tenían gran cantidad de detalles e información en ellas; pues bien, todo lo que se ha mostrado tiene un motivo que será revelado sin duda en las páginas posteriores.

Empecemos por el punto en donde va la historia: en el presente, Diana ha perdido por completo la cordura, lo que deja a Steve en solitario en la isla que no era Themyscira, con el alarmante mensaje de Etta diciéndole que escape, y un destacamento a cargo de la coronel Maru llegando para atraparlos a ambos. Sin armas ni apoyo, el experimentado soldado consigue salvarse por los pelos mientras sus colegas de equipo llegan a auxiliarlo, pero el resultado está lejos de ser un triunfo: la gente de confianza de Etta ha sido asesinada, Diana no puede hacerse cargo de sí misma y Steve y compañía son los únicos que quedan. En tales circunstancias, Steve se ve obligado a dejar a la princesa al cuidado de la clínica Nightingale, mientras él y los demás se esfuman y tratan de mezclarse con la sociedad para armar un plan.

Todo empeora cuando Etta, Steve y Bárbara logran reunirse; la doctora relata que quien se encuentra detrás de las maquinaciones de Verónica Cale y la falsa Sasha es una organización llamada Godwatch, con quien ella tuvo tratos en el pasado, como Cheetah; otra vez acorralados, el grupo debe fraccionarse, y Bárbara se sacrifica para que los demás puedan escapar e ir en busca del último recurso posible para recuperar a la princesa.

De vuelta en el pasado, el responsable de la explosión de las oficinas es nada menos que Ares, quien aparece decidido a acabar con todo a su alrededor; haciendo muestra de su valor y misericordia, Diana se ofrece en sacrificio para proteger a este mundo, negociando esto a cambio de entregar de ella lo que el dios requiera.

Ares quiere un determinado conocimiento, que es la forma de regresar a Themyscira, pero descubre que lo que está buscando no está, ya que la vía para regresar a su hogar es lo que Diana pagó como precio al salir de la isla en pos de ayudar a la humanidad contra entidades como él. Después de una batalla que involucra a los patrones divinos de la amazona, Ares parece ser derrotado, pero sus acciones a través del grupo armado persisten, y la princesa, con ayuda de Steve, se embarcan en un viaje contra el tiempo, para evitar que una serie de bombas tóxicas causen un daño irreparable en distintos puntos.

Podríamos decir que nuestra heroína acaricia el triunfo, pero hay un factor muy importante que une el pasado con el presente ¿Acaso no se han preguntado qué es lo que guía a Verónica Cale a dirigir sus acciones?

Ahora es el momento de conocer toda la verdad acerca de la rubia malvada que dirige Godwatch, y sus motivaciones se encuentran en el pasado, cuando Fobos y Deimos capturaron “el alma y el rostro” de la hija de Verónica, coaccionándola a descubrir cómo llegar a la isla de las amazonas a como diera lugar.

Dispuesta a todo y con ayuda de su amiga experta en tecnología, Adrianna, Verónica dispone de todos los recursos para atacar a Diana, con un intrincado plan que incluye a la inteligencia artificial Cyber, controlada por la misma Adrianna; para desgracia de la rubia, su plan fracasa de forma estrepitosa, causando la muerte de la científica. De vuelta en el presente, los esfuerzos de Verónica no han cesado, y tras acorralar a Steve, Etta y Ferdinand, consigue que Bárbara se sacrifique para no matarlos, convirtiéndola de nuevo en Cheetah gracias a moléculas que conservó desde su existencia anterior. De forma paralela, Diana consigue volver de sus alucinaciones, y Bárbara se pierde de nuevo ¿Qué puede deparar el futuro para ambos bandos?

Renato Guedes y Rómulo Fajardo en el arte y colores respectivamente son quienes están a cargo en el primero de los números analizados esta vez, y las diferencias se hacen notar en comparación con los otros; más allá del impacto visual, el contexto y el espíritu sigue siendo el mismo, por lo que sólo hay que asimilar estas diferencias y seguir todos los detalles del excelente trabajo encabezado por Rucka.

Es muy interesante ver cómo una publicación como esta toma el riesgo de prescindir de su protagonista durante un largo espacio de viñetas, sin perder con ello el espíritu y la tensión dramática de la historia; esto es gracias a que poco a poco han construido historias laterales y personajes, dejándonos en claro quiénes son y de qué lado están. Por otro lado, hay un muy buen manejo de la debilidad mental que sufre Diana, ya que no la dejan como una loca sin motivo, e incluso cuando está más perdida podemos seguir viéndola. Punto aparte para Steve, quien demuestra no sólo experiencia y valor, sino también la característica que es, probablemente, la que hizo que Diana y él quedaran enlazados paso siempre: me refiero a su capacidad de amar.

Nos leemos en el próximo análisis: Promesas rotas

Comenta con Nosotros