“Problemas microscópicos y grandes soluciones “

El siguiente análisis incluye spoilers moderados y comprende el número anual 2012 de More than meets the eye.

La historia

Comenzamos con problemas pequeños, aunque son algo grandes en significado; Magnus ha desarrollado un virus en su módulo bucal, y la única solución que encontraron fue usar un arma de desplazamiento de masa creada por Brainstorm para encoger a un grupo y poder combatirlo en persona, ya que si llega a salir puede infectar la lost light y causar el caos. Con Rod a la cabeza y un equipo formado por First , Drift, Skids y Whirl, combaten a los nanocons en un intento desesperado por evitar que se desplacen a un módulo cerebral, lo que lo mataría.

Después de conseguir salvar ese complicado suceso y recuperar al representante de del acuerdo de Tyrest, este se vuelve fundamental para la tripulación, ya que mientras se desplazan hacia Crystal City, son interceptados por una nave del concilio galáctico, al mismo tiempo que Ore “revive” sin salir del motor de la nave y Rod escribe cibertroniano antiguo sin darse cuenta.

Resulta que esta nave representante no tiene en buen ver a los transformes, por obvias razones, y no están muy lejos de decidir volar la nave en pedazos. Magnus consigue un débil acuerdo momentáneo amparándose en el lado místico de la existencia de Cristal City, lo que le permite ganar tiempo. Rod junto con Ratchet, Drift, Rewind, Chromedome, Cyclonus , Whirl y Brainstorm son enviados al lugar a intentar descubrir qué sucedió con el Círculo de la luz.

Las cosas se ponen tensas cuando descubren que la ciudad está en ruinas y desierta, y no conforme con eso, encuentran el cadáver de un metrotitan que siempre estuvo con ellos, lo que derriba la pulcra imagen que el espadachín tenía de aquel grupo; pero no hay tiempo para lamentaciones, porque necesitan algo que demuestre que ellos en particular no tienen malas intenciones.

Mientras Ciclonus relata la leyenda de la Mano guiadora y el origen de los transformers, el representante del concilio trata de conseguir que Magnus se les una, y Chromedome intenta escarbar en los recuerdos del metrotitán, en busca de información importante. Las cosas se salen de control cuando descubren que en realidad el gigante estaba vivo, y en su agonía lanza un rayo que el representante del concilio interpreta de la peor forma posible: encierran a la Lot light en un campo de energía y se disponen a vaporizarla.

Con todo en contra, a Rod se le ocurre ordenarle a Swerve –quien ha estado distrayendo al desdichado Ore para que no sepa lo que sucedió– que le diga lo que ha sucedido para que su reacción haga que los motores Quantum se activen. Por suerte el rojo reniega de esta orden, y ante la ausencia de más opciones, Rod ordena liberar al titán cueste lo que cueste. En el último momento son salvados por el propio metrotitan, quien reúne –o restaura– energía suficiente, teletransporta a la Lost light a otro sitio lejos del asedio de la nave del concilio, para luego teletrasportarse a sí mismo a un sitio desconocido.

Con algo más de paz, Rod decide dejar de improvisar y trazar algo parecido a un plan, poniéndose como meta encontrar al Círculo de la luz.

En este número especial podemos ver varias cosas interesantes, como todo el arco de Swerve, en donde lo vemos más real y vulnerable, enfrentando el peligro. No está siendo el bromista, está reconociendo que hay otros que le importan y que quiere hacer las cosas bien.

La existencia del metrotitan deja muchas dudas, pero también nos recuerda la gran cantidad de secretos que se ocultan, muchos de ellos del pasado distante. Lo de la Mano guiadora tiene varios sentidos, siendo el primero de ellos un homenaje a los cómics de Marvel de los años ochenta; Guido hace un trabajo genial emulando el estilo y color de aquellos cómics, y además nos provee de información técnica muy valiosa. Por otro lado, la sola existencia de este grupo primigenio nos permite anticipar cosas que van a ocurrir en el futuro; si bien el apartado visual me cruje un poco, no es catastrófico y lo entiendo como un número especial.

Los personajes

Ciclonus por primera vez se expresa tan profusamente, al recitar la leyenda de la Mano guiadora.

Rod muestra una fisura en su comportamiento; debajo de sus tonterías y habladuría, sabe que sin Magnus no es nada; aunque luego no lo mencione de forma concreta, sabe que lo necesita a él mucho más que a Drift.

Drift está empezando a mostrar signos de agotamiento en su filosofía de positivismo, y lo sucedido con Crystal city ha sido un golpe fuerte.

Swerve tiene un gran desarrollo de profundidad, y es imposible no entender por qué se volvió tan popular: la guerra no es lo suyo, y su sentido común frente a una situación crítica es genial.

Team creativo

Argumento:     James Roberts

Arte:                Para la aventura, Jimbo Salgado y Emil Calbatierra, para los recuerdos de La mano, Guido Guidi

Color:              Juan Fernandez y Joana Lafuente

Letra:              Chris Mowry

Apartado técnico

Lo primero es una curiosidad: Rewind puede desplazarse  flotando en modo alterno, algo un poco raro porque es un dispositivo de almacenamient ; lo segundo tiene que ver con la Mano guiadora, historia que explica que cuando Primus creó todo, se dividió en cinco: Adaptus, Mortilus, Solomus, Epistemus y Primus. Mortilus se convirtió en la esencia guerrera, Primus en Vector sigma, Solomus en la matrix, Epistemus en el módulo cerebral y Adaptus en el cog de transformación. Independiente de si esto es una leyenda apócrifa o no, explica cómo es que nacieron estos objetos y da sentido a muchas cosas, como que la matrix de sabiduría ancestral.

Figuras

Solo por el modo dispositivo, Rewind, sería similar a su figura Generations.

No olvides compartir, dar Me gusta y comentar tus impresiones, sugerencias y dudas en este post, estaré respondiendo tan pronto pueda.

Nos leemos en pocos días en el siguiente análisis: Especial Robots in disguise

Comenta con Nosotros