“El fuego surgió sin que pudiéramos detenerlo, y nos destruyó a todos”

Esta nota contiene información general y análisis de cómics, y comprende los números 1 a 4 de la miniserie Stormbringer.

¿Por qué los Transformers de ambos bandos están desperdigados por el universo? Esa es una pregunta que debimos hacernos cuando tuvimos ante nuestros ojos las historias previas enfocadas en personajes individuales, cada una de ellas ambientada en el espacio o lejanos planetas.

Pensar que esto se debió a la guerra es correcto, pero no del todo, y tanto bots como cons lo saben con total claridad.

La acción comienza de lleno en la nave de investigación científica Calabi yau, que lleva a los Technobots y a Jetfire a bordo, siguiendo un rastro de energía que ha emanado del planeta por primera vez en mucho tiempo; todos saben que no deberían estar ahí, que las directrices fueron claras al respecto, pero considerando que el planeta está técnicamente muerto desde hace muchos ciclos estelares, la posibilidad de que algo se recupere es demasiado valiosa como para dejarla pasar.

Lo que en un principio sería la buena noticia de que en el una vez seco planeta se está desarrollando energon de nuevo, es aplastada por la mala noticia que sorprende al grupo en la superficie; el equipo es atacado y puesto fuera de combate, mientras la Calabi yau, en órbita con Nosecone y Afterburner a bordo es volada en pedazos.

Los atrapados bots son llevados a unas instalaciones subterráneas en donde se lleva a cabo un operativo liderado nada menos que por Bludgeon. El con explica que él y sus seguidores están a punto de terminar de poner en práctica un experimento que tiene como objetivo final traer de vuelta a la vida a Thunderwing, monstruosidad que en el pasado estuvo a un tris de borrar del mapa a toda la civilización en el planeta; ese es el motivo por el que estuvieron robando energon con anterioridad, y su objetivo a plazo inmediato es realizar una especie de purga interplanetaria que permita comenzar una nueva era.

Gracias a las declaraciones de Bludgeon y los oportunos recuerdos de Optimus, quien está recordando el amargo pasado desde el centro de comando orbital, nos enteramos que durante la guerra por el planeta, después de los hechos acaecidos durante el surgimiento del prime actual, Thunderwing, inteligente pero algo descarriado científico decepticon, advirtió a otros científicos como Soundwave o Jetfire que la sobre utilización de recursos y las descargas de energía terminaron por dañar la atmósfera del hogar de los Transformers, lo que sumado a la escasez de energon generó una suerte de reacción adversa de Cybertron, que creó un ser que actuaba como una tormenta arrasadora; a Thunderwing no se le ocurrió nada mejor que practicar con un tipo de tecnología prohibida y nunca probada con anterioridad, que trata de una coraza llamada Neuroscape, la cual debería funcionar como protector para el usuario, creando un lazo simbiótico con él ante el avance de la tormenta ¿Para qué? Para poder utilizar su poder y controlarla. Cabe destacar que hasta Megatron se opuso a sus ideas.

Desde luego, todo salió mal y Thunderwing fue consumido por la tormenta, quedando el cuerpo con la coraza como ejecutor de la destrucción. Así fue como Megatron y Optimus unieron sus fuerzas y a todo el que pudiera pelear para detener el apocalíptico avance del ser, cosa que lograron a medias, siendo salvados por el propio planeta, que se tragó a esta cosa antes de dejar de emitir señales de función. Y es ese cuerpo el que Bludgeon y compañía encontraron en las profundidades de Cybertron, y pretenden despertar.

Con el asunto a punto de explotar, Optimus se entera de un pedido de auxilio proveniente del paso de Thunderhead, y consciente del incalculable peligro que representa, no repara en precauciones y se dirige en persona al lugar de los hechos, contactando a los wreckers para que lo asistan; de forma paralela, Megatron, quien está en la tierra resolviendo algunos asuntos con cierto traidor, ordena a Tantrum y su destacamento a bordo del Thanatos utilizar todos los medios disponibles para detener a Thunderwing, incluyendo volar en pedazos al agónico planeta.

Armado con los cañones más grandes que puede encontrar, Optimus y los wreckers encuentran a los sobrevivientes de la Calabi yau y se ponen manos a la obra para detener los desquiciados planes de Bludgeon y sus seguidores. Lo que se encuentran es un desastre en los laboratorios, algunos decepticons muertos y a Bludgeon dentro de un nuevo exoesqueleto, que al igual que lo anteriormente relatado, consumió su mente hasta matarlo, dejando al cuerpo revivido actuando por una especie de instinto primario, que lo llevará a retomar la senda de destrucción en el mismo punto en donde la dejó.

Mientras los bots intentan hacer algo en contra del imparable monstruo, Tantrum decide honrar la forma valiente en que ellos pelean y ordena un equipo de asalto para ayudar en la batalla, aunque fiel a los ordenes de su líder máximo, mantiene preparada una ronda de torpedos para destruir el planeta si todo lo demás falla.

Así las cosas, Optimus lidera a un ejército de robots Centinela, usa el poder de fuego de todos los wreckers y aún con la incidental ayuda de los conns no consigue nada, pero siguiendo algo que empieza a ser una marca común en él, se lanza de cabeza contra la monstruosidad, casi entregándose en sacrificio y apelando a los vestigios de la mente del Thunderwing original, diciendo que está dispuesto a morir pero no a perder aún más su planeta natal.

Después de esta enorme demostración de voluntad, el ser se queda inmóvil y sin energía, al menos en apariencia, permitiendo que los cons aborten la destrucción del planeta y que los bots se encarguen de los cuerpos, además de la carga de archivos de Bludgeon y tratar de desentrañar ese misterio. Los alcances del ataque de “prueba” de Thunderwing fuera del planeta y el detalle de los experimentos de Bludgeon tendrán que ser investigados, pero con posterioridad, ya que Optimus es requerido con urgencia en la tierra.

Stormbringer es un blockbuster por todos los lados; nos cuenta una historia explosiva, con remembranzas de otra historia más explosiva aún, está siempre avanzando a toda máquina, y en cada escena importante hay un cliffhanger que nos deja colgados hasta saber qué pasa; en esto también ayuda el excelente dibujo y color del equipo técnico, que hace uso de todo su conocimiento mecha para darnos números llamativos y llenos de contenido.

En el apartado gráfico, fue escrita por Simon Furman al igual que Infiltration, con arte de Don Figueroa, color de Josh Burcham y letra de Robbie Robbins. Furman se las arregla para que incluso con el cambio de equipo gráfico, la historia encaje perfectamente con lo que está ocurriendo en la tierra, haciendo que muchos hechos menores o que podrían pasar por alto en una de las historias cobren relevancia al haber leído la otra.

Participaciones y cameos

Además de los mencionados, los wreckers incluyen a Springer como líder, Scoop, Roadbuster, los gemelos, Whirl, Sandstorm,

Los seguidores de Bludgeon incluyen a Iguanus, Boom burst, Finnback y Skullgrin.

En este apartado la lista de cameos es larga, ya que por parte de los decepticons vemos a Triggerhappy, Roadgrabber, Misfire, los predacons, Blastoff, y algunos otros en el crucero Thanatos; Soundwave en un recuerdo, Cranckase, Darkwing, Dreadwing, Thrust, Skullcruncher, y Ruckus cerca del planeta atacado en la prueba de Thunderwing, y a muchos otros en los recuerdos de la batalla.

Por el lado de los autobots, vemos a Crosshairs, Dogfight y Searchlight entre otros en el puesto de mando orbital donde está Prime, a Omega supreme en un recuerdo, y a la totalidad de los technobots junto con Jetfire en la Calabi yau.

Curiosidades técnicas

El concepto de la carcasa que funcione como una protección fusión para el robot, y que sea Thunderwing el primer sacrificado en esto hace alusión directa al concepto del Mega pretender original en quien se basan para el personaje. Lo mismo se aplica para la dolorosa muerte de Bludgeon.

Los centinelas son robots sin chispa, de los cuales ya habíamos visto algo en el Spotlight de Rod.

Tenemos la oportunidad de ver parte del centro orbital de comando autobot, así como un crucero de batalla por cada bando: el Xantium por los wreckers y el Thanatos por los predacons.

Figuras

Hay numerosas figuras que pueden asociarse con esta serie, comenzando con topspin y Twintwist , que si bien son rediseños para el cómic, incluyen muchos elementos de los figuras G1 y retroactivamente tienen mucho en común con su aspecto en la línea Titans return . El Thunderwing original tiene elementos de la figura G1 , mientras que el modo gigante con coraza está inspirado, como decía, en el Mega pretender; en la línea generations hay una figura que es una mixtura del aspecto del original. Por otro lado, una tercera compañía puso a disposición una figura que emula a la apariencia en el cómic incluyendo el modo ultra. Algo similar podríamos aplicar para Bludgeon, aunque en su caso incluye algunos elementos visuales de la figura voyager de Hunt for the decepticons.

Jetfire es un caso curioso en que su apariencia está casi idéntica al voyager de Classics, pero las proporciones y estatura lo asemejan bastante a la versión leader de generations.

Con respecto a Optimus y megatron, ambos tienen elementos de sus versiones War within, y por ende de las figuras Titanium, lo cual es esperable ya que tanto Figueroa como Furman estuvieron en Dreamwave, de donde proviene esta serie; sin embargo, el diseño técnico es nuevo para ambos y en particular Megatron es una figura muy esperada por fans.

 

Si te gustó esta nota, no olvides comentar, evaluar y compartir, para que más personas puedan acceder a este contenido, y si tienes preguntas, hazlas con toda libertad, para poder contestarlas en un próximo análisis.

La semana que viene hacemos un alto para revisar varios aspectos importantes de la cronología; después de doce entregas y con el nuevo formato semanal, es necesario hablar de ciertos temas y proyectar los análisis para el futuro. Nos leemos.

 

 

 

Comenta con Nosotros