“La tierra ha pasado a convertirse en el punto central de la guerra de los Transformers”

Esta nota contiene información general y análisis de cómics, y comprende los números 1 a 7 de la miniserie Infiltration.

Una chica sin familia y sin hogar está de paso por todas partes. Come algo en un sitio, roba algo en otro, y se siente a sus anchas en un ambiente de libertad total; Verity es una ladronzuela, pero también es una chica muy solitaria.

 

Una de las cosas favoritas para robar por parte de Verity es la tecnología; en alguno de sus viajes se ubica oportunamente cerca de un empresario, y cuando el bus atraviesa la carretera y el hombre se duerme, la chica aprovecha la oportunidad para tomar su portátil. Después de salir del vehículo con la victoria entre las manos y hacer auto parada, la intrépida joven cree que todo será un viaje más, pero ella junto con su conductor, Hunter, son emboscados nada menos que por un jet que comienza a dispararles, valiéndose del relativo anonimato que le provee una carretera en medio de la nada. Hunter no parece exactamente sorprendido de que un vehículo los persiga para matarlos y hace algunas maniobras evasivas, pero todo es insuficiente y su transporte termina destruido, salvándose ambos casi de milagro.

Cuando todo parece perdido, una ambulancia aparece en el lugar, y su conductor, que aunque simula ser humano no parece serlo, le indica a ambos que suban para salvarse; casi sin alternativas, los chicos suben y comienzan la huida. Por desgracia una ambulancia no es rival en aspecto alguno para un avión de combate, y aunque el conductor se nuestra hábil, las cosas no van nada bien; desde luego y como es una costumbre en esta historia, todo puede ponerse peor, y así sucede cuando dos automóviles, uno blanco y el otro negro, entran en escena para tratar de terminar el trabajo que al avión le ha costado concretar.

La ambulancia demuestra valor y astucia, se enfrenta con los dos automóviles y crea la distracción suficiente para poner algo de tierra entre ellos y los enemigos, pero está con heridas que le impiden avanzar de forma correcta. Verity tiene la idea de ir al garaje de su amigo Jimmy, quien no parece demasiado sorprendido de la tecnología ultra moderna del vehículo blanco.

Sin tiempo para respirar, los automóviles que los han estado asediando se revelan como Transformers, Runamuck y Runabout, y están dispuestos a matar para recuperar algo que los han enviado a buscar: la laptop que Verity y robó poco tiempo antes.

La ambulancia no tiene más alternativa que usar otra vez los recursos que tiene a mano; con ingenio consigue interceptar las acciones de uno de sus enemigos, pero no le queda más alternativa que transformarse y hacerles frente en modo robot. Ratchet logra retrasar a sus enemigos otra vez, y de vuelta en modo vehículo emprende la huida con los tres humanos a bordo; cuando todo parece perdido ante el asedio de Runamuck y Runabout por tierra y de Thundercracker por aire, tres nuevos personajes entran en escena, ahuyentando a los perseguidores: Sunstreaker, lronhide y Prowl llegan a salvar el día, pero este último, que es el oficial al mando en esa misión, no está nada contento con la revelación de Ratchet ante seres humanos.

Todo esto es porque el médico intervino la escena tras el asesinato del dueño original de la laptop que robó Verity, lo que desencadenó las consecuencias que conocemos; Ratchet confirma que el humano estaba en peligro y por eso intervino, además que Verity logró dar con el paradero de los decepticons, pero Prowl insiste en que la violación al reglamento es lo más grave y desestima llamar a Optimus para dar aviso de este potencial peligro.

La acción se traslada al Ark 19, en el lago Michigan, donde Ratchet analiza el laptop, descubriendo datos de dos bases decepticon, una en Oregon y la otra en Nebraska, aunque ambas parecen estar abandonadas; con la oportuna ayuda de Bee, se conforma un grupo secreto que inicia un viaje para averiguar qué es lo que está sucediendo y si en realidad hay pruebas para demostrar que el peligro es mucho mayor de lo que Prowl asume.

Mientras Blitzwing y Skywarp se encargan de destruir pruebas que puedan delatarlos, nuestros héroes van a Nebraska a tratar de encontrar más datos acerca de aquel sospechoso abandono de instalaciones; Ratchet explica que según el modo de trabajo de los cons, la etapa de infiltración los hace inmiscuirse en la sociedad del planeta sin ser vistos, para promover conflictos armados, mientras que las acciones ofensivas de Thundercracker y los demás corresponden a la etapa de asedio, mucho más avanzada en la conquista de un planeta; esa dualidad es lo que más preocupa al doctor, pues teme que las acciones de los enemigos vayan mucho más lejos y los autobots no estén preparados.

Mientras el trío de humanos se interna en la base, de sorpresa aparecen los aéreos a bombardear el lugar; después de encontrarse con un cadáver en una especie de vaina de conservación, Verity ignora las llamadas de los demás sobre abortar la misión y salir del lugar y continúa con la investigación, encontrándose nada menos que con el mismísimo Megatron al fondo de la base. Las cosas empeoran (lo sé, es como una compulsión explicar eso) cuando el ataque de los decepticons surte efecto y el bunker comienza a derrumbarse; armados de más valor y arrojo que de poder de fuego, Bee y Ratchet consiguen poner a raya a los enemigos y salvar milagrosamente a los humanos un segundo antes del descalabro total del lugar, pero los peligros están muy lejos de terminar, porque de entre los escombros de la base surge el líder decepticon sin un rasguño.

Con la situación explotando en sus manos, Ratchet le informa a Prowl que por lo que pudo descifrar de los datos obtenidos por los humanos, los cons encontraron un tipo de combustible fósil en la corteza del planeta y lo refinaron para su uso, pero una vez que consumieron la veta debieron eliminar las pruebas para no ser detectados, lo que a la larga los llevó a la laptop que Verity consiguió y a activar el modo asedio. En tanto el líder decepticon toma medidas drásticas y va directo hasta la base, que ahora está siendo liderada por Starscream; inyectado del ore 13, el combustible por el cual sucedió todo en los presentes números, el volador se cree con la supremacía, pero después de dar una demostración de su enorme potencial, Megatron reclama su puesto y reduce a chatarra a Screamer, dando por iniciada la segunda fase del proceso de conquista decepticon. Ya no importa la infiltración.

Como epílogo, destacar que durante todo este tiempo una organización humana conocida como Machination ha estado rastreando los ataques, explosiones e inexplicables conflictos, y ha decidido dejar de observar para pasar al ataque; han descubierto que todo está conectado a entes fuera de este mundo, y su decisión es tomar armas y fijar un objetivo determinado para combatir. ¿Sus objetivos? Aun está por verse.

¿Se acuerdan cuando dije que todo en este universo estaba conectado y que había que poner atención a los detalles? Pues es en esta historia que vemos cómo los numerosos hechos acaecidos con anterioridad tienen sentido. Starscream y su equipo están trabajando en el yacimiento de Ore 13, que es uno de los que Shockwave estaba sembrando en su Spotlight, pero que quedó a la deriva luego de lo que sucedió ahí; los cons ya estaban en la tierra en una etapa de infiltración, similar al método utilizado por Scorponok para sus planes, y siendo esta una etapa inicial de ataque, no tan avanzada como una en donde fuera necesario Sixshot. Por otro lado, debido a la guerra, hay muchos puntos de batalla, lo que explica que esta historia sea protagonizada por personajes importantes, pero no los que siempre se esperaría que lo hicieran.

Cronológicamente dentro de este universo, es primera vez que ocurren muchas cosas; para empezar, la acción llega a la tierra, pero muy lejos de la dulcificada batalla que hemos visto en series animadas, en esta ocasión estamos ante un conflicto de espionaje y trabajo secreto que deriva en una batalla armada, pero que tiene todo tipo de alcances para la sociedad humana. También es la primera vez que en una serie el protagonismo es tomado por personajes secundarios; si bien los números unitarios nos habían dado una idea de esto, es refrescante ver un equipo completo tanto de bots como de cons tomando acción en la historia, lo que nos permite conocer sus personalidades. Por último, tenemos un vistazo inicial a las fracturas internas dentro de cada equipo, y es probablemente el mejor inicio de la faceta “familiar” de los personajes. Con familiar me refiero a que a partir de las series podemos habituarnos a conocer poco a poco a los personajes, más allá de que sean “buenos” o “malos” en la historia.

El factor humano.

Uno podría pensar que los tres humanos que conocen a los bots son los culpables, pero en realidad, por casualidades del destino, es gracias a ellos que descubren que Megatron está en la tierra, la ubicación de los cons y tienen una oportunidad de hacer algo al respecto, lo que los vuelve un punto en favor del equipo en una instancia donde llevaban las de perder. De ellos, Verity es la más desarrollada, una chica fuerte, arriesgada y solitaria, pero al mismo tiempo tremendamente frágil y rota.

Una serie permite conocer más a los personajes; Ratchet es puro corazón, es un médico desde la chispa, y está determinado a hacer lo que pueda para salvar vidas; Prowl es quien dirige a este escuadrón, es rígido y desestima los advertencias del doctor, pero al mismo tiempo muestra un nivel de sangre fría que sorprende para un bot. Aunque en menor medida, también podemos ver la personalidad intrépida de Bee, la molestia de lronhide por la dirección de este equipo, y en cuanto a los cons, quien como de costumbre destaca es Screamer, un villano megalómano que ansía el control de todo pero lo pierde por sabotearse él mismo.

Sobre el estilo de dibujo y el trabajo en las viñetas, estamos llegando a una etapa en que los robots lucen más como máquinas con partes de vehículos en el modo bol, incluyendo detalles como bisagras, tuercas y articulaciones mecanizadas clásicas, mezcladas con caras muy expresivas que permiten que entendamos a la perfección los sentimientos de los personajes, sin olvidar que son bio mecánicos.

En el apartado gráfico tenemos al gran Simon Furman, con arte de Ej Su, color de John Rauch y letras de Tom Long y Robbie Robbins. Furman es conocido por su trabajo detallado y fascinación por las intrigas, por lo que nos presenta una madeja con muchas puntas que deberemos desenredar, y otras que serán importantes a futuro. Nada en esta historia sucede por azar.

Esta vez la historia no sólo tiene un final abierto, sino que además esto enlazada de forma directa con la siguiente nota, que corresponde a la explosiva serie Stormbringer. Como se habrán dado cuenta, en el Spotlight de Soundwave vimos que un grupo de cons liderados por Bludgeon estaba también en la tierra reuniendo recursos, mientras que en esta misma serie pudimos ver a Megatron ocupado dado unas misteriosas instrucciones, y a lronhide haciendo un importante llamado.

Figuras

Técnicamente no hay ninguna figura de estos personajes, pero podríamos decir que la estética general de la mayoría se podría homologar con figuras de la línea classics, aunque no de forma directa.

                    

 

A partir de aquí y debido a la inmensa cantidad de material disponible, los análisis de cómics de esta editorial pasan a ser semanales, continuando en muy pocos días con el blockbuster por excelencia: Stormbringer.

 

 

 

Comenta con Nosotros