Esta nota contiene información general y análisis de cómics, y comprende los números 1 a 4 de Drift.

En la época de la guerra, los frentes de batalla fueron muchos, y los reclutados por una causa, más de los que se pueden contar en algunas páginas; cuando Megatron estaba esparciendo su mensaje acerca de la libertad y la igualdad, ante los ópticos de muchos cybertronianos, esto sonó como exactamente como lo que necesitaban, un estandarte, la representación de la esperanza en un período donde todo se tornaba oscuro para los ciudadanos comunes y corrientes. Entre ellos, estuvo Drift, un transformer que había visto su vida convertida en un infierno, y sus ocupaciones degradadas hasta el punto de ser un ladrón, y que después de ver morir a un amigo, descubrió que tenía escondido un instinto asesino salvaje, unido a una capacidad bastante natural de ponerlo en práctica; él creyó en las palabras del líder revolucionario, y así fue como se convirtió en Deadlock, y pasó a formar parte de las filas del bando decepticon, como un hábil guerrero, enviado en misiones de búsqueda y asesinato, junto con otros más. No participó directamente en los eventos que hemos visto con anterioridad, pero estuvo trabajando arduamente en cumplir las órdenes que se le dieron, desplazándose de un sitio a otro, y llevando a cabo su tarea de forma profesional, lo que le dio cierto renombre pero, también, lo transformó en alguien potencialmente peligroso. Cuando las cosas se salieron de control durante una misión encabezada por Turmoil, Deadlock tomó la decisión de escapar, pasando de gran decepticon a un fugitivo que debe ser capturado a cualquier precio; su repentina huida lo llevó hacia un planeta escasamente poblado, y que en apariencia no era de interés para ninguna de las dos facciones en conflicto. Con una única idea en mente, el ex villano se acercó a un lugar poblado, en donde se topa con un misterioso encapuchado que se hace llamar Wing, quien le pide su ayuda para rescatar a unos nativos de las garras de un grupo de mercaderes de esclavos, a lo que nuestro protagonista accede como pantalla para su huida, fracasando estrepitosamente y estando a un paso de morir; una vez restaurado, se encuentra con que Wing no sólo es cybertroniano, sino que además está viviendo en una versión renovada de Crystal city, antigua ciudad del planeta Cybertron, cuyos habitantes, o parte de ellos, salieron en el éxodo, liderados por Dai Atlas. La sociedad que tiene lugar en la nueva Crystal city es una suerte de utopía cybertroniana, lideraba por el Círculo de la luz, grupo autoproclamado como guardianes de las antiguas costumbres; allí no existe la pobreza, el hambre ni la discriminación, y estando oculta bajo tierra, se proyecta como el ideal de vida que nunca se cumplió en su planeta de origen. Dai Atlas no ha perdido un ápice de su excesiva paranoia, lo que le hace considerar un escándalo la presencia de Drift en ese lugar, y pensar que el sólo hecho de estar ahí pone en un riesgo incalculable a la sociedad que está tratando de proteger; por su parte, Wing explora los motivos del fugitivo, contraponiéndose varios puntos de vista, siendo uno de ellos el de los abandonados por la sociedad, el otro el de la lucha por sobrevivir, y un tercero, que plantea que incluso con el terrible riesgo de muerte que produjo el conflicto en su planeta nativo, llegar hasta la guerra y la muerte no era en absoluto una solución.

 

 

Todo se complica (sí, verán esta frase muy a menudo en los análisis) cuando aparece en el juego el cazador conocido como Lockdown, quien fue contactado por los mercaderes, y ahora tiene órdenes específicas de devolver a  Drift/Deadlock ante el mando decepticon y ante los ojos de un no muy agradado Megatron; en un arriesgado plan, y recordando todos los principios que defendió en un inicio, el fugitivo hace un trato con Lockdown y compañía para entregarles a los que lo repararon, como forma de ganar tiempo y dar aviso al Círculo de la luz.

Las cosas no van bien por causa de la insistencia de Atlas, pero Wing y otros deciden sacrificarse como carnada, para mantener a salvo la ciudad en lo que es claramente una misión suicida; después de unos desesperados preparativos, y con la fe puesta en restaurar un mejor futuro, Drift se une a la lucha contra los mercaderes de esclavos, dispuesto a todo con tal de proteger el ideal de un mundo mejor que lo guió en un inicio. El buen Wing muere en combate, pero su muerte no es en vano, ya que inspira a Atlas al dejar atrás sus temores e inseguridades y ayudar a proteger la ciudad de un modo activo; con los mercaderes derrotados y Lockdown seguro de que ahora las órdenes de Megatron serán muy distintas, la batalla termina, pero comienza una pelea mucho más grande: una por restaurar la ciudad a vista y no escondida, y otra, en la que el ex decepticon debe retomar sus ideales perdidos, portando una espada, obsequiada por el Círculo de la luz, y recuperar el camino que tanto tiempo atrás perdió.

 

Habiendo visto ya la nota de Megatron origin, no es difícil asociar el estilo visual de esta serie, aunque aquí, gracias al paisaje desértico y la ciudad de cristal, abunda la luz, y hay ganancia de blancos y dorados; el diseño de personajes es muy complejo, como podríamos esperar, teniendo a la raza de mercaderes como seres orgánicos con partes mecanizadas, y a los cybertronianos como máquinas intrincadas, que lucen pesadas y fuertes, pero al mismo tiempo, se entiende con facilidad que son dinámicas, amén de la multitud de alerones y turbinas, y que las articulaciones y válvulas tienen una utilidad práctica; con todo, los rostros, incluso con el poblado de detalles, tienen una gran expresividad, lo que ayuda a que cada viñeta esté llena de vida.

 

 

Esta historia trata sobre lo que creemos, y cómo algunas cosas pueden trastocar esas creencias en actitudes completamente distintas, hasta el punto de envolvernos en un espiral del que no es posible salir; se puede debatir mucho acerca de los motivos y consecuencias de la guerra, pero lo que sale a la luz en estas páginas, es que no todos tienen la claridad mental para tomar siempre las mejores decisiones. Algunos interpretan el valor como destrucción, otros el miedo como sentido común, y en muchos casos, esas decisiones son tomadas en momentos en que no parece, o en realidad, no hay otra opción; también está la esperanza, que sólo algunos alcanzan, de recuperar el camino, y ver si es posible restaurar el daño que se ha hecho.

 

Participaciones y cameos

 

Hay que empezar aclarando algo que ha sido motivo de confusión para muchos fans del universo Transformers: Drift es un personaje creado por la editorial para los cómics; si bien, ya hemos visto algo similar con secundarios como Rung, cronológicamente este es el primero que tiene protagonismo, y gracias a su figura mencionada más abajo, se creó una especie de historia fantasma, en donde supuestamente el espadachín participaba de algún modo en la G1, lo cual es completamente imposible. Dai atlas regresa en estas páginas, y tenemos la fugaz pero no por ello menos importante participación del heroico Wing, y el cazador Lockdown, con un aspecto que proviene de su yo de Revenge of the fallen.

 

Curiosidades técnicas

 

La apariencia de muchos de los habitantes de Nueva Crystal city está inspirada en antiguos guerreros orientales, agregando multitud de alerones, placas y partes decorativas, y siendo hábiles en el uso de la espada; además, se menciona la existencia de un tipo de espada especial que utiliza la spark de quien la use, para tener más poder de ataque. Esta espada es conocida como Great sword.

Algo llamativo es que, a pesar de ser una miniserie, podemos ver a Drift con oficialmente cinco aspectos, vale decir como era en un inicio, como Deadlock, como Drift después de ser reparado, con algunas modificaciones antes de la batalla final, y con su modo terrestre.

 

La frase de hoy es “Ayudar a otro, es la causa más alta a la que se puede aspirar”

 

En el apartado técnico, tenemos al insigne Alex Milne, a quien veremos profusamente en varios Spotlights, recurrentemente en More than meets the eye, con color de Josh Perez, siendo esta dupla la misma de Megatron origin; Shane McCarthy se encarga de la historia, y en las letras tenemos a Chris Mowry.

 

Figuras

 

Drift, en su modo terrestre, es un calco de la figura surgida en los dosmiles en la línea Classics, incluyendo esta la espada que le es regalada al final de la miniserie; Dai atlas está inspirado en el original de Transformers Zone y su figura, con el correspondiente ajuste de actualización, mientras que Lockdown se basa en la figura de Rotf. Por otro lado, la empresa Mastermind creations ha trabajado una figura de Drift pre tierra, y han anunciado también a Wing.

 

Si te gustó esta nota, no olvides comentar, evaluar y compartir, para que más personas puedan acceder a este contenido, y si tienes preguntas, hazlas con toda libertad, para poder contestarlas en un próximo análisis.

Nos leemos en pocos días en el siguiente análisis: Spotlight Shockwave & Cliffjumper.

 

Comentarios