Esta nota contiene información general y análisis de cómics, y comprende los números 01 a 04 de la miniserie Primacy.

 

El fin de la trilogía del inicio de la guerra ha llegado, y todas las culpas y responsabilidades del pasado caerán sobre el planeta, los autobots y los decepticons. Después de esto, nada será igual.

 

 

Lo sé, he dicho muchas veces a lo largo de esta trilogía que los problemas sólo parecer aumentar, pero de verdad nunca las cosas habían estado tan mal como en la magnífica conclusión de la saga que nos presenta el inicio de la caída del planeta natal de los transformers.

Después de las fuertes experiencias vividas en el ataque de los decepticons y el éxodo encabezado por Dai atlas, las cosas no van nada bien para los habitantes del planeta; por una parte, Rod se encuentra con varias sorpresas, como la conversión a decepticon de un viejo aliado y el cuestionamiento de sus acciones, así como el rechazo de Grimlock quien le hace ver sin mucha sutileza que no basta con lo que ha hecho para ganarse el respeto de los demás.

El líder de los dynobots al menos tiene algo por lo que celebrar, ya que los autobots han podido refinar el energon antiguo del que les hablé un par de análisis atrás, y con eso y un tratamiento, todo el equipo ha recuperado el control de sus modos alternos y dejado de ser un peligro constante para el resto; por desgracia, algo en el interior del líder sigue sin estar bien.

Optimus y su fiel brazo derecho lronhide se embarcan en una nueva aventura, que los lleva a los parajes del glaciar Grav-haraan, un sitio en donde no parece haber algo de importancia, hasta que se encuentran nada menos que con un ser tan mítico y antiguo como Metroplex: un vigilante Omega. Omega Supreme concretamente indica que ha estado esperando el regreso de Nova prime, pero ante la confirmación de que Optimus es el portador de la matrix actualmente, decide acompañarlos para enfrentar su destino.

 

 

Mientras los bots luchar por sostener una débil estabilidad en lacon, Megatron no ha perdido el tiempo, y usa el poder del enlace de la chispa de Pentius para reanimar a Trypticon y salir del planeta, no para escapar, sino para reunir a otros aliados que durante su ausencia siguieron rumbos propios. Enajenados, convertidos en delincuentes comunes o carroñeros, los predacons o los stunticons hacen su vida como pueden, pero la llama decepticon arde de nuevo ante la orden del poderoso líder.

Como es de suponer, Megatron viene con un plan bien definido desde el principio, y se le ocurre la brillante idea de lanzar a Trypticon sobre lacon, con el obvio objetivo de arrasar con la ciudad; Metroplex entra en modo de defensa y logra contener la violenta entrada del lagarto, comenzando un duelo de titanes que puede escucharse a lo largo de toda la ciudad.

 

 

Por supuesto, como gran estratega que es, Megatron no ha puesto todas sus fichas en el gigante, y sólo lo ha usado como un colosal distractor; mientras Metroplex detiene y derriba a su oponente, es atacado a traición por una nave con forma de espiral, que atraviesa su cuerpo y la superficie del planeta. ¿Su origen? El arcaico y salvaje mundo en donde el líder de los decepticon encontró la chispa que le permitió restaurar el poderío de Trypticon; la nave tiene un doble objetivo, que por un lado es incorporar unidades a su ejército, y segundo y mucho más preocupante, lograr destruir las recientes cañerías de energon y congelante, lo que según las deducciones de Perceptor puede generar una lluvia ácida que causaría en todos los involucrados e incluso en el planeta un desenlace fatal.

 

 

Acarralados por los acontecimientos, Optimus y compañía luchan desesperadamente por salvar la ciudad, contando para ello con la inestimable ayuda de los dynobots y Omega supreme, pero como de costumbre, cuando las cosas empeoran, algo se vuelve una amenaza sorpresiva, en esta ocasión encarnada nada menos que en el propio Megatron, quien se escinde del centro de la batalla al descubrir que todo su plan de desolación no tiene otro futuro que la destrucción total y absoluta del planeta y de la raza, y que todo esto ha sido tramado por Pentius, quien lo ha manipulado desde el principio.

Ahora una vez más todo queda por definirse en una épica batalla entre los líderes de ambos bandos.

Nuevamente, es la luz de la matrix en poder de Optimus la que ilumina la hora más oscura, pero en este caso su brillo parece languidecer en comparación con el resultado de aquella batalla: Megatron es apresado, y con ello los decepticons quedan sin líder y en desventaja estratégica, pero el costo ha sido una vez más demasiado alto para todos, pues como consecuencia tienen un mundo moribundo, y una raza tan dividida y maltrecha, que parece que jamás podrá remontar.

 

En el apartado gráfico, el estilo que se mantiene a lo largo de esta trilogía sin lineart es sólido, avanzando en el caso de la conclusión de la saga hacia los grises y negros, destacando chispazos de rojo y dorado, pero sin dejar en ningún momento de mostrar cómo, tanto el planeta como los fuselajes de los robots se han desgastado, al punto de mostrar en la imagen de fondo que esto es lo más hondo que se podía caer. Punto aparte para la soberbia batalla de titanes, que como semidioses hacen temblar la tierra con cada uno de sus golpes.

 

Participaciones y cameos

 

Al igual que en los números anteriores, podemos ver a todos los bots y con que participaron en los equipos anteriores, agregando a los titanes, Omega supreme, la imagen fantasmal de Pentius, los combaticons y predacons. Además, Rung y Swerve están junto a otros en lo que parece ser un búnker.

 

Curiosidades técnicas

 

Como parte del desquiciado plan de Megatron, atravesar a Metroplex con la nave espiral y causar un colapso en la red de congelante en bruto tiene como objetivo creer una marea/ lluvia para que habiten los Sharkticons, pero todo sale mal y esto causa una lluvia ácida, de la misma forma que en nuestro mundo la intervención de agentes contaminantes puede causar estragos a nivel global.

 

La frase de hoy es “Un mundo perfecto cielo de cristal frío, un campo de matanza donde todos deben morir”

 

En el apartado técnico, repite el exitoso equipo de las publicaciones anteriores, consolidando un trabajo soberbio.

 

Si te gustó esta nota, no olvides comentar, evaluar y compartir, para que más personas puedan acceder a este contenido, y si tienes preguntas, hazlas con toda libertad, para poder contestarlas en un próximo análisis.

Nos leemos en pocos días en el siguiente análisis: Spotlight de Thundercracker & Wheelie.

 

Comentarios

comentarios