Todos elementos clásicos e indispensables para este subgénero se pueden observar en la película, la que en esta ocasión muestra mucha más sangre que en su versión original así como menos piel y sexo. Con esta cinta Jamie Lee Curtis se consagra como la heroína del terror indiscutida,logrando un personaje del peso equivalente tal vez al de Sarah Connor de la saga Terminator, pero con un matiz diferente dado por el  género  de cine del que proviene. Un clásico revisitado y reinventado de muy buena forma, acorde a los tiempos que corren.

Este Jueves llega a la cartelera nacional Halloween de Universal Pictures, secuela de la cinta del mismo nombre del año 1978. en CanalFreak asistimos a la premier de la cinta, cortesía de Andes Films y a continuación les cuento que nos pareció.

Sinopsis

Cuarenta años tras los asesinatos de Haddonfield en la noche de Halloween, Laurie Strode vuelve a enfrentarse al asesino Michael Myers.

Elenco

  • Jamie Lee Curtis
  • Judy Greer
  • Andi Matichak
  • Will Patton
  • Virginia Gardner
  • Nick Castle
  • James Jude Cortney

Director

  • David Gordon Green

Guionistas

  • David Gordon Green
  • Danny McBride

Reseña

A la cinta Halloween de 1978 muchos le atribuyen el inicio oficial del género Slasher, un subgénero dentro del cine de terror que nace influenciado por películas como Psicosis de Hitchcock y también por algunas obras del italiano Dario Argento. Caracterizadas por poseer una trama simple, efectos especiales mínimos y la combinación de violencia y sexo hizo que este tipo de películas fueran baratas y fáciles de desarrollar durante la década de los 80’s. Lo cual, además de atraer a una gran parte del público de esos años, junto a la difusión que tuvieron gracias a la moda de los videoclubs, permitieron el surgimiento y boom de este subgénero.  Aunque hacia fines de la década el público empezó a cansarse de los psicópatas imparables, por lo que el mercado de películas slasher comenzó a decaer, aunque revivió en los 90’s gracias a cintas como Scream.

Halloween (2018) tiene el peso de ser una cinta secuela directa de la película original de 1978, por lo que era una empresa difícil de realizar, dado la naturaleza icónica de la versión original. Los cineastas David Gordon Green y Danny McBride, que son admiradores de la película del 78, propusieron su visión a Blumhouse y Carpenter tras múltiples intentos infructuosos anteriores de otros realizadores de revivir la franquicia. Visión que fue aceptada para poder realizarse y cuyo gran plus fue lograr que Laurie Strode volviera a la pantalla con Jamie Lee Curtis a bordo del proyecto después de leer el guión. Originalmente no sabían si Curtis estaría dispuesta a regresar, pero según McBride declarara “nos esmeramos en este guión para realmente convertir al personaje de Laurie Strode en algo a lo que no podría decir que no.”

Creo que en este caso, justamente el punto más alto de la película es Curtis, en un personaje que aparentemente se ve atormentado por sus experiencias traumáticas de hace 40, cuya vida se ha visto marcada y determinada por dicho evento. Una Laurie, que se ha preparado para enfrentar sus miedos, viendo a Myers, pese al tiempo recluido como una amenaza real. El personaje es maravilloso, logrando una heroína tal vez equivalente al de Sarah Connor de la saga Terminator, pero con un matiz diferente dado por el mismo género del que proviene, lo que para el público podría ser más cercano. Al tratarse de un asesino en serie como antagonista, sin los elementos SCi Fi de la otra franquicia, el personaje tiende a ser más humano, pero igual de potente. Con esta cinta Jamie Lee Curtis se consagra como la heroína del terror indiscutida.

Las películas slasher no son fáciles de definir, pero poseen ciertas características comunes.  El elemento principal es el asesino, que realiza sus asesinatos de manera rápida con varios tipos de armas, destacando elementos corto -punzantes como cuchillos  o hachas. El asesino la mayoría de las veces lleva su rostro cubierto  y  las víctimas generalmente son adolescentes cintas donde los adultos no tienen una mayor participación , manteniéndose alejados de la acción lo mismo que los niños pequeños. Todos los elementos anteriores, clásicos e indispensables para este subgénero se pueden observar en la película, la que en esta ocasión muestra mucha más sangre que en su versión original así como menos piel y sexo. Nuevamente, me detengo en este punto para analizar lo potente que ha sido el cambio cultural a lo largo de los años, lo que ha influido en el cine y este tipo de cintas. En los 80 era normal ver mujeres con sus pechos al aire, escenas de sexo, donde la mujer era un objeto. Hoy si bien los elementos están, se muestran en un contexto diferente, con menos piel y un rol de la mujer menos cosificada, lo que muestra una evolución en el tema donde el cine refleja a la sociedad en cierta manera, lo que en este caso resulta interesante de notar y reflexionar.

Otro elemento recurrente en el género slasher es la presencia de la  “última chica”, una joven que es perseguida por el asesino durante los últimos minutos de la película, primer personaje en sentir algún problema y el único cuya perspectiva se acerca a nuestro propio entendimiento privilegiado de la situación como espectadores. En esta cinta también se observa, pero de forma un poco diferente, donde se recurre a otros personajes distintos a Laurie para cumplir este elemento junto a ella.  El propósito de la chica final o última chica se ha convertido en un tema de estudio cultural tanto en el cine, como para aquellos estudiosos de temas de género. Este arquetipo ayudó a redefinir a los héroes y heroínas clásicos norteamericanos, la figura más poderosa en toda la película, trayendo a colación un debate de la misoginia en los asesinos. Muchas chicas finales derrotan a sus atacantes masculinos y superan a sus contrapartes masculinas a través de características como la astucia y la inteligencia, en el caso de Halloween como ya mencioné, dan un giro a este elemento que me gustó mucho, el que tal vez podríamos analizar en el futuro en una nota, para evitar  Spoilers.

La naturaleza de este tipo de películas ha generado críticas provenientes de diversos sectores. Han sido criticadas por mezclar el sexo con la violencia, al incluir escenas eróticas entre los asesinatos. Las cintas slasher han sido además tildadas de sexistas, ya que gran parte de las víctimas en ellas son mujeres, pero justamente en este caso vemos a una mujer empoderada, que si bien fué una víctima y a ojos de otros puede parecer loca o quebrada, resulta ser más fuerte de lo que parece.

La película me gustó mucho, el único elemento que habría mejorado, son algunos personajes y escenas que me parecieron de sobra e interfirieron un poco con el ritmo de la película alargando un poco el desenlace sin necesitarlo. Puede ser que en este caso se haya tratado de enmarcar el contexto de otros personajes nuevos, pero me pareció que retrasa el desenlace y eso baja el ritmo en momentos.

Un film que se destaca por sus efectos, como mencioné, con mucha sangre. A parte de las muertes, me gustó mucho el juego de cámaras que usaron y efectos visuales sencillos que le daban un toque al suspendo “engañando” o “sugestionando” al espectador.

En resumen un clásico revisitado y reinventado de muy buena forma, acorde a los tiempos que corren. Si bien existen intenciones de continuar con la franquicia, tendremos que esperar, para ver si dichos proyectos se concretan tal vez con nuevos personajes, dejando a Strode de lado, para introducir nuevos personajes en la saga. El tiempo dirá que pasará con estas intenciones de continuar el proyecto, lo que es yo, considero que es una excelente cinta para reencontrarse con Laurie en su versión 2.0.

Si eres fan de este tipo de películas, no te la puedes perder. Por el contrario, si la sangre y los asesinos en serie no son lo tuyo, hay otras películas que te pueden interesar más. Claramente como siempre decimos en CanalFreak, esta reseña es mi opinión personal, pero son ustedes queridos Freakis los que tienen la última palabra.

Comenta con Nosotros