Sinopsis: Joan Fortier es el paradigma del glamour tejano y el centro de la escena social del Houston de los años cincuenta. Alta, rubia, bella y enérgica, destaca en los salones y su nombre está en boca de todos. Los hombres la desean y las mujeres quieren ser ella, pero ese mundo opulento, con sus clubes de campo y sus bailes de presentación en sociedad, tiene reglas estrictas. El dinero fluye tan libremente como el petróleo, pero la libertad y el poder son patrimonio de los hombres. ¿Qué sucede cuando una mujer de apetitos y deseos indecorosos como Joan quiere más?
Cece Buchanan, amiga de Joan desde la infancia, vive pendiente de ella, alternando entre la crítica y la complicidad. Cuando la conducta de Joan se radicaliza, Cece se ve enfrentada a difíciles decisiones.
Las buenas amigas no solo es una disección tan excitante como memorable de los círculos en que se mueven los ricos, bellos y famosos, sino la historia de una amistad tan obsesiva, apasionada y devoradora como una historia de amor.

Primera novela de Anton DiSclafani que leo y, con solo la sinopsis como guía de qué trataba el argumento, esperaba una simple historia de 2 amigas de infancia y como iría evolucionando en el tiempo en el escenario de Houston de los años 50, pero gratamente me ha sorprendido y he quedado corta con todo lo esperado en la historia y que podrán disfrutar gracias a Ediciones B y Penguin Random House.

Joan y Cece son amigas desde la infancia (Cece también se llama Joan, pero para diferenciarlas es nombrada por su segundo nombre: Cecilia), pero tan diferentes la una a la otra como el día a la noche; una rubia y hermosa, la otra morena y guapa sin más; Joan liberal e independiente sin importarle mucho lo que la sociedad tradicional tenga que decir respecto a su vida en contraste con Cece que ha cumplido a cabalidad en lo que se espera en una mujer joven de aquellos años: casada, dueña de casa y madre abnegada de un pequeño, el cual es motivo de preocupación al no hablar a sus 3 años de edad, poco sociable y tímido. Y con todo, mejores amigas en una relación estrecha que llega a la dependencia excesiva y resultando altamente tóxica.

Joan Fortier es la niña mimada y admirada de Houston siendo la invitada principal en cada fiesta de club de campo o de salón, deseada por la mayoría de los hombres como así envidiada por las mujeres y aunque es la heredera de una gran fortuna la sociedad de aquella época tiene unas reglas estrictas sobretodo con respecto al comportamiento de las mujeres donde la libertad es un derecho solo de los hombres y que Joan con su comportamiento liberal entrará en conflicto siendo continuamente cuestionada.

A través de la historia vemos como se ha desarrollado está amistad narrada en todo momento por Cece y como se han mantenido unidas en las buenas y en las malas siendo cada una el pilar de la otra en las penas, incertidumbres y alegrías de sus vidas, pero está relación no está exenta de secretos y Cece empieza a dilucidar un secreto insospechado por parte de Joan y como este ha definido su comportamiento desde entonces mientras que la propia Cece va revelando sucesos del pasado que explican su lealtad y eterno agradecimiento a Joan. Además de las consecuencias que empieza acarrear en su matrimonio la dependencia y necesidad de mantener a Joan a su lado viéndose amenazada su apacible vida.

La autora nos entrega a mujeres profundas y llenas de matices que deben hacer frente a los dictámenes de la sociedad, y como en sus “vidas perfectas” se vislumbra entre tanto brillo sombras que nos dejan ver al ser humano cada una con sus penas, arrepentimientos y traumas; una narración emotiva llena de lealtad, secretos y fuerza; donde el lector podrá ir internándose en la vida y motivaciones de Cece y Joan.

  • Reseña escrita por nuestra colaboradora Nathalia Cortés.

Comentarios

comentarios