A propósito de la maravillosa muestra Bodies que viene a nuestro país recordé muchas cosas de mi época de estudiante. En mi época de alumna de Odontología, los ramos básicos me tocaron en Medicina Norte de la Universidad de Chile. Quién no conozca el lugar, les puedo decir que fue declarado Monumento Nacional y aparece entre otras películas nacionales en La Rubia de Kennedy. El lugar es muy especial, con mucha mística. De hecho existe un pequeño museo (al menos así le llamábamos los alumnos) con preparados anatómicos pero sin la característica artística que posee la muestra Bodies.
Por otro lado, en relación a eso me acordé también de una película de thriller Alemán del 2000. Una de las primeras películas de Franka Potente: Anatomía de la que les quiero contar un poco y recomendar, en especial en esta época de vacaciones de invierno. En esta película se ven preparados anatómicos del toque de la muestra de Bodies con una historia de trasfondo muy interesante.
Esta cinta se ubica en la prestigiosa y bella ciudad de Heidelberg, donde un grupo de estudiantes de Medicina toma un curso de Verano de Anatomía.
Con toques de humor muy Alemán y ácido, los estudiantes descubren una secta de Médicos “Antihipocráticos” que asesina personas para hacerse de cuerpos frescos para preparar artísticamente para el ala de Anatomía Humana que posee una especie de museo, entre otros crímenes.

Sinopsis
Para Paula, una ambiciosa estudiante de medicina, haber sido elegida para participar en un prestigioso curso de anatomía impartido por un legendario profesor en la Universidad de Heidelberg, es un sueño hecho realidad. Pero su entusiasmo pronto se convierte en horror, cuando se encuentra a un joven al que había conocido tan sólo unos días antes en el tren que le trajo a la ciudad, tumbado frente a ella en una mesa de diseccionar. A pesar de todas las advertencias, Paula investiga su misteriosa muerte.

Pronto descubre una secreta y centenaria sociedad, conocida por sus despiadadas investigaciones con seres humanos vivos, que tiene su sede central en la misma institución donde ella está estudiando y estaría detrás de esta muerte. Cuando empiezan a desaparecer estudiantes, Paula sospecha que están siendo víctimas de esta sociedad secreta. Sin pruebas, continua buscando la verdad, incluso poniendo en peligro su propia vida.

Es una película altamente recomendable. Entretenida, un thriller bien hecho, donde se agradece que los rostros sean actores alemanes poco conocidos por estos lados, al igual como me pasó en su momento con Estación Zombie. Al no saber si son actores famosos o no, es más difícil adelantarse a quién sería el próximo en ser víctima de esta red. Dirigida por el Stefan Ruzowitzky, director de cine austriaco quién con su película Los falsificadores (“Die Fälscher” en su título original) protagonizada por Karl Markovics, ganó en 2008 el óscar a la mejor película de habla no inglesa. Estudió drama e historia de la Universidad de Viena y comenzó su carrera dirigiendo videos musicales, por ejemplo, para ‘N Sync, y la publicidad. Vale la pena ponerle ojo a este director y su particular forma de contar historias.

Los invito estas vacaciones de invierno a darle una oportunidad a esta película cuya segunda parte no le llega ni a los talones. No se arrepentirán!
Se las dejo de tarea para luego comentarla…

Comentarios