Twin Peaks o como algunos la han denominado Twin Peaks: El Retorno es una serie de drama televisivo creado por Mark Frost y David Lynch que viene a ser una continuación de la recordada serie homónima emitida entre 1990 y 1991 por ABC. Esta serie consistirá de 18 episodios habiendo sido estrenada el 21 de Mayo recién pasado por Showtime y en Latinoamérica será distribuida por Netflix.
A diferencia de lo que ocurriera con la serie original, este regreso fue desarrollado y escrito por Lynch y Frost a lo largo de varios años y ha sido dirigida completamente por Lynch. Ya habiendo digerido este esperado retorno, les queremos contar un poco de esta temporada y hacer un comentario menos visceral y más meditado.

Como les comentáramos en una nota previa al estreno, muchos miembros del reparto original regresaron en esta tercera temporada, incluyendo a Kyle Maclachlan como el agente del FBI Dale Cooper, así como también encontraremos un variopinto número de nuevos integrantes, como Laura Dern, Naomi Watts, Michael Cera, Jim Belushi y Jennifer Jason Leigh por nombrar a algunos.
Si bien poco se sabía previo al regreso de la trama de este retorno, se decía que trataría de la odisea del agente Cooper para volver a Twin Peaks.
Desde que se supo del retorno del Lynch a la dirección, los fanáticos saltamos de emoción. Pueden pensar lo que quieran de su obra, pero quien no reconozca la gran influencia que tuvo en la tv en su momento cuando lanzó Twin Peaks, o es muy joven o no sabe mucho del tema. Para bien o para mal, esta serie marcó el inicio de una época en que las series de tv dejaron de ser lo que conocíamos, atreviéndose a tomar temáticas y giros más extraños o diferentes a las que hubo en ese tiempo. Nadie quedó indiferente a Twin Peaks, incluso en Chile tras su estreno en televisión abierta, donde el misterio por conocer qué pasó con Laura Palmer era tema de conversación obligado.
Es el regreso después de muchos años de un director influyente que por diversas razones estuvo alejado del medio, realizando otras actividades pues el mundo audiovisual le había cerrado la puerta para su particular punto de vista. Desde que se inician las primeras tomas de este regreso, no podemos negar que Lynch está en todas partes. Para algunos, un mundo extraño, difícil de digerir o entender. Precisamente es eso lo que lo hace tan Lynch y tan maravilloso, de lo mejor que he visto y probablemente vea en Tv este año desde mi opinión personal. Inicia con una nueva intro, Una cámara que te pasea entre bosques y caídas de agua llegando al pueblo, diferente a la intro anterior,  aparece un suelo con ondas que da una sensación de surrealismo y transporta al espectador a este extraño pueblo perdido. A cada minuto se sienten guiños a otras obras de Lynch, en mi caso, especialmente me recordó varias veces a Terciopelo Azul una de sus películas más recordadas de los 80s, pero aquel que conoce su obra, podrá ver más de algún guiño a otras películas de su autoría.
David Lynch juega con nuestros sentidos en su forma de contarnos la historia, donde a veces los diálogos pasan a segundo plano, pues el protagonismo lo gana el ruido ambiente, busca trasmitir atmósfera más que otra cosa. Primeros planos sin diálogo de los personajes que hacen al espectador reflejarse en ellos. ¡Para qué decir de la música de Baladamenti, perfecta!
Aparecen (sin Spoilers) el Dr Jacobi, la Señora del Leño, el oficial Hawk y varios antiguos personajes, donde el paso del tiempo no pasa inadvertido. También hay secuencias con nuevos personajes que de a poco irán revelando su rol en la trama. Está pasando todo nuevamente… Cooper debe regresar a Twin Peaks (sólo a manera de recordatorio dado que ya han pasado 25 años desde que el fin de la temporada 2, Cooper está atrapado en este mundo onírico donde enanos bailan con cortinas rojas, a mi modo de ver, una especie de purgatorio).
La guinda de la torta es el final del episodio larga duración (1 y 2 sumados) donde en el mismo bar de motoqueros de antaño suenan los Chromatic en el escenario, con una canción que viene como anillo al dedo para culminar el inicio de este regreso.

Si busca una serie que tiene principio y final, esta serie es todo lo contrario. La historia dará miles de vueltas, zig zag y volteretas en el aire por lo que, si no está atento, lo van a dejar más perdido que el Teniente Bello. Recomiendo vean un par de episodios de la serie de los noventa para recordar un poco en qué quedó. Claramente, Lynch ha hecho que la historia vuelva a su origen magistralmente, arreglando todas las atrocidades que cometieron escritores externos que tomaron el proyecto en su segunda temporada por problemas de agenda de Lynch y Frost en 1991. Eso fue lo que en mi opinión le hizo perder público al proyecto, si bien Lynch volvió para arreglar el desastre para los últimos episodios de la segunda temporada, el daño fue tan grande, que la serie fue cancelada. Tal vez era necesario el paso del tiempo, fue una serie que pudo haber estado adelantada a la época. Hoy su regreso es bien recibido y un buen pretexto para que las nuevas generaciones conozcan buenas historias y contadas a la antigua, sin la inmediatez de internet.
En hora buena David, se te extrañó mucho, Bienvenido de vuelta!

Comentarios