Star Trek: Discovery terminó su segunda temporada el pasado jueves 18 de abril. El final de temporada fue espectacular y lo que más me gustó es que además dio  algunas explicaciones que terminaron por ubicar al show dentro del canon de la serie original. 

Esta segunda entrega tuvo mucho de eso. Con  la aparición de personajes importantes dentro de la serie original como lo son el Capitán Christopher Pike y Spock. Ejercicio que como fans de la franquicia nos llevó a revivir en los trekkies emociones muy fuertes.

Entre esas emociones está el paso de Discovery por Talos IV,  planeta prohibido para los miembros de Star Fleet, habitado por telépatas. Este planeta resulta fundamental en la historia de origen de Pike y su vínculo con Spock motivo por lo que los fanáticos saltamos con este tipo de “regalos”. Para los que no están tan familiarizados con  Talos IV , este planeta es donde se desarrolla “The Cage“, el primer episodio piloto de La Serie Original, que no salió al aire como tal. 

La incorporación de estos dos personajes (sobre todo Christopher Pike, quién, ha sido interpretado por Anson Mount, en forma maravillosa), así como también la aparición de la USS Enterprise, fue una excelente estrategia ante el reclamo de algunos fans de que Discovery no era Star Trek. La exploración de civilizaciones y planetas, estuvo  mucho más presente en esta segunda temporada, lo que también ayudó. Haciendo que la serie se sintiera más en la onda de la franquicia.

Discovery se inició en su primera temporada ubicándose 10 años antes de la serie original de los años 60. Centrando la historia en Michael Burnham, con la novedad de que no es capitán de la nave. La historia lleva a la Federación a quedar en medio de una guerra con los Klingon. Para bien o para mal, la serie no dejó a ningún fan indiferente. Pese a que en algunos elementos se salía un poco de lo que otras  series de la franquicia nos tenía acostumbrados, personalmente la encontré innovadora y muy interesante respecto a los giros de la historia.

 

En esta segunda temporada, la historia  giró alrededor de la aparición de un ente llamado “El Ángel Rojo“, quien iba dejando señales que guiaban a la nave Discovery. Dentro de la investigación de dicho fenómeno es que se designa un nuevo capitán. Con Christopher Pike como nuevo líder a bordo, la tripulación del Discovery viajó por todo el universo, realizando todo tipo de acciones heroicas y emocionantes.

Este Ángel Rojo, estaba fuertemente vinculado con Spock, quien lo había visto en el pasado, lo que le generó  una enorme confusión. Mayor aún tomando en cuenta que Spock estaba en conflicto con Michael Burnham (su hermana adoptiva) quién también tenía un vínculo con este ente.

 

Dentro de la aventura comienzan a surgir nuevas amenazas que ponen a la tripulación en jaque obligándolos a actuar en equipo y crecer no sólo como personas. Es así como en esta temporada la historia permitió perfilar y construir personajes sólidos dentro de un universo muy interesante. De la serie original, vemos a Pike representando los mejores valores de la Flota Estelar y a un Spock, que gracias a esta temporada va evolucionando hasta convertirse en el amado personaje que diera vida en forma icónica Leonard Nimoy, en ese sentido Ethan Peck hizo un gran trabajo.

Respecto a los personajes propios de la serie Discovery, personalmente me encantó el desarrollo y crecimiento de Saru. Un personaje que de ser tímido y miedoso, pasa por grandes pruebas esta temporada que lo termina empoderando y haciendo expresar dotes que muchos ni sospecharon que podía tener. Imposible no mencionar la forma en que ha sido abordada la sexualidad de algunos personajes incorporando temas tan difíciles de presentar como lo es la realidad LGBTI, en eso Star Trek sigue llevando la batuta. No olvidemos que en plenos 60 fue la primera serie con una mujer de raza negra como protagonista y  en mostrar un beso interracial en los Estados Unidos. En síntesis, esta temporada de a poco nos regaló una tripulación que tocó nuestros corazones de fan.

No puedo eso sí dejar de reparar en el último episodio y sus efectos especiales, donde la batalla final en que participan Discovery y Enterprise realmente destaca como sublime, con una imagen (que en calidad se mantiene en toda la serie) perfecta. Una batalla como cualquier fan soñó ver, pero dado el presupuesto y la realidad no habíamos podido presenciar con tal esplendor. El final de temporada fue tan potente, que es imposible no ilusionarse con lo que sigue para la serie. Sólo nos queda esperar y ver con qué nos sorprenden en la continuación de esta aventura.

 

A parte de Discovery, se han ido confirmando proyectos paralelos dentro del universo. Con la consolidación del personaje de Philipa Georgiou interpretado por Michelle Yeoh en esta temporada, veremos nacer un Spin-off bien interesante. La inclusión de la Sección 31 y la personalidad al filo de lo permitido (completamente lo contrario que vimos en Pike) de Philipa, permitiría desarrollar una historia llena de grises y con sin número de aventuras. Proyecto que se suma a una serie animada, la anunciada serie de Picard y dos series pensadas en nuevas generaciones como Starfleet Academy y el Show de Star Trek Kids por Nickelodeon. Si a ello sumamos Discovery con su tercera temporada, tendremos mucho de donde escoger para disfrutar y Star Trek para rato, bien por nosotros los nerd!

 

Comenta con Nosotros