“The Devil and Father Amorth” (“El demonio y el Padre Amorth” en español) narra la historia del noveno exorcismo realizado a una mujer italiana por el fallecido y reconocido exorcista italiano Gabriele Amorth. El documental tiene una duración de 68 minutos y puede verse en inglés con subtítulos al español. Lo interesante es quién dirige el documental y cómo es que terminó haciéndose. Si bien el documental está disponible en Netflix desde agosto, en estos días cercanos a Halloween encontramos que resulta una sugerencia más que adecuada para ver.

“The Devil and Father Amorth” fue dirigido por William Friedkin, conocido por ser el director de la famosa película El Exorcista de 1973. Es por eso que la distribuidora The Orchard Movies presentó  el documental en su momento como  un viaje de Friedkin que sigue los pasos del conocido exorcista desde Georgetown hasta Italia para acompañarlo en “una de sus horas más angustiosas”. Como una introducción al tema, el cineasta repasa locaciones y elementos de la producción de su película de 1973. Dentro de este mismo viaje, obtiene impresiones del autor de la novela que inspira su cinta El Exorcista, quién cuenta sus intentos por comunicarse con Amorth cuando estaba investigando casos que inspiraran su novela. Friedkin finalmente se contacta con el padre y concertan una de muchas reuniones que terminan formando parte de este documental. Me parece importante recalcar que al tratarse de un exorcismo real y carecer la historia de efectos especiales se puede lograr un relato auténtico y más aterrizado de lo que es un exorcismo, sin la parafernalia de Hollywood.

El documental narra la historia de Cristina, una mujer italiana que tras pasar por una depresión empieza a comportarse extrañamente durante las fiestas religiosas y se vuelve incapaz para realizar cualquier tipo de trabajo.

Al no tener ningún tratamiento médico que poder ofrecerle para tratar su padecimiento, una psiquiatra le aconseja que sea atendida por el padre Amorth, quien le realizó nueve exorcismos durante nueve meses. De hecho el padre falleció al poco tiempo de realizar esta obra, lo que hace al registro aún más especial. Dentro de los testimonios hay profesionales que analizan el caso, dando su opinión médica.

Presentado por primera vez en el Festival de Venecia de 2017,  Friedkin manifestó que nunca le dejó de fascinar “la naturaleza del bien y el mal y la posibilidad de una posesión demoníaca. Presenciar un exorcismo real y filmarlo ha llegado cuatro décadas después de que rodara ‘El Exorcista’ y completamente por azar”. En efecto, ni Friedkin ni el escritor de la cinta, William Peter Blatty, habían presenciado un auténtico exorcismo en persona previa la realización de este trabajo.

En su cuenta de Twitter, el director expresó su “más profunda gratitud a todos los que han visto The Devil and Father Amorth en Netflix y que le escribieron desde Italia y  todo el mundo”.

Si eres fanático del tema, te gusta El Exorcista o por simple curiosidad, te recomiendo verlo ya que es un muy buen documental. Según ha manifestado un reconocido crítico de cine, Robbie Collin, esta cinta corresponde a “ un epílogo de no ficción, que no deja de ser mordaz y rara, en la que el demonio es casi un narrador”.

El padre Gabriele Amorth, fallecido el 16 de septiembre de 2017, inició su labor de exorcista en 1985 y realizó decenas de miles de exorcismos. Fundó la Asociación Internacional de Exorcistas en 1990 y fue su presidente hasta que se retiró a los 75 años en el 2000. Este material, por lo tanto viene a ser un testigo de su trabajo y el legado de un hombre cuya labor resultó ser la lucha directa con el mal en persona.

Comenta con Nosotros