En una final histórica, la multitud de Incheon vibró con el resultado de Worlds 2018. Por primera vez, League of Legends tiene un campeón chino: Invictus Gaming aplastó al equipo europeo Fnatic por 3-0, en la madrugada del sábado y frente a 50 mil personas en el estadio  Munhak de Incheon, Corea del Sur.

Worlds 2018 comenzó el pasado 1 de octubre con 24 equipos de todo el mundo que buscaban levantar la “Copa del Invocador” y, por primera vez, los coreanos quedaron afuera de la final de esports más prestigiosa a nivel global. Con giros inesperados durante toda la competencia, China logró su primer título como campeón de LOL.

A las 4:30 de Chile, comenzó la transmisión de la final de esports más esperada. El show apertura de Worlds 2018 empezó con POP/STARS, una nueva canción producida por Riot Games e interpretada por las cantantes Madison Beer, Miyeon y Soyeon de la banda Coreana (G)I-DLE, y Jaira Burns, quienes se unieron para formar la banda K/DA. La espectacular puesta en escena que contó con hologramas en 3D de las campeonas del videojuego sobre el escenario, representó el lanzamiento oficial de los nuevos aspectos de League of Legends. Además del impresionante show en Corea, Riot Games lanzó el clip oficial de POP/STARS que en menos de dos horas, obtuvo medio millón de reproducciones en Youtube y la canción ya está disponible en Spotify.

El show musical de Worlds 2018 siguió con el himno “RISE”, interpretado por: The Glitch Mob, Mako, The World Alive y Bobby the iKON.  

Los europeos de Fnatic habían llegado al escenario como favoritos para posicionarse,  no sólo como campeones del mundo, sino también como bicampeones, ya que fueron los primeros en ganar el Mundial de League of Legends en 2011, pero el equipo chino cautivó con su nivel.

El primer partido fue una demostración de superioridad por parte de Invictus Gaming, que castigó las propuestas arriesgadas de Fnatic. La dupla de Ning (jungla) y Rookie (carril central) probó ser suficiente para frenar al Baby Faker y poner el 1-0. En la segunda partida,  Ning se robó el show con su Gragas, sacando del juego al carrilero superior de Fnatic y enviando su equipo directo al match-point.

En el tercer juego, el francés sOAZ de Fnatic entró para salvar a su equipo. No obstante, JackeyLove aniquiló a sus rivales con su letal Kai’Sa, apoyándose de Ning y Rookie.

Una final bisagra en la historia de League of Legends, en la que Invictus Gaming llegó a Corea del Sur para terminar con la hegemonía coreana y consagrarse como el mejor equipo del mundo.

A pesar de la derrota de Fnatic, hay un bicampeón: se trata de Duke, ex jugador de SK Telecom T1, hoy jugador de Invictus, que alzó la Copa del Invocador en 2016.

Comenta con Nosotros