¿Te acuerdas cuando la vida era un cofre lleno de tesoros todavía por descubrir? Ha llegado el momento de disfrutarlos.

Este pequeño libro mágico te cuenta una fábula divertida y entrañable, aunque tú eres el verdadero protagonista de esta historia.

Te invita a emprender un viaje hacia los sueños, pero no trata de ideas sino más bien de vueltas.

Esta lleno de preciosos regalos, pero no te promete que vayas a iluminarte de la noche a la mañana. Y, ¿sabes que? ni falta que hace.  Porque contiene una magia mucho más poderosa.

Doña Maru vivió desde muy pequeña en un orfanato, terminó escapando y haciendo su propia vida sola. Nació en Chile pero las cosas de la vida la hicieron terminar en México. Su vida no es lo que podríamos  decir inspiradora pero ella justifica sus acciones de bastante buena manera. Ahora, ya anciana, una amiga le vino a contar que su hijo había muerto pero que había dejado a un nieto vivo que se decía vivía por Veracruz. Ella sin dudarlo se armó para hacer el viaje porque tenía que conocer si o sí a ese nieto e intentar hacer las cosas diferentes a como las había hecho con su hijo.

Partió en bicicleta bajo su puro instinto, ella aseguraba que tenía muy buena noción de los lugares, viajaría de Oaxaca a Veracruz conociendo a muchas personas en su camino, que más que personas al azar, estarían finalmente todas relacionadas.

Esta lectura me recordó mucho a los libros de Albert Espinosa, me dejó el corazón con esa misma sensación como de saber sobrellevar de mejor manera la vida después de leerlo. La verdad es que yo soy fan de esa sensación, encuentro que te llena el corazón con cada párrafo que nos entrega. Gabri Ródenas es filósofo y se nota que en este libro quiso entregar todo, sus mejores enseñanzas de vida se ven reflejadas en esta historia de ficción de manos de Doña Maru, una señora demasiado sabia.

A pesar de que el libro es super cortito, este es de esas lecturas que hay que tomarlas con calma, sino no alcanzas a digerir ni la mitad de lo que te está entregando. Hay personas que lo tachan de “autoayuda” pero es más como una ficción espiritual, llena de magia que podemos ver día a día.

Me pareció super interesante algunos conceptos que nos propone el autor, por ejemplo, el hecho de plantearnos que ninguna cosa que nos sucede es al azar, como si todo estuviera conectado entre sí y nuestro camino estuviera ya hecho. Las acciones llevan a Doña Maru donde tiene que ir aunque ella esté en el medio del desierto y no ande ni siquiera con un teléfono para ubicarse. Da la sensación que el tiempo transcurre de una forma distinta para ella solo por la forma en que ve la vida.

Hoy en día hay tantas formas de hacer las cosas que un libro como este nos abre los ojos y nos recuerda que el camino correcto siempre ha sido uno, ese en el que entregamos amor.

 

“La vida retaba a todas las criaturas, sabiendo que solo las más valientes, inteligentes, sabias, constantes, íntegras, honestas y generosas encontrarían el tesoro.”

Comenta con Nosotros