Hay que decir las cosas por su nombre. La primera temporada de Iron Fist, pese a que tenía muchos elementos de la mitología existente de los cómics en los que se inspiraba, no fue muy convincente y no dió el ancho y el camino se hacía aún más cuesta arriba si consideramos que ya habían series como las de Daredevil, Luke Cage y Jessica Jones.

Ante esto, al showrunner anterior dejó la serie, con la esperanza de que alguien mejor llegara, y así se hizo y tenemos esta nueva temporada. La pregunta que todos ustedes mis queridos freakys seguro se están preguntando es esta: “Ok, ok Kobatomisterio, creo que te estás dando muchas vueltas, ¿es buena esta segunda temporada o no?” Y les responderé que si, mejora la serie y bastante, se nota que hacerlo en una tanda más corta de episodios la hace más expedita, sobre todo en la segunda parte.

Sin embargo, la serie aún cuando tiene algunos peros, que no son tan terribles como los de la temporada pasada porque se nota el esfuerzo, por ejemplo a mí parecer siento que no termina de abrazar completamente lo que es ser un superhéroe, sobre todo en el caso de Danny Rand que es un tipo que aún teniendo todo en el mundo (como su fortuna) prefiere vivir en un lugar donde esté cómodo y ser un héroe. Eso si, hay momentos en que ese espíritu se deja ver, porque se nota que tras lo ocurrido en Defenders, es el más afectado por la pérdida de Matt Murdock y busca de alguna manera honrar su memoria.

Si ahora el personaje de Danny Rand resulta querible en mi caso, es a ratos, pero creo que eso depende del criterio de cada quién.

Una de las cosas que sí mejoraron bastante fueron las secuencias de pelea que se sienten sumamente reales, y por supuesto que no cabe duda del porqué: el nuevo coreógrafo a cargo de las peleas, se llama Clayton Barber, que entre sus trabajos anteriores están sus trabajos con  Ryan Coogler en la fenomenal Creed, así como Pantera Negra y hará posteriormente lo mismo en la nueva temporada de Jessica Jones.

Otra de las cosas que me gustó mucho fue Davos (Sacha Dhawan) quién es el dueño de una de las mejores escenas de la serie, y la relación/rivalidad que tiene con Danny. También son muy notables las escenas que comparten en K’un-Lun lo que hace muy lamentable que no hayamos podido tener más tiempo de explorar ese mundo en otra forma que no sea flashbacks, después de todo, K’un-Lun es una parte importante de cómo se construye Danny Rand. De hecho todo el plot de la hermandad deshecha entre Danny hacia Davos y Joy es una de las fortalezas de esta temporada.

Hay otros personajes que pierden notoriedad como es el caso de Colleen, Joy y Ward, lo cual es una pena, sobre todo en el caso de Colleen que es un gran personaje que sabemos que tiene demasiado potencial.

Entonces, al final ¿es buena la serie? Mejora bastante, pero aún le queda mucho que mejorar, porque la serie tiene potencial, solo que le falta abrazar completamente el concepto de superhéroe y la rica mitología que tiene este personaje en particular. Pero la verdad es que quiero leer sus comentarios, ¿que les pareció la serie? ¿Debería continuar para una tercera parte o no?

Iron Fist, temporada 2 estará completa a partir de hoy, en Netflix.

 

Comenta con Nosotros