En el último episodio de Game of Thrones vimos muchas despedidas y decisiones determinantes de las que tendrán que hacerse cargo en el siguiente episodio, pero uno de los momentos que tanto el público del show como los lectores de los libros fue el esperado CleganeBowl, la lucha que se deben los hermanos Sandor y Gregor Clegane.

Esta relación fraternal se echó a perder desde el momento en que Sandor, teniendo  siete años, robó un juguete a su hermano Gregor, cinco años mayor que él; cuando éste lo descubrió, le aplastó la cara contra un brasero, y posteriormente su padre diría que fue un accidente y moriría en “extrañas circunstancias”.

Pues bien, en el capítulo pasado se obtuvo el cierre esperado, que no solo fue satisfactorio para los fans, sino que también para el propio Rory McCann, intérprete del querido Sabueso que dio una entrevista a Entertainment Weekly:

Fue muy emotivo. Muy divertido cuando empezó el llamado Cleganebowl. Metí en una trompeta en secreto en el rodaje. El productor ejecutivo estaba dando órdenes y entonces le pregunté: ‘¿Puedes hacer una pausa antes de que diga una de mis últimas líneas?’. Aceptó y saqué una trompeta que toqué. Tengo mariposas en el estómago por esa pelea. “

Después el continúa con un tono más melancólico:

 “Me habría gustado seguir viviendo y hacer un pequeño desvío en mi viaje por carretera, pero estoy completamente encantado. Estoy agradecido por haber recibido esta historia. Agradecido de que se nos hayan dado tramas en las temporadas pasadas con toda la política Westerosi a pleno rendimiento.”

¿Acaso cree él que su personaje podría haber tenido otro destino? Posiblemente, pero él cree que es el destino correcto:

Tal vez podría haberse marchado tras encontrar la paz. Pero esta es una buena manera de irse. A mí me parece muy bonitoQué suerte ser un actor que acaba en una de las series más grandes y mejores del mundo.“.

 

 

Comenta con Nosotros