¿Han sentido como que un día todo está bien y de ahí vas a una atracción pero te zamarrean, te caes y viviste para contarlo? Bueno, eso es este episodio.Porque si pensamos que después del apocalipsis era garantía que todo iba a ser tranquilo, pues… resulta que siempre no. Pasan muchas cosas.

Pero eso no hará que nos rindamos en entregarles esta co-reseña queridos freakys, mi querida Khaleesi y yo nos tomamos quizá un poco más de tiempo en poner en orden nuestros pensamientos y sentimientos y decidimos escribir, y aquí están lo que debemos decirles, acerca de este episodio.

 

Con la mirada de Khaleesi:

Probablemente este sea uno de las capítulos más difíciles de reseñar de esta temporada, porque, aunque me gustó muchísimo, me ha dejado con el corazón destrozado en muchos sentidos. Al comienzo sentí que hubo un pequeño momento donde todo estuvo bien, donde parecía que las cosas podían ser buenas, sin embargo, ese momento pasó y todo se fue derrumbando como un castillo de cartas. Sí, me ha dejado un sentimiento profundamente depresivo este capítulo.

Y por lo mismo, me es muy difícil elegir escenas favoritas, porque todas llevan directamente al fracaso.

Cosas que me gustaron

Pero si tuviera que elegir forzosamente algunas sería la escena de los funerales y la incineración de los cuerpos de los muertos en la Batalla de Invernalia. Me gustó muchísimo el discurso de Jon Snow y la reacción de los personajes, además una muy hermosa despedida.

Me gustó mucho la escena en que Gendry Ríos es convertido en Señor de Bastión de Tormentas por Daenerys y nombrado legítimo heredero de Robert Baratheon, creo que es un movimiento muy inteligente de parte de la Reina Dragón, ya que ahora tiene aliado al heredero Baratheon y ha puesto en Bastión de Tormentas a alguien de su confianza.

Otro aspecto que me gustó muchísimo es que Varys haya vuelto a pensar en el “Juego de Tronos”, después de todo, él está ahí por su propio beneficio, aunque diga que es por el pueblo. A él le conviene mucho más que Jon llegara al trono porque sería un rey mucho más manejable que Daenerys. Varys sigue dispuesto a jugar al Juego de Tronos y eso le da a la historia una tensión bastante latente, se extrañaban las conversaciones de pasillos, las murmuraciones y la “chimuchina” palaciega, así que muy bienvenido.

Me gustó mucho que Tyrion, ante los muros de Desembarco del Rey, haya dicho en voz alta que sabe que Cersei está embarazada, así, espero, que Euron Greyjoy pueda deducir que el hijo en el vientre de Cersei no le pertenece y eso quiebre, de alguna manera, esa relación que Cersei ha consolidado de manera estratégica.

Me gusta que la serie haya vuelto a los líos palaciegos. Me da mucho más miedo Cersei que el Rey de la Noche y la verdad ese es el meollo de toda la serie: no necesitamos magias para convertirnos en monstruos por el poder, el Juego de Tronos es más temible.

Cosas que rompieron mi corazón:

Hay cosas que me rompieron el alma y de las cuales difícilmente me recuperaré, una de ellas fue la fría despedida de Jon con su lobo huargo Fantasma, me agradó que hubiese sobrevivido y entiendo muy bien el deseo de Jon de ponerlo a resguardo enviándolo con Tormund más allá del Muro, sin embargo, me pareció muy frío que ni siquiera lo abrazara como correspondía. Fantasma es el reflejo de Jon como un Stark y entiendo que Jon también está dejando ir su parte Stark y abrazado su parte Targaryen, pero un abracito no le hacía mal. Fantasma estuvo a su lado incluso cuando Jon fue asesinado, él protegía su cadáver. Lo siguió a los confines del mundo y merecía más.

Me dolió ver a Ser Brienne derrumbarse al ser abandonada por Jaime Lannister. Tuvo al hombre que ella amaba a su lado y luego Jaime la deja en Invernalia para irse nuevamente ¿a salvar a Cersei? ¿o a matarla? Después de todo, Jaime es el Matareyes. Jaime nos muestra, sin saber aún qué pasará con él ni a qué va realmente a Desembarco del Rey, que hay una parte de él, esa parte que alguna vez todos odiamos, que sigue ahí. Es de esperar que su redención, todo lo que ha visto y vivido lo mantengan en el camino correcto y que no vuelva a caer, como tantas veces, en los brazos de Cersei.

Me rompió el corazón ver morir a Rhaegal, el dragón que fue montado por Jon, fue un momento de gran dolor y que sentimos como espectadores, el dolor de su madre que lo vio impotente caer y cuando iba a tirarse con todo, prefirió proteger a Drogón que destruir la flota de Euron. La verdad creo que obró bien en ese sentido y me gustó su reacción ante el gran dolor.

La muerte de Missandei fue un momento de quiebre para Daenerys, una vez más viendo cómo le quitan a quien ama y su rostro se deforma de tristeza y rabia. Yo soy de la idea que ya no importa nada, que los queme a todos, que los mate a todos ¿acaso es posible reaccionar de otra forma? ¿se le puede llamar loca por eso? La verdad, toda la serie nos han hecho pensar que Daenerys podría tener el mismo mal de su padre, el Rey Loco, pero, a mi parecer, esto no es así, ella ha esperado lo suficiente, fue capaz de dejar de lado su ambición por el trono para ayudar a Jon con el ejército de los muertos, fue capaz de proteger Invernalia solo por el amor que le tiene a Jon y por su sentido del deber ¿acaso una reina fuera de sus cabales habría hecho eso?

Ella ha postergado sus deseos siempre y cuando exige lo que todos los demás le ofrecieron la llaman loca. ¿Acaso Aegon el Conquistador fue un demente al usar su dragón y a sus hermanas para conquistar Poniente? ¿Por qué Daenerys es loca por usar lo que tiene a su mano para tomar Desembarco del Rey? ¿No es eso lo que hemos estado esperando toda la serie, que Dany llegue a Desembarco del Rey con sus dragones a quemar todo a su paso? Dany lo ha perdido todo en pos de los demás, perdió dos de sus hijos, a sus amigos más cercanos por los deseos de Jon y la llaman loca a ella y les da rabia que quiera quedarse con el trono que le pertenece cuando el mismísimo Jon o Aegon no quiere gobernar.

No sé lo que se avecina en los dos últimos capítulos de Game of Thrones, solo sé que ya no sé qué esperar. Estoy nerviosa y con miedo. Solo sé que debemos tener muy en claro que “todos los hombres pueden morir”

 

Con la mirada de Kobato en el Norte.

 

Al igual que Erika, me cuesta bastante poder reseñar este episodio porque, realmente pensé que sería una transición al episodio siguiente, y me equivoqué. Durante un momento pensé que íbamos bien y de repente llega un mazo que te recuerda esto: en el Juego de Tronos o ganas o mueres porque no hay un lugar intermedio.

La tranquilidad y solemnidad del capítulo comienza por el funeral de los caídos. Una linda instancia donde presentan sus respetos a quienes no están y celebran la vida de quienes se quedaron, Jon, habla acerca de lo admirable que cada uno haya logrado dejar de lado sus diferencias para defender al reino, pero sabemos que ya con la amenaza de los muertos fuera, lo que queda es volver a lo de siempre, los complots, las intrigas y la carrera por el reino y es ahí cuando Varys brilla.

Y eso se nota en la mesa principal en la incómoda cena de celebración en que Jon sabe que hay algo que está mal, pero hay momentos importantes en donde Daenerys hace una muestra de porque ella es la reina al legitimar a Gendry Waters como Gendry Baratheon, no solo porque así gana un aliado, sino porque también solo la reina tiene el poder para hacer eso. Junto a eso, brinda por Arya Stark y es festejada por los norteños, y casi se podría decir que ella ha logrado ser querida… ¿verdad?

No tanto.

Porque, claro, Daeny logra que los lords del norte la aplaudan y incluso logra cierto nivel de aceptación, pero es Jon el que quieren: es él quien acapara las miradas, el que hace que la gente lo siga, y ella lo sabe: tiene más derecho al trono. Por otro lado, aún es mirada con sospecha, y se le nota cada vez más sola, y eso es algo que se notará más al final del episodio, pero su soledad es algo que la empuja a tomar decisiones apresuradas como ir y tomar King’s Landing sin que sus soldados tomen el descanso adecuado, que bien aconsejó Sansa. Y sin tener mucho conocimiento táctico, si quizá habría sido recomendable que los ejércitos (que ya estaban muy disminuidos) puedan recuperar fuerzas.

Y efectivamente lo hace porque, Jon decide ser honesto con sus hermanas y contarles de su origen. Personalmente, lamento mucho el no haber sido testigos de la reacción de las Stark respecto a esto, porque son la familia que siempre ha estado a su lado (sobre todo Arya) y pese a que les pide que esto no salga de ahí, Sansa rompe su promesa al contarle a Tyrion. Lo sé, y es bastante cuestionable, pero, entiendo también porque lo hace. Ella se nota preocupada por el bienestar de su primo, porque siente que algo le puede pasar. Jon, es todo lo que les queda. Hay un sentimiento de que no todo va a terminar bien.

Ella quiere la independencia del norte y quiere que Jon esté allí con ella, porque es como todo lo que les ha pasado a la familia: a los hombres Stark no les va bien en el sur. Quizá hasta se siente dolida y traicionada por Jon que cambió mucho en esta última temporada, aunque es capaz de aceptar la decisión de Jon.Tyrion le aconseja que no provoque a Dany y de inmediato Sansa es capaz de identificar el miedo que él posee de la Reina Dragón. Y eso hace eco en el miedo que Sansa posee de lo que le pueda pasar a Jon. Y hace más evidente la lenta separación que está teniendo Tyrion de su reina.

Está también anhelo de Daenerys de salir de ahí, también quiere poder alejarse de Jon a quien quiere, pero, el nuevo origen de Jon es algo que le genera conflicto, sobre todo, porque, le preocupa cómo esa información puede formar discordia entre ambos

  

Dicho esto, la Reina Targaryen se reúne con sus dragones y marcha hacia King’s Landing, y mientras Jon irá por tierra junto con Davos y un ejército y comparte muchas despedidas, como con Tormund, quien le invita a vivir al Norte, Sam y Gilly pero no con Ghost, lo que resulta bastante decepcionante, si hay alguien que siempre ha estado al lado de Jon desde el minuto 1 ha sido Ghost, y es entendible que no lo haga por el tema de que no se siente un Stark, pero, podría haberle agradecido o despedirse mejor. Las cosas no son mejores para Daenerys que es emboscada por Euron, que logra asesinar a Rhaegal. Pobre Rhaegal, no pude evitar pensar que tenía una muerte que hacía eco a la muerte de Rhaegar, ambos cayendo al agua, mientras su sangre caía como rubiés. Y no conforme con eso, el ataque continúa hacia los barcos, haciéndolos naufragar y capturar a Missandei en el proceso.

En Winterfell, permanece Jaime que al fín, ha logrado ser más sincero con Brienne y están juntos, ambos están felices con una persona a la que claramente aman y se preocupan el uno por el otro, pero esto es Game of Thrones, por lo tanto cuando llegan las noticias de Cersei y Jaime, parte hacia el sur pese a los ruegos y lágrimas de Brienne que realmente me partían el corazón. No voy a decir que Jaime es un idiota por haberse ido (lo es) pero, él viene de una relación sumamente tóxica en que hizo cosas espantosas por su amor a Cersei, y sabemos bien: su tranquilidad no llegará hasta que su mitad malvada no esté. A mí me da la impresión de que, incluso no se siente digno de Brienne porque ella es noble, de buen corazón y sentimientos, mientras que él… simplemente no lo es. Sabe que mientras Cersei esté viva, él no puede ser realmente libre.

Los que se unen también al team “vamos al sur” son Sandor Clegane que debe “ir a trabajar” sus relaciones fraternales (o sea el Cleganebowl va a pasar) Arya también tiene nombres en su lista debe tachar, y solo quedan Cersei y la Montaña. Arya comparte un pequeño momento con Gendry Baratheon y a pesar de que él le dice que la ama, ella lo rechaza, no creo que porque ella no sienta lo mismo, sino más bien porque tiene un deber que cumplir y lo sabe bien: su destino no es ser una dama.

Los pasos nos llevan a King’s Landing con una sonriente Cersei que contempla con orgullo a la pobre Missandei que es realmente duro todo esto para ella: imaginen que ella vivió toda su vida como esclava hasta que Daenerys la libera y le muestra el mundo, conquista su propia voz y encuentra a alguien que ama, sólo para ser prisionera y encadenada de nuevo. Su muerte es lejos lo que más pena me dio y encuentro admirable que, incluso cuando ella sabía que le podía pasar lo peor, ella decide decir Dracarys. Sabe que es lo que debe pasar, Daenerys debe quemarlos a todos, y es que también, Missandei mejor que nadie entiende lo que hay en el corazón de su reina: desde que llegó a Westeros ha ido perdiendo todo, a dos de sus hijos, su consejero más leal, parte de su ejército, su derecho al trono que es algo que ha perseguido toda su vida, y ahora su confidente más cercana. Daenerys llegó tan fuerte a Westeros y se le despojó de todo de manera tan violenta que, ¿se le puede culpar de tomar medidas drásticas?

Quedan solo dos episodios, y el siguiente promete ser aún más devastador. No me queda más que agradecerles a ustedes todo el apoyo que nos han dado y nos estaremos viendo luego, queridos freakys.

 

Valar Morghulis.

 

Comenta con Nosotros