“Es momento de la decisión más difícil”

La guerra ha estallado; luego que la prisión fallara y se desatara el caos, Diana lideró un grupo para detener a los meta, y comenzó un conflicto que amenazaba con terminar con todo.

Superman llega al lugar de los hechos pero de entrada es fulminado por Shazam. El hombre de acero no quiere pelear contra él e intenta razonar, pero el lavado de cerebro realizado por Lex es muy fuerte y está a punto de tener terribles consecuencias. En tanto, Diana sigue luchando con todo su poder, decidida a frenar el avance de decenas de meta que están dispuestos a todo; la batalla llama la atención de las Naciones unidas, que toman la decisión de enviar un grupo de aviones con misiles capaces de vaporizar por completo el lugar y deshacerse de la mayoría de los héroes y villanos allí reunidos.

Batman y sus aliados llegan al lugar, y el murciélago se enfrenta a la amazona,  recriminándole su actuar guerrero, a lo que ella replica -y con razón- que él no tiene autoridad moral para criticarla después de convertir Gotham en una cárcel. Mientras todo esto sucede, los aviones teledirigidos se aproximan al lugar, y todo pende de un hilo.

Wonder woman y Batman, armado con un traje especial, se encargan de detener la mayoría de los misiles, pero uno escapa y se acerca al lugar; Norman Mckay clama por una salida que no destruya a todos, y en el instante crítico donde los humanos y dioses han decidido enfrentarse hasta el fin, es un humano con poderes de un dios quien toma la decisión mas compleja de todas. Billy evita que Superman se enfrente al poder explosivo del misil y se sacrifica en su lugar, aunque esto no consigue impedir que decenas mueran en la explosión. Clark, superado por todo esto, monta en cólera y se dirige al centro desde donde se ha enviado el ataque atómico, pero es detenido por el propio Norman, quien ha exigido al Spectre materializarse en el lugar y terminar con esa barbarie; le dice a Superman que debe detenerse, y que los errores, suyos y ajenos, no pueden ser corregidos hacia el pasado, por lo que es necesario hacer un punto aparte antes de causar el apocalipsis. Los superhéroes no deben actuar con superioridad ni los humanos verlos como si fueron dioses, y la única forma de avanzar hacia el futuro es unirse y luchar juntos para preservar el mundo en donde todos viven.

Finalmente, los héroes dejan las máscaras y asumen un nuevo rol como vigilantes, pero parte del mundo, mientras la humanidad debe aprender a hacerse cargo de sus problemas. El epílogo es una historia de origen, de un nuevo comienzo en donde el futuro no es brillante por completo ni absoluta oscuridad, sino algo por construir.

Ha sido un placer visitar este magnifico cómic a cargo de Mark Waid y Alex Ross; la historia, el apartado visual y el desarrollo de personajes han sido excelentes, mostrando batallas épicas y dilemas morales profundos como las consecuencias de la guerra o los valores personales ante situaciones críticas. Es un agrado leer sobre héroes que no son infalibles, y conflictos en donde los lados clásicos se desdibujan como en la vida real. Porque en una guerra, todos pierden.

Seguiremos visitando historias que no pasan de moda en pocos días, por ahora me despido y dejo la invitación para una nueva versión de DC históricos dentro de dos semanas.

Comenta con Nosotros