“Es el fin del mundo”

Las cosas no van nada bien en el mundo y Norman está presente, como un espectador que no puede intervenir; con ayuda de tecnología de Apokolips, Superman y la nueva liga han construido un gulag, un recinto a prueba de escapes en donde encierran a los meta que son peligrosos y no quisieron reivindicarse. Superman aún cree que ellos pueden ser reformados, pero pasa por alto que estos violentos meta están convencidos de ser el futuro, y justifican su violencia en la ausencia pasada del hombre de acero.

En tanto, descubrimos que Norman ha hecho un pequeño viaje astral, en donde ha presenciado las discusiones de los grandes maestros acerca del destino de la tierra, y también se encuentra con Dead Man, quien le de algunas nociones sobre lo que está sucediendo. Por otro lado, Superman y Diana tienen un nuevo conflicto, en donde el insiste en su política, sin entender lo que Diana le recuerda: que en una batalla es necesario pelear con todo, porque los enemigos lo harán.

Después de un inconveniente encuentro con los representantes de las naciones unidas, todo explota cuando sucede un motín en el gulag, asesinan al capitán Comet, y Diana se cansa de la indecisión de Clark, por lo que reúne a los que la apoyan y se lanza a la guerra.

Mientras, Bruce revela que se alió con Lex para descubrir el paradero de Billy Batson, pero aunque él y sus seguidores logran capturar a los aliados del villano, no logran detener al capitán, cuya mente ha sido manipulada hasta anularla ¿para qué? Para que pueda irrumpir en el gulag, liberar a todos los prisioneros y desatar el caos.

Es interesante ver cómo Diana ha logrado mostrar tal firmeza ante los acontecimientos; ella desea la paz, pero entiende que hay ciertos villanos que no van a cambiar, y que en contra de ellos las medidas suaves simplemente no servirán. Por otro lado, todo el tinglado de Bruce solo ayudó a aumentar los problemas ¿Neutralizó la amenaza de los aliados de Lex? Sí, pero fue demasiado tarde para salvar a Billy, y aunque le dijo la verdad a Superman, todavía no entiende que la ayuda que le pidió el hombre de acero era por lo que representa, más que por las cualidades prácticas.

En el apartado visual, más allá de repetir las alabanzas, quiero destacar la hermosa golden armor de Diana, y la famosa espada mágica capaz de cortar electrones.

¿Podrá Wonder woman liderar un ejército eficiente? ¿Ha encontrado Superman un modo de salvarlos a todos?

Con estas intrigantes preguntas termino la tercera de las cuatro revisiones de este magnifico cómic a cargo de Mark Waid y Alex Ross.

Seguiremos visitando esta serie en dos semanas, por ahora me despido y dejo la invitación para una nueva versión de DC históricos dentro de dos semanas.

 

Comenta con Nosotros