“¿Qué esperas? ¡Hazlo!”

Resulta muy extraño hacer un análisis de un número como este, así que para comenzar daré el contexto apropiado para su existencia en el canal así como para el desarrollo del universo DC.

En principio, cuando anuncié este análisis tenía contemplado visitar el desarrollo de este evento con prontitud, cosa que no sucederá porque el equipo creativo se demora siglos en avanzar con el trabajo e incluso han anunciado la NO periodicidad del mismo, lo que se ha traducido en esperas infinitas. Si bien es cierto que para el momento en que este análisis esté al aire por primera vez la serie irá por el número ocho, se trata de una obra con un gran contenido argumental que a mi juicio debe ser analizada de forma continua, léase en dos o tres revisiones seguidas y no cada vez que se pueda por el capricho de publicación. Todo esto significa que no voy a dejar abandonado este ítem, sino que será pospuesto hasta que salga el bendito número final y pueda organizarme.

En lo que tiene que ver con lo que pasa al interior del universo DC daré datos que son útiles para comprender por qué está pasando todo esto: sucede que Watchmen se ha integrado a este universo, lo que significó para la editorial un cambio oportuno con el reinicio relativo que tuvo lugar desde el especial con el que inicié esta serie de análisis. A diferencia de lo que ha pasado en las Crisis, en este caso no hubo una mega guerra que obligara a todos los personajes a reunirse en contra de un enemigo en común, sino que este adversario –el doctor Manhattan para ser muy concreto– es quien ha estado influyendo en el curso de los acontecimientos.

Los personajes desaparecidos, los años que les quitaron. El botón. Todo ha estado conectado, y esa conexión explota en este especial.

Después de esta larguísima explicación voy a lo que me convoca en esta ocasión, que es el anticipo de esta historia. En menos de diez páginas y en con un atractivo estilo en blanco y negro, que pone de manifiesto el texto, que en vez de venir en la voz de un personaje concreto o el pensamiento de este, lo hace a través de fragmentos de hechos que se han sucedido en la tierra de donde viene el azul y peligroso personaje.

El mundo ha entrado en un caos total; la solución a todos los problemas propuestos por Adrian Veidt, el hombre más inteligente sobre la faz de la tierra, se ha hecho trizas por causa de las consecuencias de sus propios actos. Una vez, el infame personaje del doctor Manhattan validó el plan de Ozimandías de sacrificar a millones en una guerra inventada para salvar a billones de seres humanos, llegando a asesinar a Rorschach para evitar que este revelara al mundo el terrible engaño.

Una vez que todo esto sale a la luz, es esperable el desastre que prosigue: los gobiernos entran en pánico, siendo el primero de ellos Estados unidos, que niega haber colaborado con Manhattan y Veidt en el plan, y en seguida intenta imponer una especie de ley marcial. las cadenas de noticias son cerradas, la gente es amenazada, y de los que estuvieron involucrados hasta ahora no hay rastro.

¿Cómo se llegó a esto?

A través de los diarios de Rorschach, que fueron descifrados. Al final, ni todo el poder de Manhattan pudo impedir que el plan mal sembrado cosechara malos resultados; donde está el super poderoso ser, qué fue de Silk Spectre y Veidt son algunas de las preguntas que rondan mientras el mundo se acerca a una crisis que no parece tener fin.

En tanto, alguien sigue ahí, vagando en las calles en medio de la locura.

Con esta introducción se despide este número introductorio. Cargado de simbolismos y referencias al universo, como el estilo de letra de un noticiero que es el mismo de la portada de Crisis en las tierras infinitas, este adelanto promete ser un remezón. Cuándo y cómo será, eso no lo sé.

Nos leeremos de nuevo en un próximo análisis.

Comenta con Nosotros