Un jefe en pañales es la nueva película de Dreamworks, que camina, corre para recuperar su sitio de títulos mega populares, y que lo posicionaron como el estudio animado que puede luchar a la par contra los títulos de la lamparita. Hemos tenido la oportunidad de ver Un Jefe en Pañales el fin de semana recién pasado, junto a algunos de nuestros lectores y aquí les comentaré como estuvo la aventura. Todo esto gracias a Fox y bueno, a lo que vinimos.

Dreamworks Animations nos presenta Un jefe en pañales, la historia de Tim es un niño común con una vida común, con mucho cariño, el abrigo de padres, el mundo perfecto. Pero que de un día para otro se ve afectado por la llegada de su hermano, un ser que a los ojos de Tim es un pequeño ejecutivo de una corporación de bebés que solo tienen una misión: posicionarse como lideres en el mercado del cariño y el amor de los adultos, luchando contra su mas feroz contrincante en las finanzas amorosas, los cachorros.

Dreamworks, creador de exitazos como Shrek, Kung Fu Panda, Como entrenar a tu Dragón y mi amada Megamente ahora incursiona en el mundo de los niños y su forma de ver la vida, entreteniendo a los mas pequeños, criticando a los mayores y dejando una lección para toda la familia. El amor familiar no es algo que se divide en la cantidad de personas que la integran, mas bien al contrario, se une entre todos para hacerlo mas grande y fuerte,  siento que fuera de todo lo que les pueda decir mas adelante, este es el motivo principal por el que no solo les recomiendo que la vean sino que les aconsejo que le den una mirada.

La familia, el amor propio, la hermandad y muchas otras cosas son desnudadas en Un jefe en pañales que mientras nos entretiene con momentos muy bien realizados, nos entrega alertas y consejos de tareas a realizar como niño, adulto y familia. Es muy difícil recibir un nuevo integrante en la familia y este es un trabajo de todos para que funcione.

Un jefe en pañales fue una grata sorpresa, que disfrazada de una película infantil contiene una critica social y potentes mensajes para adultos en medio de una entretenida comedia que hace disfrutar a toda la familia. Desde el momento que comenzó la película me entregué a la historia, y es que cuando me muestras la vida perfecta de un niño de 7 años que tiene todo lo que necesita, y no hablo de cosas materiales sino del tiempo y del amor que necesita de su familia para crecer seguro, lleno de sueños y con una imaginación sin limites, no hay nada mas que se pueda querer, ademas si tienes unos padres que para dormir te cantan a los Beatles todo es perfecto, ese será un gran niño digo yo.

Tim despierta un día, como cualquier otro, tenía muchas aventuras en su cabeza para vivir ese día, salvar a sus padres de un gran peligro o quizás ser el quien fuese rescatado por sus padres, lo que nunca vio venir fue que está vez la aventura tendría un nuevo integrante, un nuevo miembro llegó a la familia, es su hermano quien llegaría a cambiar las reglas y las prioridades del hogar.

La imaginación de Tim hace que el viaje y la historia sea muy placentera y entretenida, pero nos trasparenta la psicología de un niño que sufre de golpe la perdida de atención, y con ellos la perdida de comprensión de sus padres. El acierto de esta película es lo fantástico y dinámico como está contada la historia, y es que si lo recuerdan, para cada uno de nosotros a los 7 años, todo era una aventura. Es aquí donde Tim descubre que su bebé hermano, quien le ha robado la atención familiar, y por quien ya siente algo menos de cariño y mas parecido a la envidia, es “un agente comercial de una corporación de bebés” que luchan por retomar el primer lugar en el mercado del amor de los adultos, cetro que fue robado por sus rivales, los cachorros caninos (Ojo ahí con la primera critica, mas parejas, familias con menos niños y mas mascotas, algo esta cambiando en este mundo). Tim encuentra quizás aquí la salida a sus problemas, y acuerda con su hermano menor un trabajo en equipo, para que el bebé triunfe y regrese a su empresa y por otra parte el recuperar su lugar como único dueño de el amor de sus padres.

El amor familiar no es algo que se divide en la cantidad de personas que la integran, mas bien al contrario, se une entre todos para hacerlo mas grande

Con lecciones que no se aprenden en una escuela, Un Jefe en Pañales nos enseña el verdadero concepto del amor de hermanos, nos critica por la perdida del concepto familiar en los adultos y nos enseña que es posible, y que sí, el amor alcanza para todos, solo hay que intentarlo, ademas y aprovecho de dar las gracias a mis padres por mi hermana (cuantas peleas y abrazos llorados). Si eres hijo único, esto quizás te podrá enseñar algo que no se paga con nada, el amor de hermanos que nos hace odiarlos y amarlos muchas veces, que nos enfurece pero pasado los años recordaremos en una mesa junto a los viejos, las aventuras que se vivieron cuando eramos niños.

Ay verdad, casi lo olvido, cosas mágicas de la película que la hacen mas hermosa, nunca, repito nunca, Tim toca un teléfono celular, su infancia está muy potenciada por la fantasía del día a día, sus juguetes van desde un Voltron hasta un Skeletor, pasando por toda la gama intermedia, ademas de una banda sonora que los hará disfrutar, como lo hice yo y ademas algunos guiños por ahí a clásicos del cine familiar e infantil, que cuando ya te acercas al final de la película entenderás el por que.

De hecho si viste la película te pregunto, te fijaste en que época está ambientada la historia? no lo digas, pero es hermoso no?

Un Jefe en Pañales esta lejos de ser la mejor película Dreamworks, pero si es entretenida, liviana, con varias lecturas y sobretodo se nota que fue hecha con amor, mucho amor de hermano,  ya está en cines así que este fin de semana no te la puedes perder.

Moisés Lopez

Comentarios