Sinopsis: Passengers es una película estadounidense de ciencia ficción y romance dirigida por Morten Tyldum (El Código Enigma, 2014) y escrita por Jon Spaiths (Dr. Strange, Prometeo). Protagonizada por Jennifer Lawrence y Chris Pratt, se estrenará en cines el 29 de diciembre de 2016.
Dos de las estrellas más atractivas del momento debutan juntos como dos extraños en un viaje de 120 años a un planeta distante, pero despiertan 90 años antes por una falla las cámaras de hibernación.
Pratt y Lawrence interpretan a Jim y Aurora, un ingeniero y una periodista que tras despertar antes de tiempo, se dan cuenta que la nave está a punto de colapsar, poniendo en peligro la vida de 5.000 personas en estado de hibernación.

Reseña: Tyldum nos cuenta una historia de ciencia ficción que toma de variadas referencias, que van desde El Resplandor o Saturno 3 hasta 2001: Odisea en el Espacio. La historia comienza bien, mostrando el conflicto humano de la soledad y decisiones que se toman en base a esta misma, que en el caso de Jim terminan con un acto egoísta que convierte a Aurora en su víctima, minando la empatía que se pudiera sentir por él. Repetitivamente se intenta justificar dicha decisión, lo que me hizo mucho ruido y me parece que hace flaquear la historia donde se pierde la posibilidad de desarrollar el conflicto,diluyéndolo, lo que hace que su desenlace destiña. Pero Pratt logra hacer un personaje que durante el comienzo de la historia, llena el espacio muy bien por si sólo, hasta que entra en escena Lawrence.
A medida que va avanzando la película, se pone más énfasis en el romance que en el conflicto inicial donde ambos protagonistas muestran una química y carisma innegables, pero la historia de amor se vuelve un tanto empalagosa a ratos. Si bien se encuentran con una infraestructura fabulosa, provisto por la empresa de transporte que los llevará a una colonia lejana a la tierra, le falta humanidad. Concepto que trae a la mente inmediatamente al Axioma de Wall E,pero con la diferencia de que en el Avalon los protagonistas están varados en medio del espacio teniendo sólo el uno al otro en una nave que comienza a fallar. Dentro de lo destacable está la aparición de Michael Sheen (Tron, Twilight, Underworld), como un androide que atiende el bar, con ambiente y estética similares a los del bartender de El Resplandor de Kubrick. Con una fotografía y efectos visuales hermosos, donde los protagonistas se ven maravillosos.


Algunos críticos han calificado negativamente a la película como Entertainment Weekly que la describió como “una risible exhibición de dos horas sobre un síndrome de Estocolmo de ciencia ficción”. Si bien es cierto que tiene debilidades, tiene varios puntos interesantes por las que vale la pena verla. Dentro de los que podemos destacar su concepto e historia inicial, la química e interacción de los protagonistas, la apuesta visual y ambientación donde se recuerdan muchos clásicos scifi.
El desarrollo y final de la premisa de desinflan, donde la película pasa a ser más romance que ciencia ficción, amor novelesco con personajes de macho protector y mujer indefensa, que incluso Disney está dejando un poco de lado para actualizarse. Por lo que si su fin es ver un clásico film de ficción, tal vez no sea la película adecuada para usted. Si por el contrario, busca una película con fotografía y actores atractivos sin buscar un rollo existencial muy profundo, con romance clásico, fantasía y ficción mezclados, donde lo que se quiere es pasar el rato, resulta recomendable.
En lo personal me resulta injusto dictaminar tajantemente una película como mala o buena, pues depende de lo que el espectador busque en ella, donde sobre gustos, no hay nada escrito.
Mi humilde opinión de fan.

Comentarios