Sinopsis: Seok-Woo es un hombre divorciado que lleva a su hija a reunirse con su madre a Busan por su cumpleaños. Abordan un tren KTX en una estación de Seul donde también viaja mucha gente.

Momentos antes del inicio del viaje, los pasajeros se enteran de extraños sucesos que han comenzado a ocurrir por todo Corea. Mientras, una joven aborda el tren con una mordida en su pierna, quien se desmaya y se convierte en zombie, desencadenando terror, confusión y una lucha de todos los pasajeros por sobrevivir mientras la infección zombie se extiende por todo el tren.

Reseña: Train to Busan o Estación Zombie como se le conoce en Latinoamérica es una película de Corea del Sur dirigida por Yeon Sang-Ho. Fue estrenada en el Festival de Cannes en su sección “Medianoche” y estableció un récord al convertirse en la primera película coreana de 2016 en romper el récord de audiencia con más de 10 millones de espectadores.

Estación Zombie asombra, es un película excelentemente hecha, con buenos efectos especiales, pero a diferencia de otros grandes de la industria, no abusa de ellos. Técnicamente no tiene nada que envidiarle a una gran producción Norteamericana, se agradece eso sí que no usaran computadores al “dar vida” a los Zombies y usaran actores con maquillaje en su creación, dejando a los PC es segundo plano.

Tiene personajes bien definidos que permiten identificarse con ellos haciendo además un reflejo de la sociedad actual, donde lo mejor y lo peor de ella aflora mientras cada personaje lucha por sobrevivir. Son personajes bien interpretados y convincentes que funcionan en sintonía con la historia por lo que el casting a mi parecer estuvo correcto. Lo interesante en este caso es que como la gran mayoría de los espectadores chilenos no conocen bien a los actores y su nivel de popularidad de su país de origen, te hace mucho más difícil predecir quién será el próximo en la lista y quién se salva.

Pese a que gran parte de su trama pasa en un tren, no aburre y se aprovecha justamente este argumento para dar una sensación de claustrofobia al espectador.

Te mantiene en todo momento pegado a tu asiento con un nudo en la garganta. Logra mantener la tensión durante toda la película con una historia bien escrita y bien contada, que da sus pequeños toques nuevos dentro del clásico Zombie del cine. Una montaña rusa de emociones que te deja con el corazón en la mano cuando termina.

Recomendación: si eres sensible, lleve pañuelos por si acaso.

Como muy bien lo describió el gran Stephen King: “Estación Zombie es como si John Woo se encontrará con una Apocalipsis Zombie, hace ver a The Walking Dead fome.”

Mi humilde opinión cinéfila.

Macarena Puyol

Comentarios