Ha vuelto, y rompiendo records de taquilla contra todo pronostico: “Bob Esponja: Un Héroe Fuera del Agua” es la segunda adaptación animada de la serie… y una que tal vez no esperábamos. ¿Vale la pena? Aquí nuestro comentario.

bobesponja

Más de alguien se ha extrañado por la existencia de una nueva película de Bob Esponja, y con razón. En este momento, la serie no se está produciendo regularmente (la última temporada que se dio al aire comenzó en 2012 y se dio intermitentemente hasta principios del año pasado) y, aunque está lejos de ser cancelada oficialmente, esta condición de estar basada en una serie algo apagada es, curiosamente, la principal ventaja de “Un Héroe Fuera del Agua”. Mientras que la primera peli de Bob se estrenó en pleno apogeo de la amarilla esponja (hace unos diez años, lo crean o no) con la obligación de ser “más grande” y “más ambiciosa” que la serie misma, esta segunda cinta tiene una obligación mucho más agradable: volver a la formula clásica. Ya no vemos tanto a Bob en nuestros televisores, lo extrañamos, y esta película lo quiere traer de vuelta. Y no se dejen engañar por las elaboradas escenas CGI/live action que se ven en los trailers y publicidad… Esta película logra el objetivo: ser nada menos y nada más que una típica aventura tradicional animada de Bob Esponja.

 

Todo comienza con el jugoso pirata (no-animado) de turno… esta vez, ni más ni menos que Antonio Banderas. Él es el encargado de contarnos esta aventura que comienza en el viejo Fondo de Bikini, animado con el estilo que todos conocemos. Es un día más en el Krustaceo Kascarudo y el villanesco Plankton quiere, una vez más, hacerse con la legendaria formula de la Kangreburguer. Sin embargo, todo cambiará cuando la formula desaparezca en un parpadeo frente a nuestros héroes, desatando un caos social post-apocalíptico estilo “Mad Max” (en serio). De ahí en adelante, Bob, Patricio, Calamardo, Arenita y los demás deberán embarcarse en una búsqueda frenética que incluye viajes en el Tiempo, canciones ridículas, un Delfín Cósmico Iluminati llamado “Burbujas” (en serio) y un viaje a la superficie que le da el nombre a esta cinta, y de paso genera los momentos animados computacionalmente que vemos en el material promocional (y que, al contrario de lo que uno piensa, no son más que una pequeña parte de la peli). Como ven, todos los maravillosos elementos absurdos tradicionales que hicieron a Bob Esponja un favorito de los niños (y por niños me refiero a este barbón y anciano comentarista de Cine) están presentes aquí, y quienes conocieron y siguieron la serie estarán felices de recibir una nueva dosis de colorida psicodelia incoherente (además, por primera vez, en flamante 3D que realmente se disfruta… visto en la cadena de Cine correcta). Sumando a este sabor conocido están las voces originales de la serie, que sin duda ayudan a remarcar el punto: más que ser la gran aventura definitiva que la mayoría de las adaptaciones fílmicas de series se esfuerzan por ser, “Bob Esponja: Un Héroe Fuera del Agua” es un saludo a una serie que ya es un neo-clásico, un rescate de la formula conocida, con más recursos, más despliegue y que será un deleite para todos los que conocen el estilo y humor de Bob.

 

Ah, si. Y a los niños les va a gustar.

bob-esponja-un-heroe-fuera-del-agua

“Bob Esponja: Un Héroe Fuera del Agua”, doblada en español y en 2D y 3D (insisto, bastante recomendado como nueva experiencia), ya está siendo un hit veraniego 2015.  ¿Tú ya la viste? Comparte con nosotros y recuerda nuestro clásico consejo: “Más que leer opiniones, debes ver… ser tu propio crítico”.

 

Creo que escribiré una canción al respecto.

Comentarios